Una en­fer­me­ra da­ba mor­fi­na a un be­bé pa­ra que es­tu­vie­se tran­qui­lo

La jus­ti­cia ita­lia­na cree que pu­do ac­tuar así en más ca­sos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­RÍA SIGNO

So­lo que­ría que el be­bé re­cién na­ci­do «es­tu­vie­se tran­qui­lo», ya que «da­ba fas­ti­dio» por­que no de­ja­ba de llo­rar. Así que no du­dó en su­mi­nis­trar­le mor­fi­na, lo que le oca­sio­nó una so­bre­do­sis con una pa­ra­da res­pi­ra­to­ria que es­tu­vo a pun­to de cos­tar­le la vi­da. Es­ta es la acu­sa­ción a la que se en­fren­ta Fe­de­ri­ca Vec­chi­ni, una en­fer­me­ra de 43 años en ser­vi­cio des­de ha­ce años en el Hos­pi­tal Ci­vil de Ve­ro­na. La jus­ti­cia ita­lia­na cree no se tra­ta de un he­cho ais­la­do, sino que pu­do ha­ber in­to­xi­ca­do a más re­cién na­ci­dos.

Se­gún la re­cons­truc­ción he­cha por la po­li­cía, en la no­che del 19 al 20 de mar­zo pa­sa­do, el be­bé, que es­ta­ba in­gre­sa­do en te­ra­pia in­ten­si­va, se ha­bía re­cu­pe­ra­do, por lo que iba a ser da­do de al­ta al día si­guien­te. Pe­ro, de re­pen­te, em­pe­zó a te­ner sín­to­mas de una gra­ve cri­sis res­pi­ra­to­ria con un pos­te­rior em­peo­ra­mien­to de sus con­di­cio­nes clí­ni­cas. Fue la pro­pia en­fer­me­ra quién acon­se­jó a un co­le­ga que le su­mi­nis­tra­se un fár­ma­co an­ta­go­nis­ta de la mor­fi­na, in­di­cán­do­le in­clu­so la do­sis, tras lo que el pe­que­ño em­pe­zó a res­pi­rar sin pro­ble­mas.

Por vía oral o na­sal

Los exá­me­nes pos­te­rio­res que se hi­cie­ron al be­bé con­fir­ma­ron la pre­sen­cia de opiá­ceos en su san­gre. La en­fer­me­ra le dio la mor­fi­na por vía oral o na­sal y no in­tra­ve­no­sa, ya que no te­nía abier­tas vías de es­te ti­po. Aque­lla no­che, so­lo otro ni­ño ha­bía re­ci­bi­do es­ta dro­ga co­mo tra­ta­mien­to mé­di­co, y se lo ha­bía apli­ca­do la pro­pia Vec­chi­ni por vía in­tra­ve­no­sa.

La en­fer­me­ra ne­gó lo ocu­rri­do tras ser de­te­ni­da y, se­gún su abo­ga­do, Mas­si­mo Mar­ti­ni, lo que hi­zo aque­lla no­che fue sal­var la vi­da del re­cién na­ci­do, ya que «pen­só en el fár­ma­co anti mor­fi­na por­que re­co­no­ció de in­me­dia­to los sín­to­mas. Tie­ne una gran ex­pe­rien­cia, con más de vein­te años de tra­ba­jo, y es­tá es­pe­cia­li­za­da en si­tua­cio­nes crí­ti­cas», di­jo. Pe­ro Fe­de­ri­ca Vec­chi­ni ha­bría con­fe­sa­do a una co­le­ga que su­mi­nis­tra­ba mor­fi­na y ben­zo­dia­ce­pi­na a los re­cién na­ci­dos pa­ra «ha­cer­les es­tar bien», sin pen­sar que po­drían te­ner com­pli­ca­cio­nes pe­li­gro­sas, por lo que no se des­car­ta que ha­ya ha­bi­do más ca­sos an­te­rior­men­te.

Pa­ra Ro­ber­to Di Be­ne­det­to, je­fe de la bri­ga­da que la arres­tó, ex­pli­có que «se mos­tró muy fría en to­do mo­men­to». Vec­chi­ni, ma­dre de tres hi­jos, es una pro­fe­sio­nal muy apre­cia­da por lo que su de­ten­ción fue aco­gi­da con gran sor­pre­sa. «Es muy bue­na, com­pe­ten­te, ex­per­ta y aman­te de los ni­ños», se­gún sus com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.