Cuan­do una al­dea es el me­jor ho­tel En zo­nas co­mo O Cou­rel o Sa­rreaus fun­cio­nan es­tos com­ple­jos tu­rís­ti­cos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Al Sol - TANIA TA­BOA­DA

Mien­tras Pe­dro e Isa­bel, de Se­vi­lla, dis­fru­tan con sus dos hi­jos en la pis­ci­na, un gru­po de ami­gos de Ali­can­te echa una par­ti­da y char­la en el lo­cal so­cial. A la vez, un ma­tri­mo­nio ma­dri­le­ño acu­de a re­fres­car­se al río, una fa­mi­lia de Lo­gro­ño des­can­sa en el apar­ta­men­to y una pa­re­ja de Za­ra­go­za lle­ga a las ins­ta­la­cio­nes. Es la tó­ni­ca dia­ria que se vi­ve en la al­dea do Ma­zo, ubi­ca­da en un va­lle de O Cou­rel. Es­ta­ba en rui­nas, pe­ro en 2008 fue com­pra­da por un par­ti­cu­lar con la in­ten­ción de re­cu­pe­rar su esen­cia. En 2009 em­pe­zó a reha­bi­li­tar­la y en 2012 la inau­gu­ró.

Suso Fer­nán­dez, un ve­cino de An­tas de Ulla (Lu­go) y que se de­di­ca­ba a la com­pra y ven­ta y reha­bi­li­ta­ción de ca­sas ru­ra­les, es el en­car­ga­do de es­ta ini­cia­ti­va. Le pro­pu­sie­ron re­cons­truir la al­dea y con­ver­tir­la en un com­ple­jo hos­te­le­ro. Aca­bó acep­tan­do. «Can­do che­guei aquí non se vía na­da de­bi­do ao seu es­ta­do de de­te­rio­ro. Gus­tou­me o es­pa­zo e a idea. Ma­lia as súas di­fi­cul­ta­des de­ci­dín arris­car­me. Mer­quei un­ha pri­mei­ra ca­sa sen nin­gun­ha pre­ten­sión pe­ro des­pois ad­qui­rín o res­to», ex­pli­ca el ge­ren­te de la al­dea do Ma­zo.

Es­te com­ple­jo, que hoy atrae a hués­pe­des de to­da Es­pa­ña, fue an­ta­ño una al­dea de­di­ca­da a la in­dus­tria del hie­rro. Con­ta­ba con un ma­zo en el río que dis­cu­rre por la zo­na —el de­no­mi­na­do Pe­queno—. Las tres vi­vien­das en las que re­si­dían nues­tros an­te­pa­sa­dos y los anexos que uti­li­za­ban pa­ra sus tra­ba­jos, son hoy re­cla­mo tu­rís­ti­co. La dis­tri­bu­ción de la al­dea es­tá do­ta­da de do­ce apar­ta­men­tos y tres lo­ca­les pú­bli­cos. «Es de gen­te va­lien­te y de un acier­to tre­men­do dar­le fuer­za a un lu­gar que se ha­bía per­di­do», opi­na Car­los de la Con­cep­ción, un sa­cer­do­te de Lo­gro­ño que es­tos días dis­fru­ta con una fa­mi­lia de su ciu­dad de la tran­qui­li­dad de la al­dea. «En Ali­can­te te­ne­mos ca­lor y pla­ya pe­ro no­so­tros bus­ca­mos el cam­bio de cli­ma y es­tos pai­sa­jes», in­di­ca Án­ge­les Ruiz, una ali­can­ti­na que com­ba­te el ca­lor en el lo­cal so­cial y cal­ma la sed con un re­fres­co.

