12 ho­ras me­nos en tren a Ma­drid en 75 años

Co­ru­ñe­ses y vi­gue­ses tar­da­ban unas 18 ho­ras en via­jar a la ca­pi­tal en 1942. En 25 años se re­du­je­ron a la mi­tad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

La frus­tra­ción por los re­tra­sos en el nue­vo ac­ce­so fe­rro­via­rio no de­be­ría ocul­tar el pro­gre­so en los tiem­pos de via­je que se ha pro­du­ci­do en to­da Es­pa­ña, en me­nor me­di­da en Ga­li­cia, con la apues­ta por la al­ta ve­lo­ci­dad. In­clu­so en aque­llos te­rri­to­rios que no se han be­ne­fi­cia­do de un tra­za­do com­ple­to de al­tas pres­ta­cio­nes —es el ca­so de la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, pe­ro tam­bién el de to­das las co­mu­ni­da­des del nor­te y al­gu­nas pro­vin­cias me­di­te­rrá­neas co­mo Granada o Al­me­ría— ha ha­bi­do avan­ces re­le­van­tes en tiem­po. La Fun­da­ción de Fe­rro­ca­rri­les Es­pa­ño­les, en la que par­ti­ci­pa el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to y em­pre­sas pú­bli­cas co­mo el ADIF o Ren­fe, aca­ba de pu­bli­car el Atlas de la al­ta ve­lo­ci­dad es­pa­ño­la, don­de se des­cri­be el pa­no­ra­ma del pro­gre­so fe­rro­via­rio del país a tra­vés de, en­tre otros as­pec­tos, la me­jo­ra en los tiem­pos de via­je. La pu­bli­ca­ción ce­le­bra el 25 aniver­sa­rio de la lle­ga­da del AVE a Se­vi­lla, la pri­me­ra lí­nea cons­trui­da en el país con mo­ti­vo de la Ex­po de 1992. Y en ella se cons­ta­ta que A Co­ru­ña y Vi­go re­cor­ta­ron unas do­ce ho­ras en el via­je a Ma­drid des­de 1942, cuan­do eran los mí­ti­cos ex­pre­sos los que re­co­rrían el tor­tuo­so ca­mino ha­cia la ca­pi­tal.

Ga­li­cia ha si­do la pe­ri­fe­ria de la pe­ri­fe­ria en lo que res­pec­ta al fe­rro­ca­rril. Que­da­ría uni­da con el res­to del país 25 años des­pués que Ali­can­te, la pri­me­ra ciu­dad cos­te­ra que dis­fru­ta­ría de es­te me­dio de trans­por­te, re­cuer­da Xo­sé Car­los Fer­nán­dez en su li­bro El fe­rro­ca­rril en Ga­li­cia. En 1942, an­tes de que se cons­tru­ye­ra la lí­nea Ou­ren­se-Za­mo­ra, los vi­gue­ses tar­da­ban 18 ho­ras en lle­gar a Ma­drid y los co­ru­ñe­ses, vein­te mi­nu­tos más. So­lo Al­ge­ci­ras te­nía un re­gis­tro de tiem­po pa­re­ci­do. A par­tir de 1967, con la aper­tu­ra diez años an­tes del ac­tual tra­za­do fe­rro­via­rio en­tre Ou­ren­se y Za­mo­ra a tra­vés del Pa­dor­ne­lo, el tiem­po se re­du­jo ca­si a la mi­tad. El rá­pi­do de­ja­ba Vi­go a nue­ve ho­ras de Ma­drid y A Co­ru­ña, que se­guía con el ex­pre­so, es­ta­ba una ho­ra y 10 mi­nu­tos más ale­ja­da de la ca­pi­tal. Es­te fue el prin­ci­pal sal­to ade­lan­te en la his­to­ria del fe­rro­ca­rril ga­lle­go, so­lo com­pa­ra­ble al que se pro­du­ci­rá a par­tir del 2020, cuan­do las prin­ci­pa­les ciu­da­des ga­lle­gas es­tén a un pro­me­dio de tres ho­ras y vein­te mi­nu­tos de Ma­drid, unas dos ho­ras me­nos de lo que se tar­da en la ac­tua­li­dad si se eli­gen las fre­cuen­cias con me­jo­res re­gis­tros de tiem­po. Ha­cia la mi­tad de la dé­ca­da de los ochen­ta hu­bo pro­gre­sos más mo­des­tos —am­bas ciu­da­des re­cor­ta­ron me­nos de una ho­ra en el tra­yec­to— y en el 2007, con la pues­ta en ser­vi­cio del AVE has­ta Va­lla­do­lid, tam­bién se ara­ña­ron mi­nu­tos.

En los ochen­ta Al­ge­ci­ras aún se­guía a una dis­tan­cia tem­po­ral de 12 ho­ras. Sin em­bar­go es Má­la­ga, otra ciu­dad an­da­lu­za, la po­bla­ción es­pa­ño­la que ha re­du­ci­do más la bre­cha tem­po­ral, pa­san­do de 13 ho­ras y 45 mi­nu­tos en 1942 a tan so­lo dos ho­ras y vein­te mi­nu­tos a día de hoy.

Des­de di­ciem­bre del 2011, gra­cias a la co­ne­xión de al­ta ve­lo­ci­dad Ou­ren­se-San­tia­go y al eje atlán­ti­co, A Co­ru­ña me­jo­ra los re­gis­tros de Vi­go en el via­je a la Me­se­ta, pe­se a que la ciu­dad olí­vi­ca siem­pre aven­ta­jó a la ur­be her­cu­li­na en­tre 1942 y los al­bo­res del si­glo XXI.

Ve­lo­ci­dad me­dia

Las ve­lo­ci­da­des me­dias de los tre­nes ga­lle­gos ca­re­cen del im­pul­so de los con­vo­yes de al­ta ve­lo­ci­dad que dis­fru­tan otras co­mu­ni­da­des. Des­de los años ochen­ta, A Co­ru­ña ha in­cre­men­ta­do el pro­me­dio de sus tre­nes pa­san­do de 83 ki­ló­me­tros por ho­ra a 113, me­jo­ran­do li­ge­ra­men­te la me­dia de Vi­go, que se que­da en 105. Las com­pa­ra­cio­nes con las ciu­da­des que dis­fru­tan de la al­ta ve­lo­ci­dad ple­na es real­men­te lla­ma­ti­va. Así, en el re­co­rri­do Ma­drid-Bar­ce­lo­na, don­de los tre­nes pue­den al­can­zar la ma­yor ve­lo­ci­dad pun­ta del país —310 ki­ló­me­tros por ho­ra— se al­can­za un re­gis­tro me­dio de 248 por ho­ra. En 1986 esa ve­lo­ci­dad no lle­ga­ba a los 95 km/h. Un avan­ce es­pec­ta­cu­lar en po­co tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.