«A quen ne­ce­si­ta axu­da hai que axu­da­lo; non fi­xen un­ha he­roi­ci­da­de»

Un jo­ven de 19 años se ti­ra al agua y sal­va a una jo­ven que se pre­ci­pi­tó con su vehícu­lo al puer­to de­por­ti­vo de Foz

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - IN­MA EIROÁ

Ve­nía por la zo­na cuan­do se dio cuen­ta de que pa­sa­ba al­go en el Por­to Chi­co, el puer­to de­por­ti­vo de la lo­ca­li­dad ma­ri­ña­na de Foz. Era un co­che que se ha­bía pre­ci­pi­ta­do al agua con su con­duc­to­ra den­tro. En el lu­gar ya ha­bía un par de per­so­nas, pe­ro Omar Fer­nán­dez Gon­zá­lez, un cha­val del ba­rrio fo­cen­se de Vi­la­xoa­ne, de 19 años de edad, que pa­sa­ba por las in­me­dia­cio­nes en la com­pa­ñía de un ami­go, no se lo pen­só: «Ao ver un­ha per­soa den­tro do co­che no mar, co­rrín e lan­cei­me a sa­ca­la. Po­lo ca­mi­ño fun qui­tan­do a rou­pa e dei­xei o mó­vil» .

Ha­bía ma­rea al­ta, el co­che es­ta­ba ya me­dio hun­di­do y se per­ca­tó de que te­nía la ven­ta­ni­lla de la con­duc­to­ra un po­co ba­ja­da y que la per­so­na que es­ta­ba den­tro, ner­vio­sa, no da­ba abier­to la puer­ta. En­ton­ces el res­ca­ta­dor se acer­có por ese la­do y abrió el vehícu­lo: «Xa es­ta­ba sin o cin­tu­rón e en can­to abrín a por­ta sa­leu e fo­mos os dous na­dan­do ata as es­ca­lei­ras», cuen­ta Omar.

¿Ex­plí­cas­llo á mi­ña nai?

¿Vol­ve­rías a fa­ce­lo, sín­tes­te ben? Eres o he­roe do día, le plan­tea­mos. Con­tes­ta: «Sín­to­me ben, a un­ha per­soa que ne­ce­si­ta axu­da hai que axu­da­la, pe­ro non creo que iso fo­ra un­ha he­roi­ci­da­de, Cal­que­ra per­soa es­ta­ría obri­ga­da a fa­ce­lo». Omar qui­ta im­por­tan­cia al asun­to. Se dio in­clu­so la cir­cuns­tan­cia de que cuan­do la coor­di­na­do­ra de Pro­tec­ción Ci­vil de Foz, Bár­ba­ra Ra­mos, lo acom­pa­ñó y lle­vó en co­che a su ca­sa, com­ple­ta­men­te em­pa­pa­do, pa­ra que se cam­bia­se y pa­ra vol­ver a traer­lo de nue­vo a la zo­na, le pi­dió si po­día ex­pli­car­le a su ma­dre lo ocu­rri­do, pa­ra que no le ri­ñe­ran.

Or­gu­llo­sa

La pro­ge­ni­to­ra, al con­tra­rio, se mos­tra­ba ayer or­gu­llo­sa de có­mo ha­bía ac­tua­do su hi­jo. Tam­bién le fe­li­ci­tó el ami­go que le acom­pa­ña­ba cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos. Hay quien opi­na que la con­duc­to­ra, una chi­ca de la zo­na de Ta­ra­mun­di (As­tu­rias) tu­vo mu­cha suer­te. Si lle­gan a pa­sar unos mi­nu­tos más sin que na­die ac­tua­ra, el per­can­ce po­dría ha­ber aca­ba­do bas­tan­te peor. Sin em­bar­go, no su­frió le­sio­nes, aun­que sí es­ta­ba al­go con­fu­sa, se­ña­ló al­gún tes­ti­go. Preo­cu­pa­do por la des­co­no­ci­da, su res­ca­ta­dor pe­día ayer que no se pu­bli­ca­ra na­da pa­ra evi­tar­le mo­les­tias.

Un des­pis­te

Se­gún ha tras­cen­di­do, la mu­jer ha­bría de­cla­ra­do pos­te­rior­men­te que se ha­bía des­pis­ta­do y que cuan­do se dio cuen­ta ya es­ta­ba en el agua, don­de que­dó co­mo blo­quea­da. Al pa­re­cer, en vez de to­mar el ca­rril re­ser­va­do a los co­ches en la zo­na, se equi­vo­có y co­gió el que lle­va al puer­to, pre­ci­pi­tán­do­se di­rec­ta­men­te a la dár­se­na. Lue­go se blo­queó y no era ca­paz de sa­lir del vehícu­lo, un BMW, se­rie 1. La Po­li­cía Lo­cal de Foz se en­car­ga de ins­truir las di­li­gen­cias, que co­men­zó la Guar­dia Ci­vil.

El ac­ci­den­te ocu­rrió ha­cia la una de la ma­dru­ga­da de ayer. Con la mu­jer ya a sal­vo, al lu­gar acu­dió Pro­tec­ción Ci­vil de Foz y los bom­be­ros de Ba­rrei­ros, pe­ro con­si­de­ra­ron in­via­ble sa­car en ese mo­men­to el vehícu­lo del agua. Ho­ras des­pués, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na de ayer, los bu­zos del GES con ba­se en Cer­vo se su­mer­gían y su­je­ta­ban con es­lin­gas el tu­ris­mo pa­ra izar­lo con una grúa.

In­gre­sar en el Ejér­ci­to

Omar con­ti­núa con su vi­da. Ayer ex­pli­ca­ba que le gus­tan los de­por­tes y que en sep­tiem­bre quie­re pre­sen­tar­se a las prue­bas psi­co­téc­ni­cas que se ce­le­bra­rán en A Co­ru­ña pa­ra en­trar en el Ejér­ci­to. Es lo que desea ha­cer, una vez re­ma­ta­dos los es­tu­dios en el Ins­ti­tu­to don­de, con­fie­sa, no ha­bía es­ta­do de­ma­sia­do es­tu­dio­so úl­ti­ma­men­te. Pe­ro tie­ne cla­ro lo que de­be ha­cer una per­so­na de bien.

El co­che se pre­ci­pi­tó en el puer­to de­por­ti­vo de Foz en la ma­dru­ga­da del vier­nes.

Omar Fer­nán­dez se lan­zó al agua sin pen­sár­se­lo dos ve­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.