¿Un chi­va­to o un buen ciu­da­dano? Patricia Calveiro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

La teo­ría de los seis gra­dos de se­pa­ra­ción, que su­po­ne que po­dría­mos co­nec­tar con cual­quier otra per­so­na del pla­ne­ta a tra­vés de al­guno de nues­tros co­no­ci­dos y la ca­de­na de amis­ta­des que es­tos tie­nen sin em­plear más de cin­co in­ter­me­dia­rios, se po­dría re­du­cir a la mí­ni­ma ex­pre­sión en un con­ce­llo co­mo Rian­xo, de po­co más de 11.000 ha­bi­tan­tes, en el que si no tie­nes tra­to con un ve­cino se­gu­ro que en el te­lé­fono al­guno de tus con­tac­tos tie­ne su nú­me­ro o sa­be có­mo lle­gar a él. Es­to tie­ne sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. Pon­ga­mos que, si ocu­rre un ac­ci­den­te (y to­que­mos ma­de­ra), no tar­da­ría en lle­gar a oí­dos de los alle­ga­dos, co­mo tam­po­co es ta­rea fá­cil man­te­ner un se­cre­to de puer­tas pa­ra afue­ra.

Apro­ve­chán­do­se de es­ta cir­cuns­tan­cia, la Po­li­cía Lo­cal de Rian­xo ha­ce un lla­ma­mien­to a tra­vés de uno de los ma­yo­res me­gá­fo­nos que exis­ten hoy en día, las re­des so­cia­les, pi­dien­do la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na en la lu­cha con­tra las dro­gas. Por­que su­ce­de que es un se­cre­to a vo­ces que fu­la­ni­to cul­ti­va ma­rihua­na a su ca­sa y lo que al prin­ci­pio era pa­ra con­su­mo pro­pio se ha con­ver­ti­do en un pe­que­ño ne­go­cio en el que no hay re­pa­ros a la ho­ra de ven­dér­se­la a me­no­res de edad que em­pie­zan sus co­que­teos con el can­na­bis ca­da vez más tem­prano, in­clu­so an­tes de ha­ber aca­ba­do la pri­ma­ria. Su­ce­de que to­dos sa­ben que es men­ga­ni­to el que co­lo­ca la mer­can­cía en el co­le­gio e ins­ti­tu­to y se ha crea­do su pro­pio clan de pe­que­ños ca­me­llos que ven­den a sus com­pa­ñe­ros.

Se sa­be to­do, has­ta adon­de sue­len ir los cha­va­les pa­ra fu­mar la hier­ba, pe­ro na­die ha­bla. Na­die quie­re me­ter­se en líos o que lo acu­sen de chi­va­to y car­gar con el sam­be­ni­to de por vi­da por­que, es­ta­mos en Rian­xo, re­cuer­den. Sin em­bar­go, exis­te un es­pa­cio en el que uno pue­de de­cir sin ser vis­to y, aun­que hay quien pre­fie­re em­plear su per­fil de Fa­ce­book pa­ra vo­mi­tar ne­ce­da­des a dies­tro y si­nies­tro —que, cu­rio­sa­men­te, vie­nen siem­pre en efec­to cas­ca­da y una ani­ma a la si­guien­te—, otros lo han sa­bi­do em­plear en be­ne­fi­cio de to­dos, por­que tam­bién es un ca­nal di­rec­to pa­ra lle­gar a la gen­te, es­pe­cial­men­te a los más jó­ve­nes, y ofre­cer más fa­ci­li­da­des y una ma­yor con­fi­den­cia­li­dad pa­ra los que du­da­ron en dar el pa­so y no lo hi­cie­ron.

El plan­tea­mien­to es tan sim­ple co­mo efi­caz, aun­que no se sal­va tam­po­co del es­car­nio pú­bli­co y de la ma­ri­co­mi­di­lla de los gran­des opi­na­do­res de las re­des. Aun­que no se ha­ya le­ga­li­za­do, co­mo ha he­cho en Uru­guay, la ma­rihua­na es una dro­ga so­cial­men­te acep­ta­da. Y un sim­ple lla­ma­mien­to a la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na con­tra una ac­ción que si­gue sien­do ile­gal se ha en­con­tra­do con un sec­tor crí­ti­co y co­men­ta­rios pa­ra to­dos los gus­tos (in­clui­do el mal gus­to). ¿Chi­va­to o buen ciu­da­dano? Júz­guen­lo us­te­des, pue­den se­guir con­sin­tién­do­lo con su si­len­cio o po­ner­lo en ma­nos de un juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.