Abe re­mo­de­la el Go­bierno ni­pón pa­ra fre­nar su im­po­pu­la­ri­dad

Nom­bra 14 nue­vos mi­nis­tros, sin to­car los car­gos del área eco­nó­mi­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - SA­RA R. ESTELLA

En una cla­ra ma­nio­bra pa­ra for­ta­le­cer su mal­tre­cha ima­gen pú­bli­ca, el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés anun­ció ayer una re­mo­de­la­ción de su Ga­bi­ne­te con ca­tor­ce nue­vos nom­bra­mien­tos. Es­tos re­le­vos se dan a co­no­cer des­pués de que va­rios de sus mi­nis­tros e in­clu­so el pro­pio Shin­zo Abe se ha­yan vis­to en­vuel­tos en va­rios es­cán­da­los po­lí­ti­cos en las úl­ti­mas se­ma­nas. Un cam­bio de car­te­ras que se pro­du­ce jus­to cuan­do el Go­bierno ni­pón de­be tomar de­ci­sio­nes cru­cia­les en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, di­plo­ma­cia y eco­no­mía.

A pe­sar de es­tos cambios, Abe man­ten­drá al nú­cleo du­ro de su Eje­cu­ti­vo con la ex­cep­ción del ti­tu­lar de Ex­te­rio­res, la sus­ti­tu­ción que más ha sor­pren­di­do. El has­ta aho­ra mi­nis­tro, Fu­mio Kis­hi­da, sa­le del Go­bierno y se­rá a par­tir de aho­ra el responsable de las es­tra­te­gias po­lí­ti­cas del Par­ti­do Li­be­ral De­mó­cra­ta (PLD). Un mo­vi­mien­to con el que el pri­mer mi­nis­tro es­pe­ra re­vi­ta­li­zar tam- bién la con­fian­za de la po­bla­ción ni­po­na en su par­ti­do, pues­ta en en­tre­di­cho por di­ver­sos es­cán­da­los en los úl­ti­mos cin­co años.

Un ve­te­rano crí­ti­co

El hue­co de Kis­hi­da lo ocu­pa­rá otro ve­te­rano, Ta­ro Kono, que se ca­rac­te­ri­za por su disposición pa­ra cri­ti­car las po­lí­ti­cas de su pro­pio par­ti­do y que se ha opues­to abier­ta­men­te a la reac­ti­va­ción de las cen­tra­les nu­clea­res ni­po­nas im­pul­sa­da por Abe. Kono, a quien se le atri­bu­yen bue­nos con­tac­tos con Washington y Seúl, se en­fren­ta a la com­ple­ja la­bor de res­pon­der a las pro­vo­ca­cio­nes de Piong­yang y al au­ge mi­li­tar de Chi­na en el Pa­cí­fi­co.

El cam­bio en la ti­tu­la­ri­dad de De­fen­sa es el otro de los rem­pla­zos re­le­van­tes en la nue­va eje­cu­ti­va ni­po­na. La di­mi­sión de la an­te­rior mi­nis­tra, To­mo­mi Ina­da, ha­ce una se­ma­na de­ja vía li­bre a It­su­no­ri Ono­de­ra, que ya ocu­pó ese mis­mo car­go en­tre el 2012 y el 2014.

Los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos de Abe sin em­bar­go no han afec­ta­do al área eco­nó­mi­ca, lo que su­bra­ya la con­ti­nui­dad de la apues­ta del pri­mer mi­nis­tro por su plan co­no­ci­do co­mo Abe­no­mics, con el que es­pe­ra re­lan­zar la eco­no­mía ja­po­ne­sa. Sin em­bar­go, los pri­me­ros pa­sos de es­te plan no han lo­gra­do el ob­je­ti­vo pro­me­ti­do de ven­cer la de­fla­ción y cons­truir las ba­ses pa­ra un cre­ci­mien­to es­ta­ble.

Abe anun­ció es­ta re­mo­de­la­ción cuan­do su po­pu­la­ri­dad ron­da el 30 %, el ni­vel más ba­jo des­de su re­elec­ción en el 2012. La pér­di­da de la con­fian­za en­tre sus vo­tan­tes se de­be a su su­pues­ta im­pli­ca­ción en un ca­so de ami­guis­mo, des­pués de que su administración otor­ga­ra, a un ín­ti­mo ami­go su­yo, una li­cen­cia pa­ra abrir una es­cue­la ve­te­ri­na­ria. Se­gún de­cla­ró a Fran­ce Press Ta­kas­hi Ryu­za­ki, ex­je­fe del ser­vi­cio po­lí­ti­co de la ca­de­na pri­va­da TBS, si es­ta rees­truc­tu­ra­ción no fun­cio­na Abe «po­dría di­sol­ver la Asam­blea a fi­nal de año» pa­ra in­ten­tar ga­nar unas elec­cio­nes de nue­vo apro­ve­chan­do la des­com­po­si­ción de la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.