En dos hec­tá­reas de te­rreno, 1.174 me­tros cua­dra­dos fue­ron cons­trui­dos. De es­tos, más de 1.500 se de­di­ca­ron a vi­vien­das exis­ten­tes y edi­fi­cios au­xi­lia­res, co­mo pis­ci­na, lo­cal so­cial y una cue­va pa­ra even­tos. Los nom­bres de apar­ta­men­tos se co­rres­pon­den a la de­no­mi­na­ción de tie­rras, fin­cas y pro­pie­da­des que ro­dean la al­dea. «Nos en­con­tra­mos con un pai­sa­je mag­ní­fi­co, unos pro­pie­ta­rios fan­tás­ti­cos que has­ta nos re­co­mien­dan ru­tas de sen­de­ris­mo y con unas vi­vien­das per­fec­ta­men­te reha­bi­li­ta­das», afir­ma Am­pa­ro La­lin­de, ve­ci­na de La Rio­ja. To­dos los días se le­van­ta a las ocho de la ma­ña­na pa­ra des­cu­brir, jun­to a su fa­mi­lia, el gran des­co­no­ci­do Cou­rel. «Que­ría­mos des­car­gar la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na y nos en­con­tra­mos con un tra­to fa­mi­liar que es lo que bus­cá­ba­mos. Ve­ni­mos un gru­po nu­me­ro­so de fa­mi­lia y nos en­con­tra­mos con que es­ta­mos en fa­mi­lia», ma­ni­fies­ta Ra­fael Gál­vez, ve­cino de Ali­can­te. Es la pri­me­ra vez que se hos­pe­da en una al­dea ru­ral.

En Ou­ren­se A 58 ki­ló­me­tros de Ou­ren­se ca­pi­tal, en el mu­ni­ci­pio de Sa­rreaus y en pleno na­ci­mien­to del Río Limia, se asien­ta Cou­so Ga­lán. Una al­dea con­ver­ti­da en com­ple­jo ho­te­le­ro en el año 2008 y cu­yo pro­yec­to re­ca­yó en ma­nos de un ma­tri­mo­nio rio­jano. «Mis pa­dres te­nían una fin­ca en Be­na­ven­te y un ami­go de la zo­na in­vi­tó a mi pa­dre a ver la al­dea pa­ra re­cons­truir­la. Le pro­pu­so ser so­cio in­ver­sor del pro­yec­to. Mi pa­dre se enamo­ró de la zo­na, acep­tó la pro­pues­ta y cuan­do se iba a inau­gu­rar el com­ple­jo, el que se­ría el prin­ci­pal ge­ren­te, fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de mo­to. Fue­ron mis pa­dres los que co­gie­ron las rien­das», ex­pli­ca Io­van­na, hi­ja del ma­tri­mo­nio y que ac­tual­men­te re­gen­ta la al­dea.

Es­te com­ple­jo ho­te­le­ro, com­pra­do en el año 2000, per­ma­ne­ce abier­to de mar­zo a oc­tu­bre y es­tá for­ma­do por on­ce edi­fi­ca­cio­nes. De es­tas, una es­tá con­ver­ti­da en un sa­lón pa­ra ce­le­brar even­tos, otra en ca­fe­te­ría y una ter­ce­ra en res­tau­ran­te pú­bli­co. «El lo­cal es­tá pen­sa­do pa­ra la ce­le­bra­ción de even­tos. Mu­chas pa­re­jas ce­le­bran aquí su bo­da y los in­vi­ta­dos más cer­ca­nos se que­dan en la al­dea. En to­tal te­ne­mos 21 ha­bi­ta­cio­nes», in­di­ca Io­van­na, que tie­ne to­do el mes de agos­to com­ple­to.

DANIEL POR­TE­LA

Ali­can­ti­nos, rio­ja­nos, se­vi­lla­nos, ma­ños y ma­dri­le­ños hu­yen del es­trés dia­rio y con­vi­ven en la al­dea re­cons­trui­da de O Cou­rel.

PA­BLO ARAUJO

Cou­so Ga­lán, en Ou­ren­se, fue inau­gu­ra­da en el año 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.