El al­za de la ces­ta de la com­pra fren­te a sa­la­rios y pen­sio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - Car­los Sán­che­zTem­ble­que Es­cue­la de Fi­nan­zas

Du­ran­te la cri­sis, y a di­fe­ren­cia de años pre­ce­den­tes, la in­fla­ción en Es­pa­ña se vio tem­po­ral­men­te fre­na­da. Efec­ti­va­men­te, des­de la adop­ción del eu­ro, era ele­va­da pa­ra los cá­no­nes de la mo­ne­da úni­ca, del or­den del 3 %. Es­to afec­ta­ba gra­ve­men­te a la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tro país, por­que ha­cía que los pro­duc­tos y ser­vi­cios que aquí se pro­du­cían se en­ca­re­cie­ran más que los de nues­tros com­pe­ti­do­res.

La in­fla­ción ca­si nu­la du­ran­te la cri­sis ayu­dó a ali­viar la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de nues­tros sa­la­rios y pen­sio­nes. La ver­dad es que, al so­cai­re del al­tí­si­mo ni­vel de pa­ro al­can­za­do en la cri­sis y a la re­for­ma la­bo­ral rea­li­za­da pa­ra sa­lir de es­te po­zo, los sa­la­rios reales (in­clu­so con es­tas ba­jí­si­mas ta­sas de in­fla­ción) se han re­du­ci­do. En cuan­to a las pen­sio­nes, el sis­te­ma ac­tual de cálcu­lo mo­di­fi­ca­do en 2013, ha pa­sa­do de una re­va­lo­ri­za­ción en fun­ción de la in­fla­ción a otra su­je­ta a la si­tua­ción fi­nan­cie­ra del sis­te­ma de la se­gu­ri­dad so­cial lo que la li­mi­ta al 0,25 % de in­cre­men­to.

Pe­ro el fre­na­zo de pre­cios en los años de la cri­sis, que ha ayu­da­do a no de­te­rio­rar en de­ma­sía el po­der ad­qui­si­ti­vo de sa­la­rios y pen­sio­nes, ha to­ca­do a su fin co­mo la mis­ma cri­sis. La ces­ta de la com­pra y los pre­cios en el fu­tu­ro, aun­que no lle­guen a las exa­ge­ra­cio­nes de la dé­ca­da pa­sa­da, se apro­xi­ma­rán más al 2 % que al 0 %, y eso con­tan­do con que los pre­cios de la ener­gía se man­ten­gan con­tro­la­dos.

La pre­gun­ta del mi­llón es, a la vis­ta del com­por­ta­mien­to en es­tos años de los sa­la­rios y pen­sio­nes, qué va a pa­sar a par­tir de aho­ra con nues­tro po­der ad­qui­si­ti­vo en es­te en­torno de in­fla­ción.

Una de cal y otra de are­na; lo po­si­ti­vo es que los sa­la­rios se ajus­ta­rán al al­za. Lo ne­ga­ti­vo es que las pen­sio­nes van a per­der po­der ad­qui­si­ti­vo. ¿Y en qué me ba­so pa­ra rea­li­zar es­tas afir­ma­cio­nes? En cuan­to a los sa­la­rios, en Es­pa­ña la ocu­pa­ción es­tá au­men­tan­do des­de 2013 en más de 400.000 pues­tos ca­da año, ci­fra real­men­te no­ta­ble. En nues­tro país se crea uno de ca­da cua­tro nue­vos pues­tos de tra­ba­jo de los ge­ne­ra­dos en la eu­ro­zo­na. A me­di­da que la ta­sa de pa­ro se re­duz­ca a ni­ve­les pre­cri­sis (8 %), y si por una vez con­se­gui­mos con­so­li­dar esas cifras y ca­mi­nar ha­cia el pleno em­pleo, que na­die du­de que los sa­la­rios ten­de­rán al al­za de ma­ne­ra to­tal­men­te na­tu­ral. Es­to por al­gu­na mal­di­ción di­vi­na no lo he­mos con­se­gui­do des­de que hay de­mo­cra­cia. La ta­sa de pa­ro me­dia siem­pre se ha mo­vi­do en ni­ve­les del 15 %. La cla­ve es no caer en de­cre­tos o acuer­dos sec­to­ria­les de subidas de sa­la­rios que so­lo val­drían pa­ra per­pe­tuar ni­ve­les de pa­ro es­tra­tos­fé­ri­cos. Los sa­la­rios su­bi­rán, tal co­mo pa­sa en to­dos los paí­ses que se acer­can al pleno em­pleo.

¿Y las pen­sio­nes? Esa es otra his­to­ria. Creo que van a per­der po­der ad­qui­si­ti­vo, a cor­to y me­dio pla­zo. Por eso es muy re­co­men­da­ble, pa­ra los pa­ra­dos in­cor­po­rar­se cuan­to an­tes al mun­do la­bo­ral (aun te­nien­do en con­tra la ac­tual pre­ca­rie­dad sa­la­rial) y pa­ra to­dos, un plan B de aho­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.