Ase­si­na­da por amar a quien no era su igual

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CUAR­TO CRE­CIEN­TE YASHMINA SHAWKI

Ab­so­lu­ta­men­te in­to­le­ra­ble. Una afren­ta ver­gon­zo­sa que ha­bía que so­lu­cio­nar de ma­ne­ra ex­pe­di­ti­va. ¿Có­mo se po­día per­mi­tir que una de las su­yas se mez­cla­ra con uno de los de ellos? ¡Inad­mi­si­ble! Una mu­jer co­mo ella no po­día ca­sar­se con al­guien ajeno a su co­mu­ni­dad. ¡Has­ta ahí se po­día lle­gar! ¡Era ne­ce­sa­rio im­pe­dir­lo! ¡Era im­pe­ra­ti­vo cas­ti­gar se­me­jan­te desa­tino! ¿Y qué me­jor ma­ne­ra que se­cues­trar­la, atar­la, vio­lar­la, ase­si­nar­la y por si aca­so re­su­ci­ta­ba, cor­tar­le la ca­be­za y me­ter su cuer­po de­ca­pi­ta­do en una ne­ve­ra? ¡Así apren­de­rían, ella y to­das las que pen­sa­ban co­mo ella! ¡Fal­ta­ría más!

Y es que la her­mo­sa Ce­li­ne Dookh­ran, de tan so­lo vein­te años de edad y de ori­gen in­dio mu­sul­mán, co­me­tió un cri­men te­rri­ble, digno del peor de los cas­ti­gos: enamo­rar­se de un hom­bre que no era in­dio. Ni si­quie­ra su con­di­ción de mu­sul­mán re­sul­tó acep­ta­ble pa­ra una co­mu­ni­dad que con­si­de­ra a las mu­je­res co­mo par­te de su pro­pie­dad.

Abe­rran­te. Y más aún si te­ne­mos en cuen­ta que es­to no ha ocu­rri­do en re­mo­tas mon­ta­ñas de Asia cen­tral, sino en la cos­mo­po­li­ta Lon­dres. Pe­ro no nos lle­ve­mos a en­ga­ños. Hay ser cla­ros y ta­jan­tes. La vio­len­cia su­fri­da por es­ta jo­ven y por una ami­ga, que no co­rrió la mis­ma suer­te que ella por­que lo­gró es­ca­par de sus cap­to­res, no res­pon­de a una cues­tión de dis­cre­pan­cia re­li­gio­sa, ya que los dos jó­ve­nes eran mu­sul­ma­nes, ni tam­po­co se tra­ta de una cues­tión de ho­nor, por­que anun­ciar un ma­tri­mo­nio es al­go de lo más ho­no­ra­ble den­tro de es­ta fe.

La vio­len­cia que ha su­fri­do Ce­li­ne no pue­de ex­cu­sar­se en un con­cep­to tan va­go e in­tan­gi­ble por­que tie­ne to­dos los vi­sos de ser un sim­ple cri­men pa­sio­nal. Ven­gan­za, qui­zás por un re­cha­zo. Aun­que lo que sub­ya­ce es ese in­ve­te­ra­do ma­chis­mo fru­to de una sociedad pa­triar­cal en la que la mu­jer es so­lo una pro­pie­dad, una pro­lon­ga­ción de la vo­lun­tad del hom­bre y co­mo tal de­be so­me­ter­se a lo que él dic­te, in­clu­yen­do el ma­tri­mo­nio y, lo que es más te­rri­ble, la vi­da o la muer­te.

Hu­bo un tiem­po en el que se mi­ra­ba ha­cia lo ca­ta­lán con cier­ta ad­mi­ra­ción. In­clu­so con en­vi­dia. El seny era una palabra má­gi­ca. Ya po­día­mos te­ner to­do el sen­ti­do co­mún del mun­do, que si no éra­mos ca­ta­la­nes ja­más al­can­za­ría­mos la ex­ce­len­cia del seny. Y gra­cias a tal ca­rac­te­rís­ti­ca exis­tían per­so­na­jes co­mo Jor­di Pu­jol, a quien con­si­de­rá­ba­mos hom­bre de Es­ta­do por­que con sus acuer­dos be­ne­fi­cia­ba a Ca­ta­lu­ña re­cau­dan­do mi­llo­na­das con las con­ce­sio­nes del Go­bierno, al mis­mo tiem­po que el ho­no­ra­ble ayu­da­ba a la go­ber­na­bi­li­dad del país. Gra­cias al seny.

