¿Có­mo es el pro­to­co­lo de ac­tua­ción tras re­ci­bir una aler­ta de in­cen­dio?

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

Exis­te un pro­to­co­lo, co­no­ci­do co­mo Pla­di­ga (Plan de De­fen­sa de In­cen­dios Fo­res­ta­les de Ga­li­cia) que mar­ca las ac­tua­cio­nes en los in­cen­dios fo­res­ta­les. Ahí se es­ta­ble­ce, ya se re­ci­ba el avi­so por la lla­ma­da de un par­ti­cu­lar o de un vi­gi­lan­te, que en un pri­mer mo­men­to tie­ne que sa­lir una bri­ga­da y una au­to­bom­ba y avi­sar a un agen­te fo­res­tal. Mien­tras los me­dios an­ti­in­cen­dios se des­pla­zan has­ta la zo­na es­tu­dian tam- bién el ti­po de hu­mo, la lo­ca­li­za­ción, la oro­gra­fía, el ti­po de ve­ge­ta­ción que es­tá ar­dien­do y las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas pa­ra sa­ber si es ne­ce­sa­rio pe­dir más me­dios de re­fuer­zo. Se po­ne es­pe­cial aten­ción a la pro­xi­mi­dad que pue­da te­ner con al­gún nú­cleo ur­bano o a vi­vien­das. «Ne­se ca­so dá­se­lle prio­ri­da­de ás vi­ven­das —pun­tua­li­za Jo­sé Santos, agen­te fo­res­tal en la pro­vin­cia de Ou­ren­se— pe­ro o que fi­xo que a si­tua­ción se vol­ve­ra in­con­tro­la­ble foi a nu­la pre­ven­ción le­va­da a ca­bo con an­te­rio­ri­da­de ó lu­me e o aban­dono no que es­ta­ba o eco­sis­te­ma da zo­na».

¿De­bo se­guir la mar­cha si apa­re­cen lla­mas en los már­ge­nes de la vía?

Las imá­ge­nes gra­ba­das por el gru­po Amparanoia en las que se apre­cia­ba có­mo de re­pen­te las lla­mas in­va­dían la ca­rre­te­ra han re­cor­da­do a más de uno la re­cien­te ca­tás­tro­fe vi­vi­da en Por­tu­gal. Lo prin­ci­pal, se­gún ex­pli­ca el agen­te fo­res­tal, es man­te­ner la cal­ma y en ca­so de no ver la cau­sa del hu­mo, dar la vuel­ta si es po­si­ble pa­ra bus­car una vía de es­ca­pe.

Es pri­mor­dial obe­de­cer las ór­de­nes de las au­to­ri­da­des

Es fun­da­men­tal, en pri­mer lu­gar, obe­de­cer a las au­to­ri­da­des des­pla­za­das has­ta la zo­na y se­guir sus ins­truc­cio­nes al pie de la le­tra. Si no apa­re­ce na­die, en­cen­der la ra­dio pa­ra in­for­mar­se del es­ta­do de las ca­rre­te­ras pue­de ser­vir de ayu­da y, en ca­so de es­tar ro­dea­do de fue­go, con­vie­ne in­ten­tar bus­car una zo­na que ya ha­ya ar­di­do pa­ra res­guar­dar­se en ella. «In­ten­tar ato­par zo­nas con pou­ca ve­xe­ta­ción e sen­tar­se no chan por­que o fu­me ten ten­den­cia as­cen­den­te», pun­tua­li­za Santos. En el ca­so de es­tar den­tro de una vi­vien­da es im­por­tan­te re­gar, si se pue­de, el pe­rí­me­tro de la mis­ma y co­lo­car toa­llas hú­me­das en las ven­ta­nas y las puer­tas. Ade­más la Ley es­ta­ble­ce que no de­be ha­ber plan­ta­das es­pe­cies al­ta­men­te com­bus­ti­bles cer­ca de las ca­sas y que los con­tor­nos de­ben es­tar lim­pios de res­tos fo­res­ta­les o de cual­quier ín­do­le. «Ó con­tra­rio do que se pen­sa, os pi­ñei­ros e os car­ba­llos non son un pro­ble­ma no ca­so de in­cen­dios por­que man­te­ñen a hu­mi­da­de no chan», se­ña­la el agen­te fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.