Bes­tei­ro se apun­ta de nue­vo a la ba­ta­lla de pri­ma­rias del PS­deG

El ex se­cre­ta­rio xe­ral im­pul­só a Vi­llos­la­da des­de la tras­tien­da tras re­ti­rar­le su con­fian­za a Lei­cea­ga

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Ha­ce año y me­dio que Jo­sé Ra­món Gómez Bes­tei­ro tu­vo que ti­rar la toa­lla co­mo se­cre­ta­rio xe­ral del PS­deG pa­ra evi­tar­le un da­ño in­ne­ce­sa­rio al par­ti­do con su ro­sa­rio de impu­tacio­nes ju­di­cia­les en los ca­sos Ga­ra­ñón y Pul­po. Se fue aba­ti­do. De­jó su des­pa­cho en la rúa de O Pino, pe­ro su­po guar­dar las lla­ves de la sa­la de má­qui­nas, pues con­ti­nuó mo­vien­do los hi­los de la or­ga­ni­za­ción des­de la tras­tien­da con el sos­tén de sus más fie­les co­la­bo­ra­do­res: Pi­lar Can­ce­la, Gon­zá­lez For­mo­so y Lu­cho La­go, que a la vez eran los nú­me­ros dos, tres y cua­tro de su eje­cu­ti­va, a los que Bes­tei­ro au­pó a las pre­si­den­cias de la ges­to­ra del PS­deG, de la Dipu­tación de A Co­ru­ña y al apa­ra­to po­lí­ti­co en Lu­go.

En es­ta efi­cien­te alian­za re­si­de el po­der de la per­so­na que se au­to­pro­cla­mó con acier­to «o fi­llo das pri­ma­rias», pues Bes­tei­ro fue el pri­mer lí­der or­gá­ni­co del PSOE ele­gi­do por los mi­li­tan­tes. Ocu­rrió en el 2013, un año an­tes de que se em­pe­za­ra a ha­blar de Pe­dro Sán­chez. Y el lu­cen­se le to­mó tan bien la me­di­da al nue­vo pro­ce­di­mien­to que in­clu­so ga­nó pri­ma­rias sin com­pe­tir en pri­me­ra per­so­na. Su­ya fue la ope­ra­ción pa­ra con­ver­tir en can­di­da­to a la Xun­ta a Lei­cea­ga, un eco­no­mis­ta sol­ven­te y de ca­rác­ter hui­di­zo, con quien Bes­tei­ro lo­gró do­blar­le el pul­so a la en­ten­te for­ma­da por Abel Ca­ba­lle­ro, Jo­sé Blan­co, Pa­chi Váz­quez y tan­tos otros en torno a Mén­dez Ro­meu.

No obs­tan­te, la frac­tu­ra en el la­do ga­na­dor no tar­dó en pro­du­cir­se. El en­fria­mien­to de la re­la­ción en­tre Bes­tei­ro y Lei­cea­ga fue di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a las re­ti­cen­cias del se­gun­do a vi­vir tu­te­la­do des­de las som­bras. El ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación de Lu­go in­ten­tó des­em­ba­ra­zar­se del can­di­da­to al que ha­bía pa­tro­ci­na­do so­lo unos me­ses an­tes pro­mo­vien­do al lu­cen­se Luis Ál­va­rez a la por­ta­vo­cía del Par­la­men­to. Pe­ro la ne­ga­ti­va de es­te a pres­tar­se a la ope­ra­ción aca­bó des­ac­ti­ván­do­la y sa­có a re­lu­cir las in­ten­cio­nes de unos y otros.

La op­ción fa­lli­da de For­mo­so

Así que es­ta­ba can­ta­do que en las nue­vas pri­ma­rias, pre­vis­tas pa­ra el 8 de oc­tu­bre, Bes­tei­ro no iba a re­mar del la­do de Lei­cea­ga. Has­ta úl­ti­ma ho­ra es­tu­vo es­pe­ran­do el lu­cen­se a que su buen ami­go Gon­zá­lez For­mo­so die­ra un pa­so al fren­te, que Abel Ca­ba­lle­ro, Blan­co y sus alia­dos tra­di­cio­na­les ve­rían con bue­nos ojos. En cam­bio, el al­cal­de de As Pon­tes di­jo «no» y obli­gó a bus­car de emer- gen­cia un nue­vo per­fil ca­paz de ori­llar a Lei­cea­ga y con­te­ner el as­cen­so de Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro.

De in­me­dia­to las mi­ra­das de Bes­tei­ro y sus ha­ce­do­res se gi­ra­ron ha­cia Juan Díaz Vi­llos­la­da, un dipu­tado no­vel, sin pa­sa­do or­gá­ni­co y pro­ba­ble­men­te más dúc­til, al que los bes­tei­ris­tas, si no les fa­llan las cuen­tas, es­tán en con­di­cio­nes de ha­cer ga­na­dor pa­ra con­ser­var la in­fluen­cia po­lí­ti­ca des­de la tras­tien­da del par­ti­do.

Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro ya ha­bía sal­ta­do a la are­na, ha­cien­do su­yo el dis­cur­so san­chis­ta de can­di­da­to de las ba­ses, y Lei­cea­ga ya em­pe­za­ba a con­for­mar su can­di­da­tu­ra cuan­do se lan­za el nom­bre de Vi­llos­la­da y, en pa­ra­le­lo, los ar­tí­fi­ces de la ope­ra­ción se em­bar­can en una ron­da de vi­si­tas ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra re­ca­bar apo­yos.

Pi­lar Can­ce­la, co­mo miem­bro de la eje­cu­ti­va fe­de­ral del PSOE, em­pie­za a to­car a al­gu­nas puer­tas, co­mo la al­cal­día de Pon­te Cal­de­las, For­mo­so mue­ve fi­chas en A Co­ru­ña y Bes­tei­ro se plan­ta en Vi­go pa­ra ex­plo­rar el apo­yo de Abel Ca­ba­lle­ro, que po­dría ser de­ci­si­vo. No lo con­si­gue, se­gún fuen­tes co­no­ce­do­ras de di­chos con­tac­tos, pues tras los úl­ti­mos re­ve­ses or­gá­ni­cos, el al­cal­de de Vi­go ha op­ta­do es­ta vez por man­te­ner­se neu­tral.

La par­ti­da de las pri­ma­rias del PS­deG es­tá abier­ta. Se­rá un jue­go a tres, pe­ro to­do in­di­ca que el pro­ce­so se aca­ba­rá de­can­tan­do —co­mo ocu­rrió con las pri­ma­rias ga­lle­gas del 2016— en un pac­to de dos con­tra uno, que en gran me­di­da ven­drá de­ter­mi­na­dos por la re­co­gi­da de ava­les del 20 de sep­tiem­bre.

EMI­LIO MOLDES

Dos de los tres as­pi­ran­tes a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE ga­lle­go com­par­tie­ron jor­na­da fes­ti­va en la carballeira de Cun­tis. El por­ta­voz par­la­men­ta­rio, Xoa­quín Fer­nán­dez Lei­cea­ga, no asis­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.