¿El pro­ce­di­mien­to es­tá per­mi­ti­do en Es­pa­ña?

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

No. La tec­no­lo­gía CRISPR sí se pue­de uti­li­zar, pe­ro no pa­ra ma­ni­pu­lar em­brio­nes hu­ma­nos. La Ley de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca del 2007 per­mi­te uti­li­zar em­brio­nes so­bran­tes de los pro­ce­sos de fe­cun­da­ción in vi­tro, pe­ro no crear otros nue­vos con fi­nes de in­ves­ti­ga­ción. Ade­más, la Con­ven­ción de Ovie­do de 1997, sus­cri­ta por Es­pa­ña, im­pi­de mo­di­fi­car la lí­nea ger­mi­nal y que las mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas in­tro­du­ci­das se trans­mi­tan a la des­cen­den­cia. «Es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do. Si yo hu­bie­ra he­cho el mis­mo ex­pe­ri­men­to ya es­ta­ría en la cár­cel», di­ce de for­ma grá­fi­ca Lluis Mon­to­liu, in­ves­ti­ga­dor del CSIC que tra­ba­ja con la téc­ni­ca en ra­to­nes.

¿Plan­tea du­das éti­cas?

Sí. Y no ya so­lo por el uso de em­brio­nes. Exis­te el ries­go de que se uti­li­ce no so­lo pa­ra cu­rar en- fer­me­da­des, sino pa­ra me­jo­rar tam­bién la es­pe­cie. Abri­ría, de al­gu­na for­ma, la po­si­bi­li­dad de crear be­bés a la car­ta. «Es ne­ce­sa­rio im­po­ner un lí­mi­te a lo que se pue­de y no se pue­de ha­cer», apun­ta Pere Puig­do­me­nech, miem­bro del Gru­po Eu­ro­peo de Éti­ca en Cien­cia e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar de Bar­ce­lo­na (CSIC). Ad­vier­te al mis­mo tiem­po de que exis­ten li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas pa­ra aña­dir cua­li­da­des desea­das a un be­bé. «La in­te­li­gen­cia, por ejem­plo, de­pen­de de más de 5.000 ge­nes, y con CRISPR so­lo se pue­de mo­di­fi­car un gen o unos pocos al mis­mo tiem­po». Y ad­mi­te que tam­bién se­ría una prác­ti­ca pe­li­gro­sa. «En es­tos ca­sos, si mo­di­fi­ca­mos uno —di­ce— no sa­be­mos có­mo va a afec­tar a los de­más. No te­ne­mos ese co­no­ci­mien­to». Pe­ro tam­po­co le ex­tra­ña­ría que den­tro de po­co al­gu­na em­pre­sa la ofre­cie­se pa­ra cam­biar el co­lor de los ojos o de la piel, pro­ce­sos me­dia­dos por pocos ge­nes.

¿De­be re­gu­lar­se?

Sí. Es lo que ase­gu­ran los cien­tí­fi­cos con­sul­ta­dos. Y no so­lo por una cues­tión éti­ca, sino tam­bién de com­pe­ti­ti­vi­dad. Ni en Es­pa­ña ni en la ma­yor par­te de Europa se per­mi­te ma­ni­pu­lar em­brio­nes, pe­ro sí en EE.UU. o Chi­na, lo que pone en des­ven­ta­ja a los in­ves­ti­ga­do­res eu­ro­peos. De lo que se tra­ta es de es­ta­ble­cer lí­mi­tes. «Es im­por­tan­te po­ner el tema so­bre la me­sa y que se de­ba­ta a ni­vel po­lí­ti­co y so­cial, que se es­ta­blez­ca en qué ca­sos se pue­de per­mi­tir, en cuá­les no y en qué con­di­cio­nes», man­tie­ne Ca­ta­ri­na Alle­gue, responsable de pro­yec­tos de edi­ción ge­nó­mi­ca en el gru­po de Me­di­ci­na Xe­nó­mi­ca que Ángel Ca­rra­ce­do li­de­ra en San­tia­go. «Es una tec­no­lo­gía que ofre­ce in­fi­ni­tas apli­ca­cio­nes be­ne­fi­cio­sas que aún te­ne­mos que cla­ri­fi­car. Es en lo que de­be­mos preo­cu­par­nos y no en per­der el tiem­po en qui­me­ras eu­ge­né­si­cas. So­lo de­be es­tar in­di­ca­da pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas te­ra­péu­ti­cos», ad­vier­te Lluis Mon­to­liu, que for­ma par­te del gru­po de ex­per­tos eu­ro­peos que plan­tea­rá a la UE una re­co­men­da­ción so­bre su uso. A fa­vor de la re­gu­la­ción se mos­tra­ron par­ti­da­rios ayer on­ce or­ga­ni­za­cio­nes cien­tí­fi­cas de EE.UU. y Ca­na­dá, que sí de­fien­den el uso de la tec­no­lo­gía en em­brio­nes in vi­tro, pe­ro sin que se uti­li­cen pa­ra fe­cun­dar a una mu­jer.

