El Te­re­sa He­rre­ra, ter­mó­me­tro de la pre­tem­po­ra­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes -

La Unes­co lle­gó a re­bu­fo, y pa­ra cuan­do la re­co­no­ció co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, en ve­rano del 2009, la To­rre de Hér­cu­les acu­mu­la­ba dé­ca­das eri­gi­da en se­ña de iden­ti­dad de A Co­ru­ña. No le hi­zo fal­ta tí­tu­lo pa­ra con­ver­tir­se, por ejem­plo, en prin­ci­pal re­cla­mo tu­rís­ti­co de la ur­be; pro­ta­go­nis­ta de to­da suer­te de mer­ca­de­rías pa­ra pa­sa­je­ros de cru­ce­ro. Hay to­rre en bo­la con nie­ve, to­rre con ca­len­da­rio, to­rre su­je­ta­pa­pe­les y has­ta ver­sión hor­te­ra do­ta­da de ter­mó­me­tro. La que hoy po­ne el Dé­por en jue­go su­pera por mu­cho en lu­jo, de­ta­lle y ta­ma­ño cual­quie­ra a dis­po­si­ción de vi­si­tan­tes, pe­ro tam­bién mi­de tem­pe­ra­tu­ras; con más pre­ci­sión que las fa­bri­ca­das en se­rie so­bre es­ca­yo­la. La fie­bre de la gra­da, la sa­lud del plantel, la es­ta­bi­li­dad del mís­ter... El en­cuen­tro que hoy, a las 20.30 ho­ras (TVG), dispu­tarán el con­jun­to blan­quia­zul y el West Brom in­glés trae col­ga­do el car­tel de amis­to­so, pe­ro lle­ga a dos se­ma­nas de que arran­que la Li­ga, tras dos fias­cos con­se­cu­ti­vos en las úl­ti­mas ri­ñas de fo­gueo y con va­rias lí­neas del equi­po to­da­vía por ce­rrar.

Fal­ta un pun­ta (apar­te de Adrián) y un por­te­ro. Tam­bién un ex­tre­mo iz­quier­do, aun­que es pro­ba­ble que con el as­tu­riano que­de cu­bier­ta esa pla­za. Res­ta ade­más co­lo­car a va­rios ju­ga­do­res (tres co­mo mí­ni­mo). Y, fun­da­men­tal­men­te, me­jo­rar sen­sa­cio­nes y sin­to­nía con la hin­cha­da.

Del par­ti­do en Opor­to, el más di­fí­cil de la fa­se pre­pa­ra­to­ria, sa­lie­ron go­lea­dos los de Mel, que alu­dió a la ob­via di­fe­ren­cia de plan­te­les pa­ra ex­pli­car la se­ve­ra de­rro­ta. Pa­ra dis­cul­par el em­pa­te a ce­ro de Ovie­do, an­te­ayer, po­dría es­gri­mir­se la au­sen­cia de va­rios fut­bo­lis­tas que apun­tan a ti­tu­la­res cuan­do em­pie­ce la Li­ga, pe­ro más di­fí­cil re­sul­ta de­fen­der el po­bre es­pec­tácu­lo ofre­ci­do en el Tar­tie­re. Fren­te a un con­jun­to de ca­te­go­ría in­fe­rior, el Dé­por ape­nas lle­gó a dis­pa­rar en­tre los tres pa­los y ex­hi­bió un jue­go plano, sin mor­dien­te al­gu­na.

Pa­ra hoy no hay ex­cu­sa po­si­ble: el con­jun­to blan­quia­zul so­lo acu­sa la ba­ja de Car­les Gil, y el ad­ver­sa­rio con­clu­yó dé­ci­mo en la Pre­mier la pa­sa­da tem­po­ra­da. Tras la ci­ta con el West Brom, res­ta­rá úni­ca­men­te la de Te­ne­ri­fe, el pró­xi­mo sá­ba­do, an­tes de que arran­que lo se­rio. Ur­ge una me­jo­ra. Es­pe­cial­men­te, en el tra­mo de cés­ped que va de la me­du­lar al área ri­val. Ahí se atas­ca el De­por­ti­vo.

Dos lí­neas ce­rra­das

De mo­men­to, las me­jo­res sen­sa­cio­nes las han trans­mi­ti­do la za­ga y el cen­tro del cam­po; las dos úni­cas lí­neas ce­rra­das, sal­vo sa­li­da im­pre­vis­ta. En ellas los can­di­da­tos su­pe­ran por mu­cho a las pla­zas dis­po­ni­bles y el Te­re­sa He­rre­ra les da­rá opor­tu­ni­dad de ha­cer mé­ri­tos fren­te a su hin­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.