«Es­tá me­jor vis­to el to­ples que sa­car un pe­cho pa­ra dar de co­mer a un hi­jo»

Au­men­tan el nú­me­ro de mu­je­res que op­tan por la lac­tan­cia ma­ter­na en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­TEO CA­SAL, R. R.

«O meu neno se­gue to­man­do a te­ta. E ten ca­tro anos». Una ma­dre de San­tia­go ha­ce el co­men­ta­rio co­mo al­go nor­mal. De he­cho, la lac­tan­cia ma­ter­na va en au­men­to en Es­pa­ña. Y no so­lo hay ca­da vez más mu­je­res que de­ci­den dar el pe­cho a sus hi­jos, tam­bién las que se apun­tan lo ha­cen du­ran­te más tiem­po. Se­gún los da­tos de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría (AEP), el 28,5 % de las ma­dres es­pa­ño­las ali­men­tan a sus be­bés has­ta los seis me­ses úni­ca­men­te con su le­che. Aun­que no exis­ten da­tos por co­mu­ni­da­des, la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Sa­lud Pú­bli­ca reali­zó un es­tu­dio en cen­tros de sa­lud de Vi­go en el que cons­ta­ta que es­te por­cen­ta­je se ele­va has­ta el 50 % y ade­más una de ca­da cua­tro ma­dres con­ti­núan con es­ta prác­ti­ca cuan­do sus hi­jos han cum­pli­do los dos años.

Las aso­cia­cio­nes ga­lle­gas de lac­tan­cia ob­ser­van la ten­den­cia co­mo al­go na­tu­ral por­que for­ma par­te del ci­clo vi­tal. Di­cen que es una for­ma de re­la­cio­nar­se con el re­cién na­ci­do y es­tre­char los víncu­los. Almudena Gi­rál­dez, de la aso­cia­ción de lac­tan­cia Te­ta e Co­li­ño de Vi­go con­ti­núa dan­do el pe­cho a su hi­ja de 3 años: «Pa­ra mí esa co­ne­xión es lo me­jor. No hay na­da que lo su­pere en la vi­da. Es co­mo si no se cor­ta­ra el cor­dón um­bi­li­cal». Cuen­ta que exis­te un «gran­dí­si­mo» en­ten­di­mien­to en­tre am­bas. De no ser así, al tra­tar­se de una ni­ña ya ma­yor, per­de­ría to­tal­men­te el sen­ti­do: «Es una re­la­ja­ción pa­ra ella. Cuan­do es­tá ner­vio­sa o ne­ce­si­ta ca­ri­ño». Y aña­de con én­fa­sis: «No es so­lo un apor­te nu­tri­cio­nal. Sino que ali­men­ta el al­ma».

La ten­den­cia sor­pren­de a una par­te de la po­bla­ción, que le cues­ta en­ten­der que al­guien pue­da con­ti­nuar dan­do el pe­cho a un ni­ño que va a la es­cue­la. Y no es la pri­me­ra vez que Almudena es­cu­cha co­men­ta­rios que no le gus­tan. «Una vez vi­nie­ron a jun­to de mi hi­ja y le di­je­ron a ella di­rec­ta­men­te: ‘¡Eso ya es vi­cio, tú eres muy ma­yor!’», cuen­ta in­dig­na­da. Y afir­ma que re­ci­bió re­pro­ches por en­se­ñar al­go de car­ne: «Es­tá me­jor vis­to el to­ples que sa­car un pe­cho pa­ra dar de co­mer a un hi­jo».

