«É a pri­mei­ra vez na mi­ña vi­da que vi­si­to a ofi­ci­na de em­pre­go»

Las úl­ti­mas ci­fras del pa­ro son po­si­ti­vas, pe­ro es­con­den his­to­rias, al­gu­nas de esperanza y otras me­nos op­ti­mis­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - MAR­TA GÓ­MEZ

Co­mo ca­da ini­cio de mes, ayer se pu­bli­ca­ron las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les del pa­ro, y los da­tos del pa­sa­do ju­lio son po­si­ti­vos por­que con­fir­man una nue­va caí­da del desempleo en el con­jun­to de Bar­ban­za. El des­cen­so en im­por­tan­te, en las lis­tas de de­socu­pa­dos hay 560 per­so­nas me­nos que en ju­nio, y 567 me­nos que un año an­tes. Sin em­bar­go, las ci­fras si­guen te­nien­do el la­do amar­go de los 6.276 bar­ban­za­nos que con­ti­núan es­pe­ran­do su opor­tu­ni­dad de ac­ce­der al mer­ca­do la­bo­ral. To­dos ellos tie­nen una his­to­ria de­trás, y al­gu­nos se ani­man a con­tar­la a las puer­tas de las de­pen­den­cias del Ser­vi­zo Pú­bli­co de Em­pre­go de Ga­li­cia.

A úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na de ayer, Ma­ría Vic­to­ria Avilés te­nía una ci­ta es­pe­cial en Boi­ro: «É a pri­mei­ra vez na mi­ña vi­da que vi­si­to a ofi­ci­na de em­pre­go». En su ca­so, fue­ron cues­tio­nes de sa­lud —su­fre im­por­tan­tes pro­ble­mas de es­pal­da— las que la apar­ta­ron de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral, pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co y tras dos años acu­dien­do a la uni­dad del do­lor pa­ra tra­tar­se y va­rias vi­si­tas a Ins­pec­ción Mé­di­ca, le die­ron el al­ta «e ago­ra vou pa­ra o pa­ro, na mi­ña vi­da vi­ñe­ra aquí».

Sus pro­ble­mas de sa­lud le im­pi­den se­guir desem­pe­ñan­do el tra­ba­jo que rea­li­za­ba an­tes en el ám­bi­to de la lim­pie­za y aho­ra tie­ne que bus­car una nue­va sa­li­da en uno de los sec­to­res más com­pli­ca­dos, el de los ser­vi­cios. De he­cho, la ci­fra de pa­ra­dos en es­te ra­mo de ac­ti­vi­dad as­cien­de a 3.756 per­so­nas, y su­po­ne ca­si el 60 % del to­tal de des­em­plea­dos que fi­gu­ran en las lis­tas ofi­cia­les.

Co­lor ver­de

Aho­ra mis­mo, el co­lor de las ex­pec­ta­ti­vas de Vic­to­ria es más bien os­cu­ro, pe­ro en­tre quie­nes acu­die­ron ayer a la ofi­ci­na de co­lo­ca­ción en la lo­ca­li­dad boi­ren­se tam­bién hay quien pre­fie­re pin­tar de un tono ver­de esperanza su fu­tu­ro in­me­dia­to. Es el ca­so de Asun­ción, que en unos días tie­ne una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo que po­dría sa­car­la de la si­tua­ción de desempleo en la que se en­cuen­tra des­de ha­ce cer­ca de un año. Cuen­ta que an­tes de la cri­sis te­nía tra­ba­jo es­ta­ble, y aho­ra «es­tou a ver que sae».

So­bre los efec­tos de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca en la co­mar­ca, cree que se pro­du­jo «un pa­rón, me­nos que en ou­tras zo­nas máis do in­te­rior por­que aquí máis ben do que se vi­ve é da fá­bri­ca, pe­ro ta­mén se no­tou».

Uno de los sec­to­res más cas­ti­ga­dos por la cri­sis fue el de la cons­truc­ción, y Juan lo vi­vió en sus pro­pias car­nes. Des­pués de más de me­dio año en el pa­ro tras su úl­ti­mo tra­ba­jo tem­po­ral, re­co­no­ce que «las co­sas es­tán muy mal. Yo no he vis­to nin­gu­na me­jo­ra en los úl­ti­mos me­ses, lle­vo unos seis me­ses bus­can­do, si hu­bie­ra tra­ba­jo ya es­ta­ría ocu­pa­do».

Pe­se a que el desempleo se re­du­jo en los on­ce mu­ni­ci­pios de la co­mar­ca, si­gue es­tan­do muy pre­sen­te en­tre los jó­ve­nes. Más de 400 me­no­res de 25 años buscan una sa­li­da la­bo­ral. Esa es jus­to la edad de una chi­ca que ayer ha­bla­ba de lo com­pli­ca­do de en­con­trar tra­ba­jo: «Ten­go 25 años y so­lo dos me­ses co­ti­za­dos... Aca­bo de en­trar en el Plan de Ga­ran­tía Ju­ve­nil, a ver si sir­ve pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.