La nue­va lon­ja de Ri­bei­ra si­mul­ta­nea­rá las pu­jas a vi­va voz y las elec­tró­ni­cas

Los ges­to­res ya han em­pe­za­do a dar de al­ta a los com­pra­do­res y la pri­me­ra subas­ta que se lle­va­rá a ca­bo se­rá la de ma­ris­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - A. GER­PE

Los ges­to­res de la nue­va lon­ja de Ri­bei­ra ul­ti­man los de­ta­lles pa­ra abrir el lu­nes. A par­tir de ese mo­men­to, to­das las subas­tas se rea­li­za­rán en la ins­ta­la­ción y la pri­me­ra se­rá la de ma­ris­co, a las tres de la tar­de. Los ho­ra­rios se man­ten­drán igual que aho­ra, por lo que a las seis le lle­ga­rá el turno a las cap­tu­ras de las flo­tas de ar­tes me­no­res, arras­tre y cer­co. Aun­que to­das las ope­ra­cio­nes se re­gis­tra­rán in­for­má­ti­ca­men­te de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea, en el re­cin­to se si­mul­ta­nea­rán las pu­jas a vi­va voz con las elec­tró­ni­cas.

Las de ma­ris­co se ha­rán me­dian­te pa­ne­les en los que los com­pra­do­res, con un pul­sa­dor, pa­ra­rán el pre­cio en el mo­men­to que es­ti­men opor­tuno. En el ca­so de ar­tes me­no­res, da­da la va­rie­dad de pro­duc­to, la pu­ja se rea­li­za­rá oral­men­te y, en el ca­so del cer­co y el arras­tre, se­rán los ar­ma­do­res quie­nes de­ter­mi­nen qué mo­de­lo pre­fie­ren.

El per­so­nal

Más de una vein­te­na de pro­fe­sio­na­les, así co­mo per­so­nal de asis­ten­cia, se en­car­ga­rán del fun­cio­na­mien­to de la que, sin du­da, es una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de Ri­bei­ra por el vo­lu­men eco­nó­mi­co que ma­ne­ja y por la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res que, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta, de­pen­den de su ac­ti­vi­dad.

Los ges­to­res ya han co­men­za­do a dar de al­ta a los com­pra­do­res pa­ra que el lu­nes pue­dan ope­rar con nor­ma­li­dad. Asi­mis­mo, du­ran­te el fin de se­ma­na se apro­ve­cha­rá pa­ra tras­la­dar al re- cin­to al­gu­nos de los equi­pos, co­mo las bás­cu­las, que to­da­vía se es­tán uti­li­zan­do en la ru­la actual.

Por su par­te, Por­tos ul­ti­ma la reor­de­na­ción del trá­fi­co. El ac­ce­so en co­che a la ins­ta­la­ción, a tra­vés de un vial con dos ca­rri­les, se efec­tua­rá por la ro­ton­da del pa­seo de As Ca­ro­li­nas que se en­cuen­tra en las in­me­dia­cio­nes del Náu­ti­co, mien­tras que la sa­li­da se­rá por la par­te pos­te­rior del re­cin­to de subas­tas.

Asi­mis­mo, a las zo­nas de subas­ta, manipulación de pes­ca­do, car­ga y ofi­ci­nas so­lo se per­mi­ti­rá la en­tra­da de per­so­nal au­to­ri­za­do. Sin em­bar­go, el edi­fi­cio po­see una es­ca­le­ra ex­te­rior que con­du­ce a un pa­si­llo do­ta­do con am­plios ven­ta­na­les y una es­pe­cie de ca­bi­nas pa­ra ob­ser­var las pu­jas. Es­tá pen­sa­do, pre­ci­sa­men­te, pa­ra los nu­me­ro­sos tu­ris­tas y cu­rio­sos que, es­pe­cial­men­te en ve­rano, se acer­can a ver la ac­ti­vi­dad de com­pra y ven­ta de la ru­la ri­bei­ren­se. La in­ten­ción de los ges­to­res es que es­te es­pa­cio pue­da es­tar ope­ra­ti­vo de for­ma in­mi­nen­te, cons­cien­tes de que las pu­jas ejer­cen una gran atrac­ción.

MAR­COS CREO

La zo­na que per­mi­te ver las pu­jas se abri­rá de in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.