Re­fu­ta­ción del ma­to­nis­mo po­pu­lis­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Des­apa­re­ci­da la vio­len­cia cri­mi­nal de los gru­pos te­rro­ris­tas, es­pe­cial­men­te la de ETA, que los es­pa­ño­les hu­bi­mos de so­por­tar des­de que se ini­ció la Tran­si­ción has­ta ha­ce na­da, otra vio­len­cia, aho­ra en for­ma de in­ti­mi­da­ción, va to­mán­do­le el re­le­vo, an­te la in­di­fe­ren­cia de unos, la com­pli­ci­dad de otros y la pa­si­vi­dad de quie­nes, de­bien­do per­se­guir­la des­de las ins­ti­tu­cio­nes con los me­dios del Es­ta­do de de­re­cho, in­cum­plen fla­gran­te­men­te su de­ber y mi­ran ha­cia otro la­do, fa­vo­re­cien­do así la im­pu­ni­dad de los vio­len­tos, que ha si­do siem­pre su prin­ci­pal cal­do de cul­ti­vo.

Des­de el «aba­jo la in­te­li­gen­cia» de mi­no­rías ra­di­ca­les que creen un ac­to he­roi­co im­pe­dir ha­blar en pú­bli­co a per­so­nas co­mo Fe­li­pe González, Rosa Díez o Fer­nan­do Sa­va­ter al «aba­jo la li­ber­tad per­so­nal» de esos ac­tos de fuer­za in­to­le­ra­bles que cons­ti­tu­yen los es­cra­ches, pa­san­do por las cam­pa­ñas de coac­ción con­tra el tu­ris­mo que se desa­rro­llan con cre­cien­te in­ten­si­dad en Ca­ta­lu­ña, Ba­lea­res, Va­len­cia o el País Vas­co, la vio­len­cia, en­ten­di­da co­mo una for­ma de con­se­guir fi­nes po­lí­ti­cos, ejer­ce una fas­ci­na­ción in­fan­til en­tre quie­nes la prac­ti­can, con­ven­ci­dos de te­ner to­do el de­re­cho a mo­les­tar, in­sul­tar o in­clu­so agre­dir a quie­nes no pien­san co­mo ellos o ha­cen lo que a ellos les mo­les­ta. Pe­ro no es so­lo eso. Hay, ade­más, gen­tes de or­den a quie­nes ja­más ve­ría­mos ape­drean­do un es­ca­pa­ra­te, que­man­do un con­te­ne­dor o agre­dien­do a un se­me­jan­te, que con­tem­plan, sin em­bar­go, con en­tu­sias­mo abier­to o con­te­ni­do, las ac­cio­nes de quie­nes ha­cen to­das esas co­sas con­ven­ci­dos de que no exis­te otro mo­do de cam­biar la en­te­le­quia que, de for­ma ge­ne­ral, se de­sig­na ya co­mo el sis­te­ma. Y es que, di­gá­mos­lo con to­da cla­ri­dad, des­de el anar­quis­mo de­ci­mo­nó­ni­co has­ta el po­pu­lis­mo ra­di­cal del si­glo XXI, pa­san­do por los fas­cis­mos de los años vein­te y trein­ta, la vio­len­cia ha go­za­do en no pocos sec­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos del pres­ti­gio que se otor­ga a los va­lien­tes y a las pre­ten­di­das fór­mu­las má­gi­cas pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de muy com­ple­ja so­lu­ción.

Por eso, si­gue sien­do hoy im­pres­cin­di­ble de­nun­ciar que, en de­mo­cra­cia, no hay ma­yor co­bar­día po­lí­ti­ca y mo­ral que el apa­ren­te va­lor de los ma­to­nes, y que no exis­te me­jor for­ma de con­tri­buir a atas­car los pro­ble­mas pú­bli­cos que la con­vic­ción, ne­cia e ig­no­ran­te, de que to­dos ellos se re­suel­ven con sim­plis­tas con­sig­nas y re­ce­tas que, de no acep­tar­se por las bue­nas, han de im­po­ner­se por las ma­las.

Si to­dos hi­cié­se­mos lo mis­mo que los que creen es­tar siem­pre en po­se­sión de la ver­dad y se mues­tran dis­pues­tos a im­po­ner­la con la fuer­za, la vi­da en sociedad re­sul­ta­ría in­so­por­ta­ble. Y si to­dos hi­cié­se­mos lo mis­mo que los que ti­ran la pie­dra in­te­lec­tual y es­con­den la mano, ani­man des­de de­trás del es­ce­na­rio y ca­llan, pe­ro otor­gan, los vio­len­tos irían ga­nan­do te­rreno día a día has­ta aca­bar con la vi­gen­cia efec­ti­va de la úni­ca re­gla que nos per­mi­te con­vi­vir en paz y li­ber­tad: la del res­pe­to a la ley y a los de­re­chos de to­dos por ella pro­te­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.