Schulz pa­sa a la ofen­si­va pa­ra re­ba­jar su des­ven­ta­ja con Mer­kel

Los úl­ti­mos son­deos le dan 15 pun­tos me­nos que a la CDU

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PATRICIA BAE­LO

Mien­tras An­ge­la Mer­kel prac­ti­ca sen­de­ris­mo en Ti­rol del Sur, su ri­val Mar­tin Schulz no de­ja de pro­ta­go­ni­zar ti­tu­la­res. A di­fe­ren­cia de la can­ci­ller, el lí­der del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta Ale­mán (SPD) ha de­ci­di­do no mar­char­se es­te año de vacaciones, cons­cien­te de que le que­da mu­cho por ha­cer de ca­ra a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 24 de sep­tiem­bre. Por eso, a sie­te se­ma­nas de la ci­ta con las ur­nas, dio es­ta se­ma­na el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a la cam­pa­ña con la que bus­ca des­tro­nar a la da­ma de hie­rro.

Un de­cá­lo­go de me­di­das cen­tra­do en la fa­mi­lia, la edu­ca­ción, el em­pleo, las pen­sio­nes y la in­no­va­ción, pa­ra el cual ha des­ti­na­do 24 mi­llo­nes de eu­ros que se di­vi­den en­tre el des­plie­gue de car­te­les, la ofen­si­va me­diá­ti­ca, y la gi­ra del ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo. Schulz re­co­rre­rá 60 lo­ca­li­da­des y 20.000 ki­ló­me­tros des­de el 8 de agos­to y has­ta el 23 de sep­tiem­bre. Por­que, en pa­la­bras del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SPD y co­di­rec­tor de cam­pa­ña Hu­ber­tus Heil, «las elec­cio­nes se de­ci­den en la eta­pa fi­nal».

Sin em­bar­go, to­do apun­ta a que la tría­da «per­so­na­je, pro­gra­ma y es­ce­ni­fi­ca­ción» a par­tes igua­les, que Heil ya im­ple­men­tó sin éxi­to en las ge­ne­ra­les del 2013 y el 2009, tam­po­co va a fun­cio­nar es­ta vez. Atrás ha que­da­do la ima­gen de Schulz co­mo el an­tí­do­to per­fec­to pa­ra sa­car al SPD de la cri­sis. Hoy, el mis­mo hom­bre que en enero con­si­guió que la for­ma­ción ade­lan­ta­ra a la CDU/ CSU de Mer­kel en ape­nas se­ma­nas, se ha con­ver­ti­do en un tec­nó­cra­ta abo­ca­do a fi­jar con­di­cio­nes pa­ra po­der as­pi­rar a ser so­cio de la can­ci­ller.

Los úl­ti­mos son­deos con­ce­den a los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes en­tre el 22 % y el 25 %, lo que im­pli­ca has­ta 15 pun­tos me­nos que a la CDU. El fa­mo­so efec­to Schulz se ha es­fu­ma­do, co­mo que­dó de ma­ni­fies­to en las tres de­rro­tas re­gio­na­les que ha su­fri­do el par­ti­do des­de prin­ci­pios de año. In­clu­so en el Land más po­bla­do del país, Re­na­nia del Nor­te-West­fa­lia, con­si­de­ra­do un ba­ró­me­tro pa­ra las ge­ne­ra­les.

Ata­ques per­so­na­les

A me­di­da que cre­cen las di­ver­gen­cias en el seno del SPD y que su con­cep­to de jus­ti­cia so­cial pier­de vi­gen­cia, en un mo­men­to en el que los ale­ma­nes vi­ven me­jor que nun­ca y el des­em­pleo ba­te mí­ni­mos his­tó­ri­cos, a Schulz se le aca­ban las ideas pa­ra re­cu­pe­rar vo­tos. Ello ex­pli­ca por qué ha co­men­za­do a ata­car per­so­nal­men­te a Mer­kel. «Una can­ci­ller que no di­ce a su elec­to­ra­do lo que se pro­po­ne es­tá in­cum­plien­do su obli­ga­ción», ase­gu­ra so­bre el he­cho de que la je­fa de la CDU no ha­ya pre­sen­ta­do aún su pro­gra­ma.

Asi­mis­mo Schulz ha co­me­ti­do fa­llos gra­ves, co­mo ha­ber ol­vi­da­do las tra­di­cio­na­les reivin­di­ca­cio­nes so­cia­lis­tas, de las que ya so­lo que­dan res­qui­cios so­bre el pa­pel. O el ha­ber ido cen­tra­li­zan­do su dis­cur­so y arries­gan­do me­nos tras ca­da va­ra­pa­lo en las ur­nas. El lí­der so­cial­de­mó­cra­ta ha ido sal­tan­do de un as­pec­to a otro, con la idea de atraer a vo­tan­tes di­ver­sos, y no se ha preo­cu­pa­do de do­tar a su men­sa­je po­lí­ti­co de fon­do. Ello le ha lle­va­do a per­der te­rreno fren­te a una Mer­kel que, ex­per­ta en me­dir los tiem­pos, ha ter­mi­na­do ro­bán­do­le to­dos los te­mas.

Le ocu­rrió con las re­la­cio­nes ex­te­rio­res en la era Trump, con el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y aho­ra con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, el pun­to más re­cien­te que Schulz ha aña­di­do a su agen­da y so­bre el que su par­ti­do de­fien­de exac­ta­men­te lo mis­mo que la CDU: pro­te­ger las fron­te­ras eu­ro­peas, dis­tri­buir de ma­ne­ra equi­ta­ti­va a los re­fu­gia­dos, y com­ba­tir las cau­sas del éxo­do.

Un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (DIW) re­ve­la que, en la úl­ti­ma dé­ca­da, el SPD ha pa­sa­do de ser la for­ma­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la de la cla­se me­dia-al­ta con pues­to fi­jo y la de los ju­bi­la­dos. «Los vo­tan­tes de los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes se pa­re­cen ca­da vez más», afir­ma el DIW. Así que no es de ex­tra­ñar que sus pro­gra­mas tam­bién lo ha­gan, so­bre to­do des­pués de tres go­bier­nos co­mo so­cios de go­bierno. Al­go que sin du­da ha las­tra­do a los so­cial­de­mó­cra­tas, y lo se­gui­rá ha­cien­do has­ta que no re­cu­pe­ren su iden­ti­dad.

CARS­TEN KOALL EFE

El efec­to Schulz ha­ce me­ses que se es­fu­mó, por lo que el lí­der de los so­cial­de­mó­cra­tas re­co­rre­rá 60 lo­ca­li­da­des y 20.000 ki­ló­me­tros des­de el 8 de agos­to y has­ta el 23 de sep­tiem­bre pa­ra in­ten­tar re­ver­tir la ven­ta­ja que dan los son­deos a la CDU de la can­ci­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.