De­tec­tan un au­men­to del con­su­mo de dro­ga en me­no­res en Bar­ban­za

El nú­me­ro de jó­ve­nes que co­mien­za a fu­mar a los 13 años tam­bién se in­cre­men­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SEVILLA

Fue en Noia, a me­dia­dos del mes de ju­lio, cuan­do la Guar­dia Ci­vil des­ar­ti­cu­ló un pun­to de ven­ta de can­na­bis. Los des­ti­na­ta­rios, apun­ta­ron en aquel en­ton­ces des­de el ins­ti­tu­to ar­ma­do, eran jó­ve­nes, me­no­res de edad. Al­gu­nos aún no pa­sa­ban de los 13 años. Las alar­mas sal­ta­ron den­tro del pro­pio cuer­po, que se mo­vió con ce­le­ri­dad pa­ra tum­bar es­te mer­ca­deo. Sin em­bar­go, a pe­sar del gol­pe ases­ta­do, el pro­ble­ma si­gue la­ten­te y las fuer­zas del or­den que ope­ran en Bar­ban­za cons­ta­tan que exis­te un pi­co en el con­su­mo de can­na­bis en me­no­res.

«Vai a máis e ca­da vez co­me­zan an­tes. Nos pri­mei­ros cur­sos da ESO xa ato­pas a ra­pa­ces que con­su­men ha­bi­tual­men­te», apun­ta Ole­ga­rio Sam­pe­dro, pe­da­go­go y di­rec­ti­vo de la aso­cia­ción an­ti­dro­ga Re­na­cer. De igual for­ma, tam­bién se de­tec­ta un au­men­to del nú­me­ro de jó­ve­nes que co­mien­za a fu­mar a los 13 años.

El pe­da­go­go re­co­no­ce que la ba­ta­lla con­tra el can­na­bis, tan­to en su va­rian­te de ha­chís co­mo con la pro­pia ma­rihua­na, es una de las más du­ras a las que se en­fren­tan: «Es­tá acep­ta­do so­cial­men­te, ten a eti­que­ta de que non é pre­xu­di­cial. Por iso é moi com­pli­ca­do que os mo­zos en­ten­dan os ris­cos aos que se en­fron­tan».

Las si­mi­li­tu­des

La ten­den­cia es si­mi­lar a la que exis­te con el al­cohol, aun­que el por­cen­ta­je es mu­cho me­nor en lo re­fe­ren­te al can­na­bis. «Non é un­ha dro­ga maio­ri­ta­ria, xa que é máis com­pli­ca­do che­gar a ela. A ni­vel es­ta­tal fá­la­se de que tres de ca­da dez me­no­res de ida­de a te­ñen fu­ma­do. Nes­ta zo­na, a pe­sar de que non hai da­tos tan con­cre­tos, cre­mos que é si­mi­lar».

Su con­su­mo no se cir­cuns­cri­be a un ti­po con­cre­to de jó­ve­nes, ni tam­po­co de un es­tra­to so­cial o eco­nó­mi­co es­pe­cí­fi­co. Lo con­fir­man agen­tes que tra­ba­jan en la co­mar­ca, que apun­tan que el trá­fi­co a pe­que­ña es­ca­la de es­tas dro­gas tie­ne co­mo des­ti­na­ta­rios, en gran par­te, a me­no­res de edad, que lo ad­quie­ren de for­ma ha­bi­tual.

«Non é co­mo ou­tro ti­po de dro­gas que só afec­ta­ban a fa­mi­lias con pro­ble­mas. Nor­mal­men­te, as per­soas que llo dis­tri­búen son com­pa­ñei­ros que te­ñen un ou dous anos máis», apun­ta el pe­da­go­go, que re­co­no­ce que con­tro­lar el con­su­mo es sen­ci­llo: «Canta moi­to po­los ollos». En­tre sus efec­tos per­ju­di­cia­les des­ta­ca el da­ño neu­ro­nal que pue­den su­frir los ado­les­cen­tes.

Por es­te mo­ti­vo, las fuer­zas del or­den que tra­ba­jan en la zo­na bar­ban­za­na prio­ri­zan, en la me­di­da de lo po­si­ble, la lu­cha con­tra el mer­ca­do de es­ta sus­tan­cia, al con­si­de­rar que el per­jui­cio pa­ra los jó­ve­nes es ma­yor y tam­bién las con­se­cuen­cias fu­tu­ras que de ello pue­den de­ri­var­se.

ILUSTRACIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.