Mä­go de Oz mon­tó una fies­ta pa­ga­na en Ribeira

La ban­da ma­dri­le­ña lo­gró im­pli­car des­de el pri­mer mo­men­to al pú­bli­co, que aba­rro­tó la pla­za de Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - CAR­MEN F. / A.G.

La gen­te lle­ga­ba a cuen­ta go­tas a la pla­za de Es­pa­ña, y a me­dia­no­che ya es­ta­ba ca­si lle­na. Mien­tras los más re­za­ga­dos bus­ca­ban un hue­co en­tre la mul­ti­tud, los in­te­gran­tes de Mä­go de Oz en­tra­ban, de uno en uno, en el es­ce­na­rio: la mú­si­ca em­pe­za­ba a so­nar. En­tre nu­bes de con­fe­ti, Ze­ta, el vo­ca­lis­ta, en­to­na­ba la pri­me­ra can­ción, Pen­sa­to­rium. A par­tir de ese mo­men­to, los es­pec­ta­do­res no so­lo aba­rro­ta­ban la pla­za, sino que su­je­ta­ban sus mó­vi­les en al­to, in­mor­ta­li­zan­do la ac­tua­ción.

El pú­bli­co, siem­pre muy ac­ti­vo e im­pli­ca­do, iba ani­mán­do­se con ca­da can­ción. Ze­ta no pa­ra­ba de alen­tar a los pre­sen­tes, en­con­tran­do siem­pre la me­jor for­ma de in­tro­du­cir el si­guien­te te­ma. Sa­ta­nia iba de­di­ca­do «a los hea­vies», y no de­frau­dó a nin­gu- no. Pa­re­cía que la llu­via que­ría co­lar­se en la fies­ta, pe­ro el gru­po te­nía la re­ce­ta per­fec­ta pa­ra ha­cer­le fren­te: La dan­za del fue­go. Ya se en­car­ga­ba Ze­ta de re­cor­dar el plan de la no­che, que no era otro que sal­tar Has­ta que el cuer­po aguan­te.

La no­che tu­vo tam­bién su mo­men­to emo­ti­vo. El rit­mo len­to an­ti­ci­pa­ba Des­de mi cie­lo, una de las can­cio­nes más sen­ti­men­ta­les de la ban­da. Pe­ro po­co des­pués Ze­ta en­to­na­ba Vue­la al­to,y el pú­bli­co le si­guió en­can­ta­do.

El co­lo­fón

Can­cio­nes tan co­no­ci­das co­mo La posada de los muer­tos o Fi­nis­te­rra fue­ron las úl­ti­mas en so­nar. Pe­ro el au­di­to­rio te­nía ga­nas de más, así que Mä­go de Oz re­gre­sa­ba al es­ce­na­rio pa­ra des­pe­dir de la me­jor ma­ne­ra a su pú­bli­co, in­ter­pre­tan­do tres de sus can­cio­nes in­sig­nia: La cos­ta del si­len­cio, Mo­li­nos de vien­to y la más acla­ma­da de la no­che, Fies­ta pa­ga­na.

No fal­tó la fo­to con­jun­ta de gru­po y pú­bli­co, ni una des­pe­di­da acom­pa­ña­da de con­fe­ti y fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Los Mä­gos, fi­nal­men­te, mos­tra­ron su ma­gia.

MAR­COS CREO

El es­pec­tácu­lo del gru­po no de­ca­yó, en una ac­tua­ción que es­tu­vo car­ga­da de sor­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.