Veía­mos a los ca­ta­la­nes co­mo gen­te prag­má­ti­ca, muy in­te­li­gen­te y con una ca­pa­ci­dad pa­ra los ne­go­cios fue­ra de lo co­mún. «La pe­la es la pe­la». Ca­ta­lu­ña era pa­ra to­dos un ejem­plo de sociedad desa­rro­lla­da. De al­gu­na for­ma, ellos eran lo que to­dos que­ría­mos ser en el fu­tu­ro. HA­BI­TA­CIÓN PRO­PIA MA­RÍA XO­SÉ PORTEIRO

Ve­ne­zue­la pa­re­ce la Plays­ta­tion de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, don­de se jue­ga lo que no nos atre­ve­mos a di­lu­ci­dar aquí, que pa­ra al­go so­mos eu­ro­peos —hi­jos­dal­gos de an­ces­tros des­cu­bri­do­res— y no nos man­cha­mos los pies en are­nas pro­ce­lo­sas cuan­do se tra­ta de ele­gir en­tre la bolsa o la vi­da.

Ca­da detalle de aque­lla te­rri­ble si­tua­ción se nos cuen­ta al minuto si­guien­te, opi­na­do y re­to­ca­do en fun­ción del pú­bli­co ob­je­ti­vo que se pro­cu­re... Pe­ro lo que se mue­ve de ver­dad no lo sa­bre­mos has­ta que pa­sen unos cuan­tos años, co­mo en ca­si to­do lo que tie­ne que ver con los gran­des acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos que han ja­lo­na­do BEATUS QUI LEGIT XESÚS ALON­SO MON­TE­RO

EHoy el mi­to se ha de­rrum­ba­do a gol­pe de independentismo. Y la es­tu­pi­dez su­pre­ma ha des­tro­za­do el seny y pues­to en va­lor el sen­ti­di­ño ga­lle­go, nun­ca su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­do. Los Pu­jol ya no son hom­bres de Es­ta­do, sino cua­tre­ros de tres al cuar­to que sa­quea­ron a cua­tro ma­nos mien­tras se en­vol­vían en una se­ñe­ra. Pa­re­ce que la in­te­li­gen­cia ha co­men­za­do a eva­po­rar­se en una sociedad que es ca­paz de sui­ci­dar­se día a día con un en­tu­sias­mo digno de un aná­li­sis psi­quiá­tri­co. El úl­ti­mo epi­so­dio es el ata­que al tu­ris­mo que se es­tá pro­du­cien­do es­pe­cial­men­te en Bar­ce­lo­na. «El tu­ris­mo ma­ta».

Es­te sec­tor cons­ti­tu­ye el 12 por cien­to del PIB ca­ta­lán. El pa­sa­do año una cuar­ta par­te de los ex­tran­je­ros que vi­si­ta­ron Es­pa­ña lo hi­cie­ron en tie­rras ca­ta­la­nas. Más de 18 mi­llo­nes de fo­rá­neos de­ci­die­ron des­can­sar en al­gu­na la his­to­ria de Amé­ri­ca.

Lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la no se pa­re­ce a na­da. Si la is­la de los Cas­tro hu­bie­ra te­ni­do los mis­mos re­cur­sos na­tu­ra­les y ri­que­za la­ten­te que los que tie­nen a su disposición Maduro y su cua­dri­lla, la his­to­ria del si­glo XX ha­bría si­do otra. Tam­po­co tie­ne que ver con la in­ter­ven­ción ya re­co­no­ci­da de la CIA pa­ra evi­tar el con­ta­gio de la «pe­li­gro­sa» so­cial­de­mo­cra­cia chi­le­na en el Cono Sur. Y mu­cho me­nos com­pa­ra­ción tie­ne con Por­tu­gal, don­de es­tán con­si­guien­do de­mos­trar —de­va­ga­rin­ho— que la iz­quier­da no tie­ne ra­bos ni cuer­nos, e in­clu­so que po­dría ser una op­ción po­si­ble, via­ble, e in­clu­so ne­ce­sa­ria, pa­ra con­tra­rres­tar los abu­sos del ca­pi­ta­lis­mo ram­pan­te que aso­la Europa.

Ve­ne­zue­la tie­ne su pro­pio relato,

ste tí­tu­lo po­de­ría ser un ver­so de Gabriel Ce­la­ya, pe­ro é o tí­tu­lo dun­ha in­só­li­ta co­lec­ción de poe­sía que se edi­ta en Lu­go, fó­ra das mu­ra­llas, por dous pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios de Li­te­ra­tu­ra que te­ñen un­ha re­la­ción coas le­tras, nal­gúns as­pec­tos, pou­co con­ven­cio­nal. Re­fí­ro­me a Clau­dio Ro­drí­guez Fer (1956) e Car­men Blan­co Gar­cía (1954), hai moi­to tem­po co­ñe­ci­dos e re­co­ñe­ci­dos, nas no­sas le­tras, no ei­do da crea­ción li­te­ra­ria, da crí­ti­ca e da in­ves­ti­ga­ción. Des­de hai anos, co­mo crea­do­res e co­mo es­tu­do­sos li­te­ra­rios, es­tán na preo­cu­pa­ción cí­vi­ca de res­ca­tar, pa­ra hon­ra­las, as ví­ti­mas do fas­cis­mo es­pa­ñol. Ho­xe, sus pro­pios an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos y sus erro­res par­ti­cu­la­res que no es­tán en uno so­lo de los la­dos en­fren­ta­dos. Por­que ca­da país y ca­da mo­men­to his­tó­ri­co tie­nen su tex­to, su con­tex­to y su pre­tex­to. En es­te ca­so, Es­pa­ña po­dría apor­tar se­re­ni­dad e in­ter­lo­cu­ción pa­ra to­das las partes en con­flic­to, lo cual no es, pre­ci­sa­men­te, lo que es­tá ocu­rrien­do, con pro­li­fe­ra­ción de ruido y con­sig­nas que so­lo con­si­guen au­men­tar la con­fu­sión.

De­be­ría­mos es­for­zar­nos en pro­mo­ver y con­tri­buir al diá­lo­go por y pa­ra la paz fren­te a cual­quier apro­xi­ma­ción a la exal­ta­ción del gue­rra­ci­vi­lis­mo, que se­ría im­per­do­na­ble des­de es­te país don­de sa­be­mos muy bien co­mo aca­ban es­tas co­sas. En to­do ca­so, de­be­ría­mos ha­cer aque­llo pa­ra lo que sir­va­mos y no edi­fi­cio que foi, en Lu­go, pri­sión pro­vin­cial, con­ta­mos cun­ha es­pe­cie de mu­seo de­sa me­mo­ria, moi pe­da­gó­xi­co, mer­cé á man e ao sa­ber de Clau­dio Ro­drí­guez Fer e de Car­men Blan­co, que, en vi­da do gran Isaac Díaz Pardo, pu­bli­ca­ban en Edi­ciós do Cas­tro un­ha ex­tra­or­di­na­ria re­vis­ta que ti­tu­la­ron Unión Li­bre.

