«Es­ta­mos ana­li­zan­do ADN de sol­da­dos de Ja­pón de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial»

El ins­ti­tu­to, lí­der mun­dial en su cam­po, bus­ca re­la­cio­nes de pa­ren­tes­co pa­ra re­pa­triar­los a su país

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­TEO CA­SAL, R. R.

To­dos los fo­ren­ses sue­ñan con re­sol­ver al­gún día crí­me­nes al más pu­ro es­ti­lo CSI. Una pe­que­ña hue­lla y des­cu­brir al asesino más bus­ca­do. Sal­van­do las dis­tan­cias, a fa­vor en es­te ca­so del cen­tro com­pos­te­lano, que su­pera en pro­duc­ción cien­tí­fi­ca al FBI, es­to es lo que rea­li­zan des­de el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­ren­ses de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Y no sin di­fi­cul­ta­des. Ha­ce 30 años iban a com­prar los ins­tru­men­tos a la cris­ta­le­ría de la es­qui­na. Ac­tual­men­te co­la­bo­ran en in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les a gran es­ca­la. La di­rec­to­ra del cen­tro es Vic­to­ria Lareu (San­tia­go, 1960), ca­te­drá­ti­ca de Me­di­ci­na Le­gal.

—¿Por qué el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­ren­ses de la USC es pun­te­ro a ni­vel in­ter­na­cio­nal?

—Por­que aquí es­tán in­ves­ti­ga­do­res muy im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial, den­tro de los que yo no me con­si­de­ro. Des­ta­ca­mos en ge­né­ti­ca fo­ren­se, ha­cien­do in­ves­ti­ga­cio­nes pun­te­ras que lue­go se apli­can a la re­so­lu­ción de ca­sos ju­di­cia­les. To­do gra­cias a un po­ten­cial hu­mano que no se pue­de per­der. Un pro­fe­sor aus­tra­liano que es­tá aquí has­ta sep­tiem­bre me di­jo: ¿en la uni­ver­si­dad sa­ben a qué per­so­nas te­néis en es­te la­bo­ra­to­rio?

—¿En qué pro­yec­tos es­tán ac­tual­men­te in­mer­sos?

—Te­ne­mos mu­chos. Uno de los más im­por­tan­tes es el Vi­sa­ge, un pro­yec­to eu­ro­peo que con­sis­te en la bús­que­da de mar­ca­do­res ge­né­ti­cos ca­da vez más avan­za­dos. Es­to nos per­mi­te co­no­cer el per­fil de una per­so­na que ha de­ja­do una mues­tra bio­ló­gi­ca (es­per­ma, sa­li­va, san­gre o una hue­lla dac­ti­lar). Gra­cias a es­tas mues­tras po­de­mos sa­ber de don­de pro­ce­de a ni­vel geo­grá­fi­co, el co­lor de los ojos, de la piel, el del pe­lo... Ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas que te per­mi­tan dar una idea al juez y po­der crear un re­tra­to ro­bot ge­né­ti­co.

—¿In­clu­so pue­den iden­ti­fi­car sol­da­dos de la gran­des gue­rras?

—Bueno, es­ta­mos tra­ba­jan­do con nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra bus­car en el ADN re­la­cio­nes de pa­ren­tes­co muy le­ja­nas. Es muy im­por­tan­te pa­ra la co­rre­la­ción de víc­ti­mas de con­flic­tos bé­li­cos con fa­mi­lia­res. Tra­ba­ja­mos con gen­te de Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da pa­ra la re­pa­tria­ción de sol­da­dos ja­po­ne­ses en la se­gun­da gue­rra mun­dial. Tam­bién des­de paí­ses de Ibe­roa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa que vi­vie­ron dic­ta­du­ras nos pi­den la iden­ti­fi­ca­ción la iden­ti­fi­ca­ción de in­di­vi­duos que es­tu­vie­ron en fo­sas co­mu­nes.

—Ade­más, han ayu­da­do a re­sol­ver ca­sos im­por­tan­tes co­mo los te­rro­ris­tas del 11M o el ase­si­na­to de Eva Blan­co.

—Sí. Pe­ro no me gus­ta ha­blar de ca­sos en con­cre­to, por te­mas de se­cre­to pro­fe­sio­nal. El pro­ce­di­mien­to siem­pre es el mis­mo. Ob­te­ne­mos una mues­tra y el juez nos pi­de lo que quie­re sa­ber. El ori­gen bio­geo­grá­fi­co del sos­pe­cho­so, por ejem­plo. Y no­so­tros con la mues­tra ha­ce­mos esos mar­ca­do­res ge­né­ti­cos. Y to­do es pa­re­ci­do, te­ne­mos que bus­car una co­rre­la­ción pa­ra es­ta­ble­cer un re­sul­ta­do. Co­la­bo­ra­mos con la Fa­cul­tad de Ma­te­má­ti­cas de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. No­so­tros ha­ce­mos el tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio y ellos el tra­ba­jo de aná­li­sis es­ta­dís­ti­co. No to­dos los que cum­plan es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas van a ser los cau­san­tes del cri­men. Sir­ve pa­ra aco­tar el cer­co.

—A ni­vel eu­ro­peo tam­bién tra­ba­ja­ron en la ope­ra­ción Mins­tead.

—El Mins­tead era uno de los ca­sos más im­por­tan­te de Scotland Yard (Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Lon­dres). Lle­va­ban 18 años bus­can­do a un in­di­vi­duo que vio­la­ba sis­te­má­ti­ca­men­te a mu­je­res ma­yo­res. Te­nían ADN, pe­ro no da­ban con el in­di­vi­duo. Lo que nos so­li­ci­ta­ron fue que bus­cá­se­mos el ori­gen bio­geo­grá­fi­co y ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas. Una vez que po­seían ese pa­trón que les fa­ci­li­ta­mos, so­lo te­nían que co­te­jar las mues­tras de es­per­ma con las de los sos­pe­cho­sos.

—¿Y al­guno pro­yec­to con vis­tas al fu­tu­ro?

—Si, pen­san­do un po­co más a lar­go pla­zo tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do con mi­cro­bio­mas. Pa­ra que me en­tien­das, ca­da per­so­na te­ne­mos un per­fil de mi­cro­bios en nues­tro or­ga­nis­mo. Sa­bien­do eso po­de­mos co­no­cer quién ha to­ca­do al­go con­cre­to en una es­ce­na de un cri­men.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Lareu ad­vier­te de que el ins­ti­tu­to, pe­se a su li­de­raz­go mun­dial, tie­ne lo jus­to pa­ra so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.