A la cár­cel (y que no sal­gan)

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ CAR­LOS CANEIRO

Ha­ce trein­ta años y un mes, mi pue­blo ha­bía si­do por­ta­da de to­dos los no­ti­cia­rios. A po­cos ki­ló­me­tros de Ve­rín, un au­to­bús se des­pe­ñó mon­ta­ña aba­jo de­jan­do de­ce­nas de per­so­nas fa­lle­ci­das. Ayer re­gre­sa­mos a las pri­me­ras pá­gi­nas de los dia­rios y a en­ca­be­zar los in­for­ma­ti­vos de ra­dio y te­le­vi­sión. In­clu­so fui­mos ten­den­cia na­cio­nal en las re­des so­cia­les. Era es­cri­bir la pa­la­bra Ve­rín en cual­quier bus­ca­dor y se echa­ban so­bre ti las ma­las no­ti­cias, co­mo ta­chue­las del cie­lo. Por eso es­cri­bo es­te ar­tícu­lo. Por­que mi tie­rra me­re­ce ser por­ta­da por su be­lle­za, esa que Otero Pe­dra­yo de­no­mi­nó «Par­te­nón de los va­lles ga­lai­cos», y por sus gen­tes, que son hu­mil­des y ge­ne­ral­men­te bue­nas.

En Ve­rín se im­pri­mió el pri­mer li­bro de Ga­li­cia y fue cu­na bal­nea­ria pa­ra Es­pa­ña y bue­na par­te de Eu­ro­pa. Es tie­rra cul­ta, y cuan­do no ha­bía don­de es­tu­diar en to­da Ga­li­cia, aquí dis­fru­tá­ba­mos de tres ór­de­nes re­li­gio­sas im­par­tien­do en­se­ñan­zas de ca­li­dad. Has­ta se ha­bló de edi­fi­car en el va­lle una uni­ver­si­dad pa­re­ja a la de Com­pos­te­la. Tam­bién te­ne­mos uno de los me­jo­res vi­nos blan­cos del mun­do, yo lo di­go a me­nu­do, y allá dón­de voy pre­su­mo de tal con­di­ción. Un mo­dis­ta uni­ver­sal, Ro­ber­to Ve­rino, edi­fi­có des­de aquí su fac­to­ría de ta­len­to y al­ta es­té­ti­ca. Y des­de un al­to­zano nos ob­ser­va el que pa­ra mí es el cas­ti­llo más her­mo­so de la pe­nín­su­la, co­fre de le­yen­das y mu­sas, Mon­te­rrei.

Di­go y quie­ro de­cir que so­mos más que un ac­ci­den­te de trá­fi­co o un in­cen­dio per­pe­tra­do por cri­mi­na­les, au­tén­ti­cos mi­se­ra­bles, a los que hay que pren­der, juz­gar, y en­car­ce­lar por años y años. Afir­mo tal en con­tra de la ma­yo­ría de los al­ta­vo­ces de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, que ha­blan de edu­car a las gen­tes, sen­si­bi­li­zar y otras lin­de­zas. No les qui­to ra­zón. Pe­ro eso lle­va tiem­po. Y el tiem­po pa­sa que­mán­do­nos la vi­da mien­tras tan­to. Tam­bién ha­blan de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas del Par­ti­do Po­pu­lar, co­mo si no su­pie­ra Ga­li­cia en­te­ra que es­to ha ar­di­do más que nun­ca en el 2006, cuan­do go­ber­na­ba Tou­ri­ño y no Fei­joo. Es que no hay re­me­dio. Me lo de­cía el jue­ves a las do­ce de la no­che un pa­dre que con­so­la­ba a su hi­jo, ner­vio­so, y en­vuel­to en lá­gri­mas. Es­ca­pa­ron de un pue­blo cer­cano a Vi­lar­de­vós y el ni­ño su­fría un ata­que de an­sie­dad. No era pa­ra me­nos: ro­dea­dos por las lla­mas. Es­ta vez no ha muer­to na­die. Pe­ro la tra­ge­dia pu­do lle­var­se a pue­blos en­te­ros, ca­sas, hom­bres y mu­je­res que so­lo quie­ren vi­vir en paz. Pa­ra ello hay que apre­sar a los cul­pa­bles y con­si­de­rar­los co­mo a los peo­res ase­si­nos: a la cár­cel, y que no sal­gan. Por­que el jue­ves tam­bién se de­tu­vo a un in­cen­dia­rio en Ma­ce­da. No era la pri­me­ra vez que que­ma­ba. Pe­ro es­ta­ba en la ca­lle. La Jus­ti­cia apli­ca las le­yes y las nues­tras son la­xas o es­ca­sa­men­te ri­gu­ro­sas. Lo es­cri­bo co­mo co­lo­fón: los in­cen­dia­rios son ase­si­nos. De los peo­res. Y así hay que tra­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.