La pea­to­nal boi­ren­se

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - JUAN OR­DÓ­ÑEZ BUELA

Lpea­to­nal de Boi­ro de­be­ría lla­mar­se la ca­lle del en­cuen­tro, o de la amis­tad, o de la sim­pa­tía, o de la fies­ta. Cau­ce de tran­qui­las co­rrien­tes que pro­pi­cian el so­sie­go de los afa­nes y de las pa­la­bras. Me­ta so­na­da de cu­rran­tes y puer­to de re­fu­gio de ju­bi­la­dos. Imán que atrae por igual a na­ti­vos, tu­ris­tas y fo­rá­neos, co­mo la flor a las abe­jas o a las mos­cas la miel. No soy de los afor­tu­na­dos que la tie­nen co­mo co­ti­dia­na sa­la de es­tar, co­mo ha­bi­tual men­ti­de­ro, por­que aun­que ju­bi­la­do, la fa­mi­lia me tie­ne siem­pre ocu­pa­do co­mo ges­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo, re­ca­de­ro, in­ten­den­te, ni­ñe­ro... Quién me iba a de­cir que iba a tra­ji­nar más ju­bi­la­do que en ac­ti­vo. Soy de esos afor­tu­na­dos que ca­da ve­rano re­co­rre Boi­ro y su in­com­pa­ra­ble pa­seo ma­rí­ti­mo. En cuan­to pi­llo una bue­na oca­sión, me voy con mi mu­jer y fa­mi­lia a sa­bo­rear la ca­lle pea­to­nal y la ter­tu­lia boi­ren­se.

Y he­mos hoy aquí, aco­mo­da­dos en una te­rra­za, con­tem­plan­do el mo­nó­tono y vano, re­pe­ti­do e inusi­ta­do es­pec­tácu­lo de la co­rrien­te hu­ma­na que dis­cu­rre an­te nues­tros ojos. Allá van y vie­nen ca­ras co­no­ci­das y des­co­no­ci­das en la más va­ria­da ga­ma de ti­pos y de atuen­dos. Nues­tro co­men­ta­rio pa­sa del co­ti­lleo ma­lé­vo­lo a la gua­sa di­si­mu­la­da, al asom­bro an­te el buen es­ta­do de an­ti­guos co­no­ci­dos o a la tris­te­za de com­pro­bar en otros los es­tra­gos del tiem­po.

Ca­lle del En­cuen­tro. Es­ta ma­ña­na le va es­te nom­bre co­mo ani­llo al de­do. Una chi­ca que sa­le de Cai­xa Ga­li­cia, el jo­ven que acu­de des­de la ofi­ci­na a una ca­fe­te­ría cer­ca­na, las ve­ci­nas a las que no veía­mos des­de ha­ce un año y la ter­tu­lia de Ca­bo de Cruz, di­ri­gi­da por el pro­fe­sor Cer­vo. ¡Qué pe­que­ño es el mun­do o que gran­de es la ca­lle pea­to­nal! Con­tar vi­ven­cias es vol­ver a vi­vir. Los mo­men­tos más in­ten­sos de nues­tra vi­da son, des­de lue­go, aque­llos que pro­vo­can esa ne­ce­si­dad de con­tar. Y, ¡qué otra co­sa es la es­cri­tu­ra! Qué otra co­sa la li­te­ra­tu­ra co­mo ar­te, que exal­ta la vi­da y la vuel­ve más be­lla y me­jor, y pre­ci­sa­men­te por eso nos ayu­da a vi­vir. Yo creo que ni el ayer ni el ma­ña­na es­tán es­cri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.