«El pe­rio­dis­mo es una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te pa­ra en­ten­der el mun­do»

Glidden es au­to­ra del có­mic re­ve­la­ción «Os­cu­ri­da­des pro­gra­ma­das», una cró­ni­ca en vi­ñe­tas so­bre los re­fu­gia­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - BEA­TRIZ PÉ­REZ

«¿Quién eres?». El ger­men de cual­quier tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co na­ce de es­ta pre­gun­ta. Por­que ha­cer pe­rio­dis­mo es con­tar his­to­rias, na­rrar las pro­ble­má­ti­cas que ro­dean a ca­da per­so­na. Sa­rah Glidden (Bos­ton, 1980) aca­ba de pu­bli­car Os­cu­ri­da­des pro­gra­ma­das. Cró­ni­cas des­de Tur­quía, Si­ria e Irak (Sa­la­man­dra), un có­mic pe­rio­dís­ti­co en el que re­la­ta la si­tua­ción de las per­so­nas des­pla­za­das en Orien­te Pró­xi­mo tras la gue­rra de Irak.

Du­ran­te su via­je, Glidden (que acom­pa­ña a dos ami­gos re­por­te­ros y a un ex­ma­ri­ne que par­ti­ci­pó en la gue­rra del 2003) re­fle­xio­na en torno a lo que es el pe­rio­dis­mo, có­mo se pro­pa­gan las no­ti­cias y cuán­do se con­fun­den me­mo­ria y ver­dad.

—En «Os­cu­ri­da­des pro­gra­ma­das» mues­tra un gran res­pe­to y ad­mi­ra­ción por el ofi­cio del pe­rio­dis­ta. ¿Por qué?

—Siem­pre los he sen­ti­do, so­lo que an­tes no sa­bía lo com­pli­ca­do que es ejer­cer. Sé que es un cli­ché de­cir­lo, pe­ro el 11-S me cam­bió mu­cho. Has­ta ese mo­men­to, yo no es­ta­ba muy in­tere­sa­da en la po­lí­ti­ca, pe­ro ahí me di cuen­ta de que los EE.UU. es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en to­das partes. El pe­rio­dis­mo me ayu­dó a co­no­cer cuál es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en Orien­te Pró­xi­mo, en La­ti­noa­mé­ri­ca... Pa­ra mí, es una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te pa­ra en­ten­der el mun­do. Ne­ce­si­ta­mos sa­ber có­mo fun­cio­na el pe­rio­dis­mo pa­ra ser lectores más crí­ti­cos e in­te­li­gen­tes. Por eso qui­se via­jar con mis ami­gos. En Be­llas Ar­tes es­tu­dia­mos el es­que­le­to y los múscu­los pa­ra po­der di­bu­jar­lo me­jor. Y ese via­je pa­ra mí fue lo mis­mo: qui­se co­no­cer el es­que­le­to del pe­rio­dis­mo pa­ra sa­ber leer me­jor.

—Y re­sul­ta que us­ted mis­ma se con­vier­te en pe­rio­dis­ta ha­cien­do ese via­je. ¿Lo es­pe­ra­ba?

—No, me pa­re­cía de­ma­sia­do difícil. Te­nía de­ma­sia­do mie­do de ha­cer pe­rio­dis­mo, era una res­pon­sa­bi­li­dad gran­de. Las his­to­rias de los de­más son al­go muy de­li­ca­do. Ne­ce­si­tas mos­trar sus his­to­rias, pe­ro tam­bién con­tex­tua­li­zar­las. Tras es­te via­je, me enamo­ré del pe­rio­dis­mo.

—Me ha lla­ma­do la aten­ción el per­so­na­je de Sa­rah Stu­te­vi­lle. Pa­re­ce una pe­rio­dis­ta de fuer­tes con­vic­cio­nes y con un mar­ca­do sen­ti­do de la ho­nes­ti­dad.

—Ella es así. Y es­toy con­ten­ta de ha­ber­lo sa­bi­do re­fle­jar. Es una ami­ga muy ín­ti­ma ha­cia cu­yo tra­ba­jo sien­to mu­cho res­pe­to. Ella cree que la gen­te sin voz de­be te­ner­la.

—En el pró­lo­go, us­ted ex­pre­sa sus de­ba­tes in­ter­nos pa­ra lo­grar que to­do sea lo más fiel po­si­ble a la reali­dad. Há­ble­me un po­co más de es­tos con­flic­tos in­ter­nos.

—En to­da pie­za pe­rio­dís­ti­ca hay un pro­ce­so de edi­ción. Las per­so­nas con las que ha­bla­mos cuen­tan his­to­rias edi­ta­das: omi­ten cier­tas co­sas, ha­cen hin­ca­pié en otras... Y lue­go yo, de to­do lo que me cuen­tan, eli­jo lo que me pa­re­ce im­por­tan­te e in­tere­san­te. Pe­ro tal vez esas per­so­nas ele­gi­rías al­go di­fe­ren­te. Y des­pués el lector el lector tam­bién edi­ta, por­que ol­vi­da­rá de­ta­lles y sin em­bar­go otros per­ma­ne­ce­rán en su men­te. Así que yo pue­do tra­tar de es­tar cer­ca de la reali­dad, pe­ro no de­jo de con­tar una na­rra­ción edi­ta­da. To­dos lo ha­ce­mos.

—¿Por eso es siem­pre im­po­si­ble exi­gir­le una ob­je­ti­vi­dad ab­so­lu­ta al pe­rio­dis­mo?

—Hay es­ca­las, pe­ro la ob­je­ti­vi­dad ab­so­lu­ta no exis­te. Hay múl­ti­ples pun­tos de vis­ta. Los pe­rio­dis­tas ele­gi­mos qué en­fo­car, ele­gi­mos tam­bién con quié­nes ha­blar. Nun­ca se pue­de con­tar to­tal­men­te la ver­dad. Es un gran de­ba­te. El pe­rio­dis­mo es­tá he­cho por per­so­nas y pa­ra per­so­nas. Y co­mo per­so­nas, te­ne­mos im­per­fec­cio­nes. Ne­ce­si­ta­mos te­ner es­to en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir en qué pe­rió­di­co de­ci­di­mos con­fiar.

—Y es­to no tie­ne que es­tar re­ñi­do con el sen­ti­do de la ho­nes­ti­dad.

—Exac­to, pue­des a la vez ser ho­nes­to y trans­pa­ren­te. Es­to es muy im­por­tan­te, la transparencia. El pe­rio­dis­ta tie­ne un con­tra­to de con­fian­za con el lector.

ALEX STONEHILL

Glidden cree que el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo com­por­ta una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.