Aca­bo de re­ci­bir a sex­ta en­tre­ga de Poe­sía pa­ra tod@s, bre­ve e coida­dí­si­mo opúscu­lo que se ti­tu­la Poe­mas pa­ra pais. Son poe­mas pa­ra aga­sa­llar, «por­que a poe­sía —pro­cla­man os edi­to­res— é co­mo o ver­da­dei­ro amor: non se com­pra nin se ven­de. Li­bre­men­te, dá­se». Con­tén poe­mas de Ro­drí­guez Fer, Car­men Blan­co, Olga No­vo e Cristina Fia­ño, es­tas dúas per­ten­cen­tes —con al­gúns ou­tros no­mes— a un­ha es­pe­cie de obra­doi­ro li­te­ra­rio for­ma­do nas au­las uni­ver­si­ta­rias de Lu­go de sus cua­tro pro­vin­cias. Y se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos ayer mis­mo por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, Ca­ta­lu­ña se ha be­ne­fi­cia­do en más de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros con el gas­to que los tu­ris­tas ex­tran­je­ros rea­li­za­ron en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año. A to­do ello hay que su­mar los es­pa­ño­les, que no son pocos. La in­dus­tria tu­rís­ti­ca ca­ta­la­na em­plea al­re­de­dor de 400.000 per­so­nas de me­dia, lo que re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 13 % del to­tal de trabajadores de su eco­no­mía. Mien­tras, en Ga­li­cia, las ci­fras ab­so­lu­tas son mu­cho más mo­des­tas que en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro el sec­tor tie­ne igual­men­te un gran pe­so, re­pre­sen­tan­do el 11 % del PIB. Afor­tu­na­da­men­te, aquí no le ha da­do a na­die por in­sul­tar a los vi­si­tan­tes, sino to­do lo con­tra­rio. Pa­re­cía que no lle­ga­ría nun­ca ese día, pe­ro el sen­ti­di­ño se im­po­ne al seny por go­lea­da. se nos de­man­de, en vez de an­dar co­mo cu­ca­ra­cha en bai­le de ga­lli­na, co­mo di­cen por allá cuan­do se re­fie­ren a al­guien que se pone fue­ra de lu­gar. Si bien no es me­nos cier­to que no es fá­cil re­co­men­dar pa­cien­cia y mano tem­pla­da an­te los in­sul­tos per­ma­nen­tes que sa­len del pa­la­cio pre­si­den­cial y el po­co éxi­to que ob­tie­ne la lla­ma­da al diá­lo­go de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

To­do ello, su­po­nien­do que lo que mue­ve tan­ta exal­ta­ción en el vo­ce­río po­lí­ti­co-me­diá­ti­co no sea la me­ra preo­cu­pa­ción por los in­tere­ses eco­nó­mi­cos en el otro la­do del char­co de Ibe­ria, Am­per, Te­le­fó­ni­ca, IAG, BBVA, Map­fre o Rep­sol, más que la paz y la pros­pe­ri­dad de un pue­blo hermano y de un país tan re­le­van­te en nues­tro es­pa­cio his­tó­ri­co y cul­tu­ral. Que to­do pue­de ser. bai­xo o ma­xis­te­rio —li­ber­ta­rio— de Car­men Blan­co e de Ro­drí­guez Fer. In­só­li­ta ex­pe­rien­cia li­te­ra­ria de notable e in­tere­san­te fer­ti­li­da­de: un obra­doi­ro —cóm­pre en­ga­dir— de­vo­to da obra poética de Luz Po­zo Gar­za.

O pri­mei­ro poe­ma des­ta en­tre­ga, Pai meu (Amén, ca­ma­ra­da), de Clau­dio Ro­drí­guez Fer, é un­ha elo­cuen­te pa­rá­fra­se lai­ca e un pou­co sub­ver­si­va da ora­ción do­mi­ni­cal. Co­me­za des­te xei­to: «Pai meu que es­ti­ve­ches no cár­ce­re: / so­li­da­rio se­xa o teu nu­me, / ve­ña a nós o teu reino sen reis / e fá­ga­se a túa xe­ne­ro­sa von­ta­de / aquí na Te­rra, e nos as­tros do ceo / a dos cos­mo­nau­tas ru­sos / nos que ti cri­ches con­tra to­do deus. / Que o pan no­so de ca­da día / o poi­da­mos ga­ñar / co­ma ti hon­ra­da­men­te…».

Son poe­mas pa­ra ler, gar­dar e re­ci­tar nos lu­ga­res da me­mo­ria.

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.