En la es­cue­la

Es­te au­men­to de la lac­tan­cia no vie­ne so­lo. Ca­da vez son más los co­le­gios que ofre­cen fa­ci­li­da­des a las ma­dres pa­ra que sus hi­jos pue­dan re­ci­bir le­che en ho­ra­rio es­co­lar. Bea­triz Fe­rrei­ra, vin­cu­la­da a la aso­cia­ción Crian­do, de A Co­ru­ña, es pro­fe­so­ra en la es­cue­la in­fan­til A Ca­ra­co­la. «De­ja­mos en­trar a las ma­dres pa­ra que ama­man­ten a sus hi­jos. Si tra­ba­jan cer­ca pue­den ve­nir un mo­men­to», ex­pli­ca. Las otras op­cio­nes que tie­nen son de­jar dia­ria­men­te la le­che o in­clu­so con­ge­lar­la y que que­de allí al­ma­ce­na­da du­ran­te más tiem­po. Y así has­ta el pri­mer año de vi­da, más o me­nos.

Pa­ra Almudena Gi­ral­dez la cla­ve es que la so­cie­dad es­tá más in­for­ma­da y, por tan­to, se es­tán de­rri­ban­do los fal­sos mi­tos. «An­ti­gua­men­te se de­cía que a los seis me­ses sa­lía agua y no le­che; y las ma­dres pa­ra­ban de ama­man­tar. Aho­ra las mu­je­res tie­nen más con­fian­za en ellas mis­mas», ex­pli­ca. La ma­yor in­for­ma­ción ha­ce que ca­da vez sean más las mu­je­res que acu­den a es­tas aso­cia­cio­nes, in­clu­so du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Con­cha Ló­pez, de la aso­cia­ción Ma­moa de San­tia­go, cree que una de las cla­ves re­si­de en la con­ci­lia­ción la­bo­ral. «An­tes se creía que no era com­pa­ti­ble con el tra­ba­jo, pe­ro aho­ra la gen­te sí que es cons­cien­te. Lo pri­me­ro es dar de ma­mar a tu be­bé, no ir al sú­per», di­ce Con­cha. Pa­ra ella, in­clu­so se de­be­ría de ha­cer en el tra­ba­jo con to­tal na­tu­ra­li­dad.

Bea­triz Fe­rrei­ra atri­bu­ye es­te au­men­to a que ca­da vez hay más ma­tro­nas y pe­dia­tras in­vo­lu­cra­dos en el te­ma.

Pa­ra es­tas mu­je­res el víncu­lo ma­terno-fi­lial es fun­da­men­tal. Ali­cia, ma­dre que no quie­re des­ve­lar su ver­da­de­ro nom­bre pa­ra pro­te­ger a su hi­jo, evi­den­cia esa co­ne­xión. Su ex­pe­rien­cia no fue fá­cil. Tras dar a luz, per­ma­ne­ció un mes en el hos­pi­tal. Du­ran­te ese tiem­po su hi­jo no ma­ma­ba. Por eso, cuan­do sa­lió del hos­pi­tal le cos­tó acos­tum­brar al ni­ño, pe­ro lo lo­gró. «Can­do vin que ao pri­mei­ro non po­día dar­llo foi moi frus­tran­te. Re­sul­tou­me moi do­lo­so que me pri­va­se de fa­cer al­go ao que lle ti­ña moi­ta ilu­sión», afir­ma la ma­dre. Al en­con­trar­se con esa dis­yun­ti­va, acu­dió a la aso­cia­ción de lac­tan­cia Ma­moa,en San­tia­go, dón­de le brin­da­ron apo­yo. Ac­tual­men­te su hi­jo tie­ne cua­tro años. Aún si­gue to­man­do le­che ma­ter­na. Pe­se a su avan­za­da edad, no se plan­tea obli­gar a su hi­jo a de­jar es­ta for­ma de ali­men­ta­ción. «Que o dei­xe can­do quei­ra. Che­ga­rá un día e te­rei que afron­ta­lo con na­tu­ra­li­da­de. Nin­guén que­re un be­bé to­da a vi­da», afir­ma.

«An­tes creían que no era com­pa­ti­ble con el tra­ba­jo, aho­ra la gen­te es más cons­cien­te» Con­cha Ló­pez Miem­bra de la Aso­cia­ción de Lac­tan­cia Ma­moa (San­tia­go)

XOÁN CAR­LOS GIL

Almudena Gi­rál­dez da el pe­cho a su hi­ja de tres años en su ca­sa de Mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.