Ayu­das pa­ra con­ce­llos y pro­tec­to­ras pa­ra res­ca­tar ani­ma­les aban­do­na­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

Nin­gún pe­rro en la ca­lle. Pa­re­ce utó­pi­co, pe­ro ha­ce unos años Ho­lan­da lo­gró ese re­to. ¿Có­mo? Con años de tra­ba­jo des­de la pri­me­ra nor­ma de pro­tec­ción que da­ta de 1864. El pri­mer re­fu­gio fue fundado po­cos años des­pués. En Ga­li­cia hay aún mu­cho por ha­cer por­que las ta­sas de aban­dono son tan al­tas que des­bor­dan las pro­tec­to­ras. Pe­ro hay que ir dan­do pa­sos, co­mo Ho­lan­da.

Tan­to la nor­ma ac­tual, co­mo la nue­va Lei de Be­nes­tar Ani­mal que pre­ten­de apro­bar la Xun­ta an­tes de aca­bar el año, po­nen que son los con­ce­llos los que han de res­pon­sa­bi­li­zar­se de res­ca­tar a los ani­ma­les de com­pa­ñía aban­do­na­dos en sus res­pec­ti­vos tér­mi­nos mu­ni­ci­pa­les. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les que no ten­gan ser­vi­cios de re­co­gi­da o man­te­ni­mien­to pro­pios pue­den pe­dir la ayu­da o co­la­bo­ra­ción de una pro­tec­to­ra u oe­ne­gé au­to­ri­za­da. El pro­ble­ma es que a la ma­yor par­te las su­pera el tra­ba­jo.

Pa­ra fo­men­tar un cam­bio de ap­ti­tud en la po­bla­ción y co­la­bo­rar con los con­ce­llos en esa la­bor que les mar­ca la ley, Me- dio Am­bien­te es­tá pre­pa­ran­do una nue­va or­den —aho­ra en fa­se de bo­rra­dor y que pre­vé apro­bar an­tes del mes que vie­ne— pa­ra rea­li­zar cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción so­bre asun­tos tan im­por­tan­tes co­mo la te­nen­cia res­pon­sa­ble de pe­rros o ga­tos, la ado­pri­va­dos ción de ani­ma­les o pa­ra la com­pra de apa­ra­tos que ayu­den a las pro­tec­to­ras en su la­bor. El pre­su­pues­to que des­ti­na­rá pa­ra ello es de 300.000 eu­ros. Los be­ne­fi­cia­rios son tan­to los con­ce­llos co­mo las pro­tec­to­ras que tra­ba­jan con ca­nes o fe­li­nos.

En­tre otras co­sas, los fon­dos ten­drán que des­ti­nar­se, co­mo di­cen des­de Me­dio Am­bien­te, «ao coida­do dos ani­mais de com­pa­ñía que se ato­pen nos cen­tros de re­co­lli­da au­to­ri­za­dos e re­la­ti­vos —gas­tos de ma­nu­ten­ción, es­te­ri­li­za­ción, iden­ti­fi­ca­ción ou os de- da apli­ca­ción das me­di­das pro­fi­lác­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra ga­ran­tir o bo es­ta­do fí­si­co e sa­ni­ta­rio do ani­ma—, cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción e pro­mo­ción da ten­za res­pon­sa­ble e pa­ra a adop­ción de ani­mais aban­do­na­dos ou ad­qui­si­ción de equi­pa­men­to non fun­xi­ble pa­ra a xes­tión e ma­ne­xo dos ani­mais».

Las pro­tec­to­ras o or­ga­ni­za­cio­nes en­car­ga­das de re­co­ger ani­ma­les ha­cen la la­bor en mu­chos con­ce­llos cu­yo ta­ma­ño no pue­de sos­te­ner el man­te­ni­men­to de un ser­vi­cio pro­pio.

Fo­men­tar la te­nen­cia res­pon­sa­ble es prio­ri­ta­rio pa­ra fre­nar aban­do­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.