De Ucra­nia a Agui­ño por vacaciones

La pa­re­ja quie­re crear una oe­ne­gé pa­ra aco­ger a ni­ños ucra­nia­nos en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - CAR­MEN FER­NÁN­DEZ / M. X. B.

Mu­chos paí­ses no es­tán pa­san­do por un buen mo­men­to, ya sea eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co o bé­li­co. Un ejem­plo de es­to es Ucra­nia. Ha­ce tres años se ini­cia­ba una gue­rra que se pro­lon­ga has­ta la ac­tua­li­dad. Co­mo efec­to co­la­te­ral, su eco­no­mía lle­va tiem­po sin cre­cer, lo que pro­vo­ca que mu­chas fa­mi­lias no pue­dan man­te­ner a sus hi­jos. En es­tos ca­sos, pue­den man­dar­los a in­ter­na­dos su­fra­ga­dos por el es­ta­do, don­de no les fal­ta de na­da. Es­ta es la si­tua­ción que vi­ven Anas­ta­sia y My­ko­la Bak, dos her­ma­nos que es­tán pa­san­do las vacaciones de ve­rano en la lo­ca­li­dad. Es la pri­me­ra vez que My­ko­la, de 6 años, sa­le de Schors, su ciu­dad. Sin em­bar­go, su her­ma­na ya ha­bía es­ta­do an­tes en Al­ge­ci­ras gra­cias a la ONG Ucra­nia y An­da­lu­cía.

Lle­ga­ron a prin­ci­pios de ju­nio al ae­ro­puer­to de La­va­co­lla, y allí ya es­ta­ban pa­ra re­ci­bir­los Enrique Igle­sias y Ju­lia Car­ba­llo, am­bos pro­fe­so­res. Es el pri­mer ve­rano que aco­gen en vacaciones a ni­ños ucra­nia­nos, pe­ro tie­nen idea de re­pe­tir y quie­ren am­pliar el nú­me­ro de fa­mi­lias pa­ra que pue­dan ve­nir más ni­ños. «Ha­cía ya tiem­po que que­ría­mos traer­los. Con la gue­rra de Ucra­nia creía­mos que era lo me­jor», apun­ta Igle­sias. «La gue­rra ucra­nia­na y sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos coin­ci­die­ron con la cri­sis en Es­pa­ña, por eso se re­du­jo el nú­me­ro de ni­ños que ve­nían», co­men­ta Ju­lia Car­ba­llo.

Ellos tie­nen una idea y un pro­yec­to que quie­ren sa­car ade­lan­te: «Es­ta­mos in­ten­tan­do crear una oe­ne­gé, her­ma­na­da con la an­da­lu­za, pa­ra que ven­gan más ni­ños a Ga­li­cia. My­ko­la y Anas­ta­sia son los pri­me­ros que es­tán aquí, pe­ro que­re­mos que sean más», cuen­ta Enrique Igle­sias. Pa­ra eso, ade­más de com­ple­tar el ne­ce­sa- rio pa­pe­leo, tie­nen que en­con­trar más fa­mi­lias que re­ci­ban a los ni­ños en sus ho­ga­res du­ran­te las vacaciones.

Sa­lud de los críos

Una de las ven­ta­jas, por no de­cir la ma­yor, es que su es­tan­cia aquí les ayu­da a me­jo­rar sus sa­lud. «Es­tar tres me­ses fue­ra de su ho­gar, de la in­fluen­cia de la ra­dia­ción de Cher­nó­bil les sien­ta fe­no­me­nal», afir­ma Car­ba­llo. No so­lo es­tar ale­ja­dos de la ra­dia­ción les ayu­da, sino tam­bién am­pliar su ali­men­ta­ción ya que «allá no co­men mu­cha fru­ta, no hay una gran va­rie­dad. Lo úni­co que tie­nen en re­la­ti­va abun­dan­cia es man­za­na. Aquí co­men cí­tri­cos, plá­ta­nos...».

El pa­sa­do mes de ju­lio lo pa­sa­ron en Agui­ño, dis­fru­tan­do del buen tiem­po y de la pla­ya. El pe­que­ño My­ko­la se que­dó im­pre­sio­na­do al ver por pri­me­ra vez el mar: «Des­pués de ver el mar es­tu­vo ha­blan­do con su ma­dre por te­lé­fono y es­ta­ba real­men­te asom­bra­do, so­bre to­do por el he­cho de que sea sa­la­do», aña­de Ju­lia Car­ba­llo.

Su úl­ti­mo día en Ribeira lo pa­sa­ron en Co­ro­so, dis­fru­tan­do de la pla­ya acom­pa­ña­dos de un he­la­do: to­ca­ba vol­ver a San­tia­go y que­rían apro­ve­char el buen tiem­po. «Anas­ta­sia no que­ría que nos fué­ra­mos de Agui­ño, le en­can­tó es­tar allí», afir­ma Car­ba­llo an­te la son­ri­sa tí­mi­da de la pe­que­ña. En el mes que pa­sa­ron aquí «lo que más hi­ci­mos fue ir a la pla­ya. Cuan­do ha­cía ma­lo nos acer­cá­ba­mos a la del Vi­lar, y allí pa­sá­ba­mos la tar­de mien­tras ellos sal­ta­ban las olas. Aun­que tu­vie­ran frío, tar­da­ban en vol­ver a la are­na. Les en­can­ta­ba», cuen­ta Enrique Igle­sias.

La ex­pe­rien­cia que es­tán vi­vien­do la de­fi­nen en una pa­la­bra: fan­tás­ti­ca. «Los ni­ños se adap­ta­ron muy bien, aun­que cuan­do lle­ga­ron es­ta­ban un po­co asus­ta­dos. Ve­nir jun­tos les ayu­dó a co­ger con­fian­za an­tes, pe­ro al prin­ci­pio nos cos­tó en­ten­der­nos con My­ko­la por­que no sa­bía cas­te­llano», ex­pli­can. Pe­ro aho­ra fal­ta lo más im­por­tan­te: que más fa­mi­lias se su­men a la aco­gi­da de los ni­ños pa­ra «que otros mu­chos pue­dan dis­fru­tar de es­to, de nues­tro cli­ma. Que res­pi­ren ai­re fres­co pa­ra vol­ver car­ga­dos de ener­gías», di­ce Igle­sias.

MAR­COS CREO

Ju­lia Car­ba­llo, jun­to a Anas­ta­sia y a Ni­ko­la en el are­nal ri­bei­ren­se de Co­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.