«Yo to­mo agua del gri­fo por­que es sa­na, ba­ra­ta y res­pe­ta al me­dio am­bien­te»

Di­ce que Ga­li­cia no es ex­ce­den­ta­ria en ese re­cur­so y que ya hay pue­blos que lo reciben en ca­mio­nes cis­ter­na

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - SO­FÍA VÁZ­QUEZ

Ju­lio Masid, di­rec­tor ge­ne­ral de Viaqua —ges­tio­na el ser­vi­cio in­te­gral del agua en 59 mu­ni­ci­pios ga­lle­gos—, nos re­ci­be en su des­pa­cho da Rúa do Vi­lar, en San­tia­go. Es de pie­dra, en­vol­ven­te. Masid se irá de vacaciones en unos po­cos días y re­co­no­ce, en­tre ri­sas, que no ha­rá co­mo la pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad de Ma­drid, que op­ta por se­guir tra­ba­jan­do. A su jui­cio, una em­pre­sa or­ga­ni­za­da y mo­der­na de­be res­pe­tar las vacaciones del equi­po hu­mano.

—¿Qué to­ma en su ca­sa, agua del gri­fo o em­bo­te­lla­da?

—Del gri­fo. Pri­me­ro por­que tie­ne una ga­ran­tía to­tal de sa­lu­bri­dad, se­gun­do por un te­ma de eco­no­mía, ya que el cos­te de un li­tro de agua del gri­fo es mil ve­ces in­fe­rior al del agua em­bo­te­lla­da; y ter­ce­ro por res­pe­to al me­dio am­bien­te. Hay que de­jar de con­su­mir plás­ti­co de ma­ne­ra un tan­to ab­sur­da. El agua la te­ne­mos en ca­sa, lis­ta pa­ra el con­su­mo y con má­xi­mas ga­ran­tías. No ne­ce­si­ta­mos que na­die nos la trai­ga em­bo­te­lla­da ni en re­ci­pien­te. En San­tia­go, Ou­ren­se y Pon­te­ve­dra dis­po­ne­mos de la cer­ti­fi­ca­ción ISO 22000, con la que se ga­ran­ti­za que el agua es­tá tra­ta­da co­mo un ali­men­to.

—Al­guien en una ta­ber­na o en un res­tau­ran­te co­ge una bo­te­lla, la lle­na con agua del gri­fo y te la ven­de co­mo em­bo­te­lla­da.

—Se es­tá dan­do úl­ti­ma­men­te ese mo­de­lo. En­tien­do que fil­tran el agua y es­ta pier­de, sin nin­gún sen­ti­do, mi­ne­ra­les y otras ca­rac­te­rís­ti­cas. El agua es­tá ab­so­lu­ta­men­te ga­ran­ti­za­da y por lo tan­to el fil­tra­do no tie­ne de­ma­sia­do sen­ti­do. En ca­so de que al­guien no­ta­se el clo­ro, es­te des­apa­re­ce en mi­nu­tos po­nien­do el agua en una ja­rra.

—¿Es un ti­mo?

—No di­ría que es un ti­mo; sí un mo­de­lo de ne­go­cio que apro­ve­cha el po­co co­no­ci­mien­to que te­ne­mos del agua. De al­gu­na ma­ne­ra ven­den que la pu­ri­fi­can y la ha­cen po­ta­ble. No tie­ne sen­ti­do.

—¿Qué ha­ce una em­pre­sa ca­ta­lano-fran­ce­sa ges­tio­nan­do el agua de Ga­li­cia?

—Una co­rrec­ción: Viaqua es una em­pre­sa 100 % ga­lle­ga. Aquí tie- ne su se­de.

—Pe­ro su ca­pi­tal es fran­cés, del gru­po Suez, que a su vez ab­sor­bió Aguas de Bar­ce­lo­na

