Mul­tas de 450.000 eu­ros a due­ños de pe­rros «po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos»

Las san­cio­nes por ca­re­cer de li­cen­cia mu­ni­ci­pal o mi­cro­chip caen un 43 % en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­RÍA CE­DRÓN

Los due­ños de 21 ra­zas ca­ta­lo­ga­das en Ho­lan­da co­mo «po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas» de­be­rán rea­li­zar un cur­so de for­ma­ción que los ca­pa­ci­te co­mo ap­tos pa­ra adies­trar a sus ani­ma­les. La me­di­da, ar­ti­cu­la­da pa­ra pre­ve­nir los ata­ques ocu­rri­dos du­ran­te los úl­ti­mos años, pre­ten­de ca­pa­ci­tar a los pro­pie­ta­rios pa­ra el ma­ne­jo del ani­mal. Aun­que en Ga­li­cia no hay que ha­cer un cur­so, los due­ños de pe­rros de las quin­ce ca­te­go­rías ca­ta­lo­ga­das co­mo tal en la co­mu­ni­dad (el nú­me­ro va­ría de­pen­dien­do de la nor­ma au­to­nó­mi­ca que desa­rro­lla la ley ge­ne­ral apro­ba­da en Es­pa­ña) tie­nen que pa­sar un exa­men. Por­que pa­ra po­der ob­te­ner la li­cen­cia mu­ni­ci­pal in­dis­pen­sa­ble pa­ra ins­cri­bir­los en el con­ce­llo en el que vi­ven el pro­pie­ta­rio de la mas­co­ta ha de su­pe­rar un test psi­co­ló­gi­co co­mo el del carné de con­du­cir o el per­mi­so de ar­mas. La ley di­ce, ade­más, que pa­ra ob­te­ner esa au­to­ri­za­ción los due­ños han de ser ma­yo­res de edad y no pue­den te­ner an­te­ce­den­tes pe­na­les re­la­cio­na­dos con la vio­len­cia y

sa­lud pú­bli­ca. Tam­po­co mul­tas previas re­la­cio­na­das con la te­nen­cia de es­tos ani­ma­les.

Pa­re­ce que las me­di­das van sur­tien­do efec­to o, al me­nos, han ido crean­do con­cien­cia en­tre la po­bla­ción so­bre lo que im­pli­ca te­ner un pe­rro con la fuer­za de un rott­wei­ler. Aun­que con­ti­núa ha­bien­do pro­pie­ta­rios que se sal­tan la ley, nor­mas fun­da­men­ta­les co­mo lle­var bo­zal en la ca­lle em­pie­zan a cum­plir­se ca­da vez más. So­bre to­do por­que las au­to­ri­da­des no son la­xas a la ho­ra de apli­car­la. «El otro día me lla­mó la aten­ción una pa­tru­lla por­que la pe­rra, aún ca­cho­rra, no lle­va­ba bo­zal. Ten­go que po­nér­se­lo por­que ya ha pa­sa­do la edad pa­ra no lle­var­lo», ex­pli­ca el due­ño de un pe­rro de esas ra­zas.

Los da­tos que ma­ne­ja la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te in­di­can

có­mo el nú­me­ro de mul­tas ha ba­ja­do un 43,05 % en so­lo un año. De las 525 mul­tas que fue­ron im­pues­tas en la co­mu­ni­dad en el 2015 se han pa­sa­do 299 en el 2016. Su im­por­te to­tal tam­bién ha ba­ja­do des­de los 558.200,48 eu­ros a los 447.141,35 eu­ros, res­pec­ti­va­men­te.

La ma­yo­ría de es­tos ex­pe­dien­tes, apun­tan des­de Me­dio Am­bien­te, fue­ron mo­ti­va­dos por no te­ner per­mi­so mu­ni­ci­pal o por no ha­ber­les pues­to mi­cro­chip. Es­tas son in­frac­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas muy gra­ves o gra­ves, con mul­tas de en­tre 2.400 y 350,51 eu­ros, res­pec­ti­va­men­te.

La im­por­tan­cia de edu­car en la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra te­ner un pe­rro que, por su pe­so, ta­ma­ño o fuer­za, pue­da lle­gar a cau­sar un da­ño es fun­da­men­tal a la ho­ra de pre­ve­nir su­ce­sos des­agra­da­bles. Por­que aun­que hay una ley que mar­ca unas ra­zas «po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas», hay un de­ba­te abier­to so­bre lo apro­pia­do del tér­mino. En opi­nión del decano de la Fa­cul­tad de Ve­te­ri­na­ria de la USC, en Lu­go, Ger­mán San­ta­ma­ri­na, más que ha­blar de ra­zas pre­dis­pues­tas pa­ra ata­car hay que ha­blar de pe­rros cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas pue­den cau­sar más da­ño que un ani­mal de me­nor ta­ma­ño, co­mo un ca­ni­che, cuan­do hay un ata­que. Por eso, aña­de el pro­fe­sor, es ne­ce­sa­rio que los due­ños se­pan có­mo con­tro­lar­los.

Con to­do, cues­tio­na la efec­ti­vi­dad de un cur­so co­mo pre­ten­de im­po­ner Ho­lan­da. Abo­ga, en cam­bio, por ha­cer un se­gui­mien­to del ani­mal pa­ra com­pro­bar que se cum­plen las re­glas mí­ni­mas de bie­nes­tar. «Pue­de que sea más efec­ti­vo ver pe­rió­di­ca­men­te las con­di­cio­nes en las que es­tá un ani­mal, que no es­té en­ce­rra­do, que sal­ga el tiem­po re­co­men­da­do, que in­ter­ac­túe con otros...», di­ce. Por­que eso re­sul­ta im­por­tan­te a la ho­ra de que no aca­be adop­tan­do con­duc­tas pe­li­gro­sas co­mo ata­car pa­ra de­fen­der­se por­que tie­ne mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.