Un ri­bei­ren­se ame­na­zó con un re­vól­ver de ju­gue­te en Co­rreos por el re­tra­so de un gi­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Á. S.

Un vie­jo co­no­ci­do de las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Ri­bei­ra vol­vió ayer a ver­se las ca­ras con las po­li­cías Na­cio­nal y Lo­cal. El hom­bre, al que lla­man Pi­res, pro­ta­go­ni­zó a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na una de las si­tua­cio­nes más su­rrea­lis­tas de es­te ve­rano, an­tes de ser re­du­ci­do por agen­tes de am­bos cuer­pos des­pués de una tri­ful­ca en la ofi­ci­na de Co­rreos. El bar­ban­zano fue a re­cla­mar el co­bro de un gi­ro que, se­gún di­jo en la ven­ta­ni­lla, as­cen­día a unos 400 eu­ros. Su­pues­ta­men­te, al ver que el pro­fe­sio­nal que lo aten­dió no po­día so­lu­cio­nar­le el pro­ble­ma, le mos­tró un re­vól­ver pa­ra in­ten­tar in­ti­mi­dar­lo, aun­que sin lle­gar a en­ca­ño­nar­lo.

En ese mo­men­to, des­de la ofi­ci­na se pu­sie­ron en con­tac­to con la je­fa­tu­ra de la Po­li­cía Lo­cal, aun­que los pro­pios trabajadores de la ofi­ci­na de Co­rreos ya te­nían se­rias du­das de que el ar­ma fue­se de ver­dad. Sin tiem­po pa­ra con­je­tu­ras, los agen­tes lo­ca­les aler­ta­ron a la Po­li­cía Na­cio­nal, que en­vió una pa­tru­lla al lu­gar de in­me­dia­to.

Los agen­tes lo en­con­tra­ron en las in­me­dia­cio­nes del mer­ca­do mu­ni­ci­pal, des­pués de ha­ber aban­do­na­do la ofi­ci­na del ser­vi­cio postal. Eran al­re­de­dor las 9.15 ho­ras de la ma­ña­na cuan­do los po­li­cías lo in­ter­cep­ta­ron. El re­vue­lo cau­sa­do lla­mó la aten­ción de los pla­ce­ros y de los ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad que ha­bían acu­di­do al mer­ca­do pa­ra ha­cer las com­pras.

Que­da en li­ber­tad

Des­pués de ser re­du­ci­do por los agen­tes, Pi­res ase­gu­ró que el ar­ma que ha­bía mos­tra­do en la ofi­ci­na de Co­rreos era de men­ti­ra, tal y co­mo com­pro­ba­ron los fun­cio­na­rios po­li­cia­les al re­qui­sár­se­la. El re­vól­ver, de plás­ti­co, te­nía in­clu­so el man­go pe­ga­do con cin­ta ad­he­si­va. El bar­ban­zano ase­gu­ró que no te­nía cul­pa de na­da, sino que to­da es del ba­zar chino que las ven­de.

Los agen­tes na­cio­na­les tras­la­da­ron al ri­bei­ren­se a las de­pen­den­cias de la co­mi­sa­ría de la lo­ca­li­dad, don­de fue pues­to en li­ber­tad, al com­pro­bar que el ar­ma era fal­sa. De to­das for­mas, an­tes de que aban­do­na­se el lu­gar se le abrió un ac­ta de in­ter­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.