La is­la que no pue­de cre­cer

Las nor­ma­ti­vas de la Xun­ta y del Es­ta­do con­vier­ten a la Illa de Arousa en una ra­to­ne­ra ur­ba­nís­ti­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - JORGE CA­SA­NO­VA

«O POL se­me­lla que foi re­dac­ta­do pa­ra fas­ti­diar­nos a nos». El POL es el Plan de Or­de­na­ción do Li­to­ral y el que ru­bri­ca es­ta ai­ra­da de­cla­ra­ción es el al­cal­de de A Illa de Arousa, Car­los Igle­sias. Con una su­per­fi­cie de sie­te ki­ló­me­tros cua­dra­dos y un cen­so de unos cin­co mil ve­ci­nos, A Illa es uno de los te­rri­to­rios más sin­gu­la­res de Ga­li­cia pe­ro, has­ta la fe­cha, esa sin­gu­la­ri­dad ape­nas ha si­do re­co­no­ci­da; de he­cho, su se­gre­ga­ción co­mo con­ce­llo aún no tie­ne vein­te años. El tér­mino «sin­gu­la­ri­dad» es un es­tan­dar­te en la is­la, un lu­gar don­de se dan ci­ta to­das las res­tric­cio­nes que a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das han ido es­ta­ble­cien­do las di­ver­sas nor­mas de pro­tec­ción del li­to­ral, pa­ra de­ses­pe­ro de aque­llos que que­rían le­van­tar una vi­vien­da.

«Que­da una re­ser­va de sue­lo pa­ra un pla­zo me­dio; dos años qui­zás. Lue­go ya no ha­brá don­de cons­truir», co­men­ta el res­pon­sa­ble de una in­mo­bi­lia­ria de la is­la. Allí, la cri­sis in­mo­bi­lia­ria ha­ce tiem­po que ter­mi­nó. Si no se cons­tru­ye es por­que las zo­nas don­de aún se pue­de, son las de me­nor atrac­ti­vo. Pe­ro pron­to es­ta­rán tam­bién ocu­pa­das y la des­lum­bran­te is­la que go­bier­na to­da la ría ha­brá ago­ta­do ya sus zo­nas ur­ba­ni­za­bles: «Lo que no se en­tien­de des­de fue­ra es que lo que pe­di­mos es pa­ra la gen­te de aquí; no que­re­mos es­pe­cu­lar ni ha­cer ho­te­les al la­do de la pla­ya, so­lo que la gen­te de aquí pue­da cons­truir­se una ca­sa pa­ra vi­vir», ar­gu­men­ta Eli­sar­do Paz, miem­bro de la coor­di­na­do­ra de afec­ta­dos Bei­ra do Mar.

El ur­ba­nis­mo de A Illa es­tá con­di­cio­na­do por el Plan Xe­ral de Or­de­na­ción, pe­ro tam­bién por la Ley de Cos­tas, por las ser­vi­dum­bres que ges­tio­na la Xun­ta y, por úl­ti­mo y qui­zás más im­por­tan­te, por el Plan de Or­de­na­ción do Li­to­ral, que anu­ló tres cuar­tas par­tes de las áreas de re­par­to es­ta­ble­ci­das en las nor­mas mu­ni­ci­pa­les. El re­sul­ta­do de to­do es­te or­de­na­mien­to le­gal es una abi­ga­rra­da con­cen­tra­ción de vi­vien­das en el no­roes­te de la is­la y la pro­tec­ción ca­si ab­so­lu­ta del res­to, ade­más de un ra­mi­lle­te de vi­vien­das ame­na­za­das por la pi­que­ta. Y el es­tan­ca­mien­to del con­ce­llo. O eso opi­na el al­cal­de, que atri­bu­ye al en­cor­sa­mien­to ur­ba­nís­ti­co que el cen­so ape­nas se ha­ya mo­vi­do en lo que va de si­glo: «Eu xa co­ñe­zo pa­re­llas que mar­cha­ron por non ter on­de vi­vir aquí». Y se­gu­ro que es ver­dad.