—Así es, los ac­cio­nis­tas son fran­ce­ses y com­pra­ron Aguas de Bar­ce­lo­na. Pe­ro a mí me gus­ta re­mar­car que Viaqua es ga­lle­ga por va­rias ra­zo­nes. La pri­me­ra: su ori­gen es del año 1971, cuan­do el Ayun­ta­mien­to de San­tia­go bus­ca­ba —por ne­ce­si­dad— me­jo­rar el ser­vi­cio en aquel mo­men­to. (Nos po­de­mos ima­gi­nar ha­ce 46 años có­mo se­ría un es­pe­cia­lis­ta de es­te sec­tor). Ope­ra­ba Aguas de Bar­ce­lo­na, que ya se de­di­ca­ba a la ges­tión des­de ha­cía más de 100 años. Es­te ejer­ci­cio ce­le­bran el 150 aniver­sa­rio. Vi­nie­ron a San­tia­go. Así par­te la tra­yec­to­ria de Viaqua has­ta hoy, que es­tá pre­sen­te en 52 ayun­ta­mien­tos y da­mos ser­vi­cio al 25 % de la po­bla­ción de Ga­li­cia, es de­cir a unos 750.000 ha­bi­tan­tes apro­xi­ma­da­men­te. Nues­tros clien­tes su­man 356.000. Se­gun­da ra­zón: te­ne­mos mu­cho co­no­ci­mien­to de Ga­li­cia. La ma­yor par­te de los 350 tra­ba­ja­do­res que es­ta­mos aquí so­mos ga­lle­gos y ade­más con mu­cha ex­pe­rien­cia en el te­rri­to­rio. For­mar par­te de un gru­po co­mo Suez nos ayu­da por­que nos da esa di­men­sión glo­bal que tan­to nos be­ne­fi­cia a la ho­ra de en­fo­car nue­vas tec­no­lo­gías o te­mas de in­ves­ti­ga­ción. Te­ne­mos un cen­tro tec­no­ló­gi­co que se lla­ma Ce­ta­qua. En su pa­tro­na­to es­tá la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, Viaqua y el CSIC. Aho­ra es­ta­mos in­ves­ti­gan­do en la rea­li­za­ción de una bio­fac­to­ría. Se tra­ta­ría de una de­pu­ra­do­ra de la que po­da­mos ob­te­ner bio­plás­ti­cos, gas, fer­ti­li­zan­tes. Con­se­gui­ría­mos de­vol­ver el agua lim­pia, te­ner ce­ro re­si­duos y va­lo­ri­zar esos pro­duc­tos.

—Es­tán pen­dien­tes de im­por­tan­tes con­cur­sos que sal­drán a lo lar­go de los pró­xi­mos dos años: Pon­te­ve­dra, Ou­ren­se y San­tia­go.

—Va­mos a com­pe­tir con em­pre­sas na­cio­na­les (tam­bién ga­lle­gas) e in­ter­na­cio­na­les. No va a ser fá­cil. Pe­ro en­ten­de­mos que de­be de ser así, que el mer­ca­do de­be ser com­pe­ti­ti­vo.

—¿Hay chan­chu­llos en es­tos con­cur­sos?

—No los hay. No de­be de ha­ber­los por­que son con­cur­sos pú­bli­cos que, des­de lue­go, tie­nen que te­ner to­das las ga­ran­tías. Es bueno pa­ra to­dos.

—Ga­li­cia des­bor­da agua. ¿Y si ven­de­mos la que nos so­bra a otras co­mu­ni­da­des con ca­ren­cia?

—El agua tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca: pe­sa.

—El pe­tró­leo tam­bién pe­sa y se trans­por­ta

—Sí, pe­ro el pe­tró­leo se re­fi­na.

—Te­ne­mos una re­fi­ne­ría en A Co­ru­ña y la ga­so­li­na y el ga­soil son de los más ca­ros de Es­pa­ña.

—De to­das for­mas, en Ga­li­cia de agua no so­mos ex­ce­den­ta­rios. Te­ne­mos que cui­dar el agua, que lle­ga a mu­chos pue­blos en ca­mio­nes cis­ter­na por­que los ma­nan­tia­les han se­ca­do. Las gran­des in­fraes­truc­tu­ras del fu­tu­ro tie­nen que es­tar pen­sa­das pa­ra aten­der den­tro de 50 años al 90 % de la po­bla­ción mun­dial, que vi­vi­rá en gran­des ciu­da­des, en gran­des zo­nas de es­trés hí­dri­co. Ele­gi­rán esas áreas en lu­gar de otras con agua.

—Por eso, ven­da­mos el agua a Ma­drid y a otras ciu­da­des.

—Creo que de­be­ría­mos po­ten­ciar que la gen­te vi­nie­se a vi­vir a Ga­li­cia.

Hi­jo de emi­gran­tes, Ju­lio Masid na­ció en Ca­ra­cas, aun­que se con­si­de­ra de Ou­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.