La ca­rre­ra por edi­tar el ADN em­pie­za sin una re­gu­la­ción éti­ca ni le­gal

Es­pa­ña prohí­be el uso de CRISPR pa­ra co­rre­gir de­fec­tos ge­né­ti­cos en em­brio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - R. RO­MAR

La hu­ma­ni­dad tie­ne una enor­me deu­da con la Ha­lo­fe­rax me­di­te­rra­nei. Si a me­dio o lar­go pla­zo se pue­den lle­gar a co­rre­gir las en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas en los em­brio­nes o si in­clu­so se pue­den tra­tar es­tas mis­mas pa­to­lo­gías en adul­tos, pa­ra las que hoy no exis­ten te­ra­pias, bue­na par­te del éxi­to ha­brá que atri­buír­se­lo a es­te mi­cro­or­ga­nis­mo uni­ce­lu­lar. A él y a su des­cu­bri­dor, Francisco Mo­ji­ca, que de­tec­tó la ar­quea a prin­ci­pios de los 90 en las sa­li­nas de San­ta Po­la (Ali­can­te), sor­pren­di­do de que pu­die­ra vi­vir en un am­bien­te tan ex­tre­mo. Lue­go des­cu­brió que en su ADN te­nía unas se­cuen­cias re­pe­ti­das que ac­tua­ban co­mo un me­ca­nis­mo na­tu­ral de de­fen­sa de es­te mi­cro­or­ga­nis­mo, tam­bién ob­ser­va­do en otras bac­te­rias, fren­te al ata­que de los vi­rus. Son las ti­je­ras mo­le­cu­la­res que cor­tan el ADN de los in­va­so­res y que cons­ti­tu­yen la ba­se de una tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria, CRISPR Cas9, desa­rro­lla­da por Jen­ni­fer Doud­na y Mi­che­lle Car­pen­tier en el 2012 a par­tir del ha­llaz­go ini­cial de Mó­ji­ca. Es la téc­ni­ca que aho­ra ha per­mi­ti­do a un equi­po internacional de cien­tí­fi­cos re­pa­rar en em­brio­nes hu­ma­nos la mu­ta­ción que cau­sa la mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca. Es so­lo el pri­mer es­bo­zo de una apli­ca­ción con in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des te­ra­péu­ti­cas, pe­ro cu­yo uso tam­bién plan­tea un de­ba­te éti­co. Una vez más, la cien­cia co­rre más de­pri­sa que la le­gis­la­ción. «Por aho­ra —cons­ta­ta Pui­go­me­nech— no se ha he­cho na­da que no se ha­ya he­cho ya con el diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal». «Con la nue­va téc­ni­ca —resalta Mon­to­liu— aún exis­ten ries­gos y aho­ra mis­mo te­ne­mos más se­gu­ros y efi­ca­ces que son más acon­se­ja­bles».

¿Qué ven­ta­jas pre­sen­ta, en­ton­ces?

Po­dría apli­car­se pa­ra ca­sos pun­tua­les en los que el diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal aun no es efec­ti­vo. Pe­ro la re­pa­ra­ción de em­brio­nes con CRISPR aún ne­ce­si­ta más es­tu­dios pa­ra que pue­da con­ver­tir­se en al­go ru­ti­na­rio. «Es un avan­ce tec­no­ló­gi­co muy im­por­tan­te, pe­ro an­tes de po­der uti­li­zar­lo de for­ma ru­ti­na­ria tie­ne que de­mos­trar que es efi­caz y, so­bre to­do, se­gu­ro. Las cé­lu­las ma­dre em­brio­na­rias tam­bién te­nían un gran po­ten­cial y aho­ra mis­mo aún no tie­nen una apli­ca­ción clí­ni­ca», sos­tie­ne Juan G. Ál­va­rez, di­rec­tor del cen­tro An­dro­gen y pro­fe­sor de Bio­lo­gía Re­pro­duc­ti­va en Har­vard.

SALK INS­TI­TU­TE

Cor­ta el ADN da­ña­do, la mu­ta­ción que cau­sa el de­fec­to ge­né­ti­co, y lue­go es el pro­pio sis­te­ma de re­pa­ra­ción de la cé­lu­la el que se en­car­ga de arre­glar­lo con un seg­men­to sano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.