Po­li­cías bar­ban­za­nos se cue­lan en las re­des so­cia­les que aler­tan de los con­tro­les de trá­fi­co

Los agentes de la co­mar­ca se han co­la­do en las re­des so­cia­les que bus­can con­tro­lar­los y avi­sar de sus mo­vi­mien­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

Los gu­rús de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca te­nían cla­ro que In­ter­net aca­ba­ría por do­mi­nar­lo to­do. Po­cos po­dían ima­gi­nar­se, ha­ce un par de años, que un pro­gra­ma co­mo What­sApp se­ría ca­paz de po­ner en ja­que la la­bor de las fuer­zas del or­den que in­ten­tan lu­char con­tra los des­ma­nes en la ca­rre­te­ra. De­ce­nas de gru­pos de avi­sos, so­lo a ni­vel co­mar­cal, se han con­ver­ti­do en un pun­to de in­for­ma­ción pa­ra aque­llos con­duc­to­res que, por ejem­plo, con un par de co­pas de más, in­ten­tan es­ca­bu­llir­se de un con­trol.

Sin em­bar­go, las fuer­zas del or­den se han rein­ven­ta­do por enési­ma vez pa­ra vol­ver a to­mar las rien­das en es­te asun­to. Es co­no­ci­do que la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co ha mo­di­fi­ca­do sus dis­po­si­ti­vos en ca­rre­te­ra pa­ra que los avi­sos por What­sApp no sur­tan el efec­to bus­ca­do, por lo que aho­ra pa­ran co­ches de for­ma alea­to­ria o re­du­cen el tiem­po que es­tán en ca­da lu­gar. Sin em­bar­go, la ma­yor no­ve­dad par­te de las pro­pias po­li­cías lo­ca­les, cu­yos agentes han co­men­za­do a in­fil­trar­se en es­tos gru­pos pa­ra con­tro­lar a los que in­ten­tan fis­ca­li­zar­los.

A pe­sar de que no se tra­ta de una me­di­da que to­das las je­fa­tu­ras han apli­ca­do, es­te mé­to­do se ha ex­pan­di­do rá­pi­da­men­te, ya que ade­más de sa­ber cuán­do se ad­vier­te de la ac­ti­vi­dad que rea­li­zan, a ve­ces in­clu­so lle­gan a re­ci­bir avi­sos de ac­ci­den­tes, en­tre otras no­ti­fi­ca­cio­nes, con ma­yor ce­le­ri­dad que por los ca­na­les ofi­cia­les.

Un éxi­to

La ve­lo­ci­dad con la que flu­ye la in­for­ma­ción por las re­des tam­bién ha per­mi­ti­do que los pro­fe­sio­na­les to­men de­ci­sio­nes con ma­yor di­na­mis­mo. El úl­ti­mo ca­so se pro­du­jo en un mu­ni­ci­pio de Arousa nor­te, cuan­do una pa­tru­lla aca­ba­ba de co­lo­car­se en una ro­ton­da con sa­li­da a la au­to­vía pa­ra un con­trol de al­coho­le­mia.

Des­pués de pa­rar a un par de con­duc­to­res, uno de los fun­cio­na­rios re­ci­bió un avi­so en su te­lé­fono. La ubi­ca­ción de la pa­tru­lla ya es­ta­ba en What­sApp, con una fo­to in­clui­da. «Nos la qui­ta­ron des­de un bar. Le di­je al com­pa­ñe­ro que nos te­nía­mos que ir, que ya nos ha­bían ca­za­do».

La si­tua­ción se re­pi­te en los di­ver­sos mu­ni­ci­pios bar­ban­za­nos. Sin em­bar­go, los agentes re­co­no­cen que no es sen­ci­llo su­per­vi­sar to­da la in­for­ma­ción que se vier­te en los gru­pos, ya que mu­cha es fa­laz o es­tá des­fa­sa­da. Por ello, en Trá­fi­co re­nun­cian a es­te sis­te­ma, ya que su ran­go de ac­tua­ción es ma­yor y los gru­pos de What­sApp sue­len ser co­mar­ca­les. Pa­ra ha­cer­lo con éxi­to, ne­ce­si­ta­rían es­tar en una vein­te­na, lo que ha­ría que los agentes pa­sa­sen más tiem­po mi­ran­do el te­lé­fono que su­per­vi­san­do los via­les.

Otras ba­jo su­per­vi­sión

Ade­más de What­sApp y Te­le­gram, los agentes tam­bién con­tro­lan Fa­ce­book, la rei­na de las re­des so­cia­les. En los úl­ti­mos me­ses, in­clu­so se ha de­nun­cia­do a ve­ci­nos de la co­mar­ca por in­sul­tos di­ri­gi­dos a agentes de la Po­li­cía Lo­cal. «En can­to ve­mos in­xu­rias ou al­go se­me­llan­te, fa­cé­mo­lo in­me­dia­ta­men­te», apun­tó una pro­fe­sio­nal, que cree que es fun­da­men­tal po­ner co­to a los des­ma­nes 2.0.

MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.