«Yo ten­go a mi hi­ja en Bar­ce­lo­na, aun­que ten­go una so­bri­na que se po­día ha­ber he­cho al­go aquí, pe­ro no de­jan. Mi­re don­de ten­go que de­jar el co­che». El co­che que se­ña­la es­ta ve­ci­na de 64 años es­tá a la fres­ca de­ba­jo de un pino y al la­do de una ca­sa que mi­ra a la pla­ya de Es­pi­ñei­ro a unos 50 me­tros del agua. «Es­ta ca­sa es­ta­ba an­tes de la Ley de Cos­tas —ex­pli­ca la se­ño­ra—. En su día tu­vi­mos que pa­gar una mul­ta, pe­ro ya es­tá le­ga­li­za­da. El pro­ble­ma es que no po­de­mos ha­cer na­da».

Una cru­za­da sin éxi­to

El Con­ce­llo ha he­cho del pro­ble­ma ur­ba­nís­ti­co su cru­za­da. Pe­ro la vía ju­di­cial ha si­do in­va­ria­ble. Ca­da re­cur­so del Con­ce­llo ha si­do des­es­ti­ma­do has­ta el pun­to de que ya no le que­dan ins­tan­cias a las que re­cu­rrir: «Qué­da­nos uni­ca­men­te a vía po­lí­ti­ca», ad­mi­te el al­cal­de. Y tam­po­co pa­re­ce que sea una vía muy es­pe­ran­za­do­ra.

La po­si­ción de mu­chos ve­ci­nos, que com­par­te el al­cal­de, es que na­die se ha ocu­pa­do de re­vi­sar en pro­fun­di­dad su ca­so. Igle­sias re­cuer­da co­mo me­tie­ron en trein­ta ca­jas de do­cu­men­ta­ción tres años años de tra­ba­jo pa­ra de­fen­der que al­gu­nas ca­sas afec­ta­das por la Ley de Cos­tas ya es­ta­ban allí an­tes de 1988: «Con­tes­tá­ron­nos cun­ha soa ca­ri­lla». Re­pi­ten que allí no se re­cla­ma pa­ra es­pe­cu­lar, sino pa­ra que los ve­ci­nos, pro­pie­ta­rios de sus par­ce­las, pue­dan cons­truir sus vi­vien­das. Y fren­te a las du­das que pue­da sus­ci­tar el ar­gu­men­to ex­po­nen que la is­la ya es­tá su­fi­cien­te­men­te pro­te­gi­da: un par­que na­tu­ral en el ter­cio sur y par­te del ter­cio nor­te res­trin­gi­do tam­bién. El plan xe­ral im­pi­de ade­más cons­truir por en­ci­ma de dos al­tu­ras.

El ob­je­ti­vo es la de­cla­ra­ción de sin­gu­la­ri­dad pa­ra el con­ce­llo, el úni­co en Ga­li­cia ubi­ca­do en una is­la: un tra­ta­mien­to es­pe­cial pa­ra un te­rri­to­rio es­pe­cial: «Non se po­de apli­car a to­dos a mes­ma fór­mu­la», di­ce el al­cal­de, que re­cla­ma que la lí­nea de pro­tec­ción se re­ti­re a los 20 me­tros en to­do el pe­rí­me­tro y no a los 100 co­mo es­tá fi­ja­do con ca­rác­ter ge­ne­ral.

Pa­ra com­prar hoy en A Illa hay que ras­car­se el bol­si­llo. Di­fí­cil­men­te se en­con­tra­rá ya na­da por me­nos de cien mil eu­ros. Y el pre­cio tien­de a su­bir. En la úl­ti­ma gran pro­mo­ción, de 114 vi­vien­das, no que­da ni una li­bre.

El di­le­ma so­bre la in­ten­si­dad de la pro­tec­ción lo re­su­me la se­ño­ra de Es­pi­ñei­ro, con su ca­sa fren­te al mar, mien­tras que las que se en­cuen­tran al otro la­do de la ca­rre­te­ra, más le­jos de la cos­ta, es­tán fue­ra de la ley: «Yo no es­toy de acuer­do con que se ha­ga una ca­sa en­ci­ma de la pla­ya, pe­ro si de­ja­ran cons­truir un po­co más, aquí en vez de ha­ber dos ca­sas, ha­bía un pue­blo. Y es­tá­ba­mos me­jor».

MAR­TI­NA MISER

La ma­yor par­te de los cin­co mil ve­ci­nos de A Illa se agru­pan en el nú­cleo ubi­ca­do al no­roes­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.