¿Es la pri­me­ra vez que se prue­ba que se pue­den li­brar a be­bés de en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas he­re­da­das?

En ab­so­lu­to. Ya ha­ce años que se uti­li­za el Diag­nós­ti­co Ge­né­ti­co Im­plan­ta­cio­nal (DGP) pa­ra li­brar a los re­cién na­ci­dos de en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas he­re­di­ta­rias. Lo que se ha­ce en es­tos ca­sos es se­lec­cio­nar el em­brión sano an­tes de im­plan­tar­lo en el úte­ro por fe­cun­da­ción in vi­tro. Con CRISPR lo que se hi­zo fue re­pa­rar la mu­ta­ción en el pro­pio em­brión.

¿Cuá­les son sus ver­da­de­ras apli­ca­cio­nes?

«El CRISPR es un po­zo sin fon­do con in­fi­ni­tas apli­ca­cio­nes», des­ta­ca LLuis Mon­to­liu, que des­ta­ca que lo me­jor aún es­tá por lle­gar y que su ver­da­de­ra apli­ca­ción, más que en co­rre­gir de­fec­tos ge­né­ti­cos en em­brio­nes, se en­cuen­tra en las te­ra­pias pa­ra adul­tos, en tra­tar en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas pa­ra las que aho­ra no exis­te nin­gún re­me­dio. «Se­rá — aña­de— una re­vo­lu­ción que be­ne­fi­cia­rá a mi­llo­nes de per­so­nas afec­ta­das por pa­to­lo­gías con­gé­ni­tas, sean ra­ras o no. La edi­ción ge­né­ti­ca pue­de dar es­pe­ran­zas pa­ra en­fer­me­da­des que no tie­nen cu­ra». Aho­ra mis­mo ya hay más de 12 pa­to­lo­gías de ba­se ge­né­ti­ca que se tra­ta­ron en ani­ma­les con CRISPR y el sal­to a hu­ma­nos no tar­da­rá, Por ejem­plo, la dis­tro­fia mus­cu­lar de Du­chen­ne ya se ha co­rre­gi­do en ra­to­nes. «Es la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del si­glo. Es una he­rra­mien­ta tan fle­xi­ble que te per­mi­te mu­chí­si­mas po­si­bi­li­da­des, tan­to en diag­nós­ti­co, co­mo en el des­cu­bri­mien­to de fár­ma­cos o pa­ra el desa­rro­llo de nue­vas te­ra­pias, tan­to en ex vi­vo co­mo in vi­vo», des­ta­ca Ca­ta­ri­na Alle­gue.

A Francisco Mo­ji­ca, cuan­do bus­ca­ba apoyo pa­ra se­guir con sus in­ves­ti­ga­cio­nes con la ar­quea Ha­lo­fe­rax me­di­te­rra­nei siem­pre le pre­gun­ta­ban lo mis­mo. ¿Pa­ra qué sir­ve? Es­ta es la res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.