La de­mo­cra­cia he­mi­plé­ji­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

No ten­go du­da de que Trump es un pé­si­mo pre­si­den­te ur­bi et or­bi —pa­ra su país y pa­ra el mun­do—, ele­gi­do por ciu­da­da­nos li­bres y ma­du­ros, y en un con­tex­to in­for­ma­ti­vo plu­ral. Por eso re­sul­ta tan vi­si­ble la pa­ra­do­ja que im­pli­ca que la de­mo­cra­cia más an­ti­gua del mun­do, con pro­ce­di­mien­tos ga­ran­tis­tas y can­di­da­tos tan co­no­ci­dos, pon­ga los des­ti­nos del pla­ne­ta en ma­nos de un pa­tán cua­ter­na­rio, que pro­du­ce ver­güen­za aje­na por to­do lo que pien­sa, lo que ha­ce y lo que di­ce.

Pe­ro la sor­pre­sa del po­li­tó­lo­go no sur­ge de es­ta atra­bi­lia­ria elec­ción, cu­yas cau­sas apren­di­mos a des­cu­brir en la uni­ver­si­dad. Lo que no sa­be­mos ex­pli­car es por qué, tras ocho me­ses de es­pec­tácu­lo vi­vo, no se le cae la ca­ra de ver­güen­za al elec­to­ra­do, no se per­ci­ben sín­to­mas de arre­pen­ti­mien­to, ni na­die pro­nos­ti­ca que Trump no se­rá re­ele­gi­do. Y na­die lo ex­pli­ca por­que, pa­ra ha­cer­lo, hay que re­cu­rrir a las pa­to­lo­gías cul­tu­ra­les del mo­men­to, sa­car­le los co­lo­res a los ciu­da­da­nos, y es­tu­diar asig­na­tu­ras que, co­mo la po­li­to­lo­gía an­tro­po­ló­gi­ca y psi­co­ló­gi­ca, aún no se han in­ven­ta­do.

El pro­ble­ma es que en es­te tiem­po de so­cie­da­des so­bra­das —con­cep­to que aca­bo de acu­ñar—, to­ca­das por el in­di­vi­dua­lis­mo, el po­pu­lis­mo y la des­po­li­ti­za­ción de­ri­va­da del bie­nes­tar y la har­tu­ra, to­do el mun­do cree que la ac­ción de los go­bier­nos es de di­rec­ción úni­ca, por­que pue­den arrui­nar, agriar o lle­var al caos una so­cie­dad fe­liz, pe­ro na­da tie­nen que ver con el bie­nes­tar, el pro­gre­so, el or­den y la paz. Lo que en reali­dad pen­sa­mos es que lo bueno se pro­du­ce o bien por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, o por­que al­gu­nos gru­pos de he­roi­cos ciu­da­da­nos de­di­can dos ho­ras se­ma­na­les a «co­rrer por la sa­ni­dad y la edu­ca­ción pú­bli­cas», a «ha­cer el Ca­mino de San­tia­go con­tra el mal­tra­to», a «bai­lar por los de­pen­dien­tes», o a pri­mar la de­fi­ni­ción de los de­re­chos so­bre la ges­tión de los he­chos.

Y la con­se­cuen­cia es que to­dos sa­be­mos quién es el man­ta co­rrup­to que go­bier­na mal, pe­ro na­die sa­be quién cons­tru­ye los hos­pi­ta­les y las uni­ver­si­da­des, quién ha­ce fe­rro­ca­rri­les o em­bal­ses, quién pa­ga la de­pen­den­cia y las pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vos, y quién ges­tio­na, de ma­ne­ra ca­si im­per­cep­ti­ble, la se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Por eso so­mos una de­mo­cra­cia he­mi­plé­ji­ca —otro con­cep­to mío—, que siem­pre sa­be a quién tie­ne que dar­le una pa­ta­da en el cu­lo, pe­ro que no tie­ne ni la más re­mo­ta idea de a quién de­be po­ner en su lu­gar pa­ra im­po­ner la ley y gas­tar con equi­li­brio la com­ple­ja y es­ca­sa reali­dad del pre­su­pues­to.

Los que vo­ta­ron a Trump echa­ron del po­der a los que no que­rían, sin sa­ber a quién que­rían. Y los que desean echar a Ra­joy tie­nen exac­ta­men­te el mis­mo pro­gra­ma: echar al que go­bier­na, por­que ha­ce re­cor­tes y no cha­la­nea con Puig­de­mont, y vo­tar a un quí­dam que no im­pi­da la ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea del bie­nes­tar, la li­ber­tad, y la paz. ¿Qué us­ted no lo cree? Pues es­pe­re, y lo ve­rá.

So­mos una de­mo­cra­cia he­mi­plé­ji­ca, que siem­pre sa­be a quién tie­ne que dar­le una pa­ta­da en el cu­lo, pe­ro que no tie­ne ni la más re­mo­ta idea de a quién de­be po­ner en su lu­gar pa­ra im­po­ner la ley y gas­tar con equi­li­brio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.