En ca­sa del plu­ri­na­cio­na­lis­ta, ja­ra­be de pa­lo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Los na­cio­na­lis­mos vas­co y ca­ta­lán y, mu­cho me­nos, por su de­bi­li­dad his­tó­ri­ca, el ga­lle­go, han mar­ca­do, des­de la Tran­si­ción, la agen­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y, ya en los úl­ti­mos años (los del plan Iba­rret­xe y la ac­tual su­ble­va­ción se­ce­sio­nis­ta), pues­to pa­tas arri­ba los gran­des con­sen­sos del país y tri­tu­ra­do la con­vi­ven­cia en sus co­mu­ni­da­des. Pe­ro en­tre ta­les éxi­tos de­be ano­tar­se otro re­cien­te, de enor­me tras­cen­den­cia: ha­ber acom­ple­ja­do a los par­ti­dos de la iz­quier­da, con­ta­gia­dos por el cre­do na­cio­na­lis­ta, cier­ta­men­te con más opor­tu­nis­mo que for­tu­na elec­to­ral.

De es­te mo­do, la des­cen­tra­li­za­ción, por vir­tud de la cual Es­pa­ña es des­de ha­ce años un Es­ta­do de na­tu­ra­le­za fe­de­ral (lo que so­lo nie­gan quie­nes no sa­ben ni una pa­la­bra del asun­to), le­jos de ha­ber te­ni­do el efec­to pre­vi­si­ble en par­ti­dos na­cio­na­les —re­for­zar su preo­cu­pa­ción por man­te­ner un Es­ta­do só­li­do ca­paz de ga­ran­ti­zar la cohe­sión so­cial y la igual­dad de to­dos los es­pa­ño­les, al mar­gen del te­rri­to­rio en el que vi­van—, ha pro­vo­ca­do lo con­tra­rio: la de­fen­sa por una iz­quier­da des­nor­ta­da de mu­chas reivin­di­ca­cio­nes na­cio­na­lis­tas, asu­mi­das pa­ra ha­cer­se per­do­nar no ser na­cio­na­lis­tas. En el PSOE, IU y Po­de­mos creen que así com­pe­ti­rán me­jor con los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas sin caer —¡an­ge­li­tos!— en la cuen­ta de que esa es la me­jor for­ma de re­for­zar a la iz­quier­da te­rri­to­rial ga­lle­ga, vas­ca y ca­ta­la­na.

Ahí de­be si­tuar­se el en­gen­dro so­cia­lis­ta de la plu­ri­na­cio­na­li­dad —que na­die sa­be en el PSOE en qué con­sis­te— y el lo­co im­pul­so a la au­to­de­ter­mi­na­ción a dis­cre­ción por par­te de Po­de­mos. De la es­ca­sa sin­ce­ri­dad de ta­les ocu­rren­cias da bue­na idea el he­cho de que la de­fen­sa de una Es­pa­ña más des­cen­tra­li­za­da —co­sa im­po­si­ble sin que el Es­ta­do se es­fu­me pa­ra con­ver­tir­se en un fantasma— par­ta de fuer­zas muy cen­tra­li­za­das, cu­yos lí­de­res as­pi­ran a que na­die en ellas les re­chis­te.

Sán­chez ha­bla de una Es­pa­ña plu­ri­na­cio­nal pe­ro ha ba­rri­do de un plu­ma­zo a los ba­ro­nes, as­pi­ra a con­tro­lar to­do el PSOE y a que en los te­rri­to­rios se si­ga a ra­ja­ta­bla la po­lí­ti­ca de una eje­cu­ti­va que no es otra que la su­ya. Nun­ca hu­bo un PSOE tan des­cen­tra­li­za­dor y ¡tan cen­tra­li­za­do! Lo de Po­de­mos es igual­men­te pa­ra no­ta: Igle­sias de­fien­de que to­das las re­gio­nes de Es­pa­ña pue­dan au­to­de­ter­mi­nar­se, pe­ro, ob­se­sio­na­do por do­mi­nar­lo to­do, nie­ga ese po­der a las or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les de Po­de­mos, en las que ha me­ti­do mano una y otra vez. La úl­ti­ma, en Ca­ta­lu­ña, don­de aho­ra quie­re ce­pi­llar­se al lí­der de Po­de­mos, que no com­par­te las po­si­cio­nes cen­tra­les so­bre el re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta.

Cu­rio­sa ley del em­bu­do es­ta, des­de lue­go: po­lí­ti­cos que pro­cla­man que un país tie­ne que go­ber­nar­se so­bre to­do des­de los te­rri­to­rios pe­ro nie­gan a sus or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les cual­quier au­to­no­mía. Es lo que po­dría­mos lla­mar el plu­ri­na­cio­na­lis­mo-le­ni­nis­mo. ¡Un au­tén­ti­co pro­di­gio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.