Bue­nas com­pa­ñías

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia -

e la in­fan­cia, a pe­sar de las mil llu­vias que so­bre ella des­car­ga­ron las tor­men­tas de la vi­da, so­bre­vi­ve en un inex­plo­ra­do rin­cón de nues­tro yo una pul­sión, una bra­sa in­com­bus­ti­ble de aquel sol que to­do lo abar­ca­ba y que nos ha­cía be­llos y eter­nos, co­mo eter­nos y be­llos ha­cía a nues­tros pa­dres, a nues­tros her­ma­nos y a nues­tros ami­gos. En aque­llos días sin ho­ras, los sa­bios nos ad­ver­tían del pe­li­gro le­tal de las ma­las com­pa­ñías. Nos veían tan frá­gi­les e ino­cen­tes, que se apia­da­ban de no­so­tros y, te­mien­do por nues­tra vi­da tan her­mo­sa en­ton­ces, una y otra vez nos re­cor­da­ban los pe­li­gros del ma­pa so­bre el que tran­si­tá­ba­mos. El lobo po­dría ace­char tras cual­quier fru­tal por sa­bro­so que nos pa­re­cie­ra o ba­lan­cear­se en un co­lum­pio de oro­pel que sin du­da ha­bría de ce­gar nues­tros ojos sin man­cha con su res­plan­dor en­ga­ño­so.

Nos ad­ver­tían sí, pe­ro no caían en la cuen­ta —aho­ra lo sa­be­mos— de que no­so­tros mis­mos éra­mos nues­tra peor com­pa­ñía. Cre­ci­mos y cre­ci­mos sin do­mi­nar la bes­tia in­te­rior y por el ca­mino fui­mos de­vo­ran­do car­ne ami­ga, al­mas des­va­li­das y lu­ga­res en los que on­dea­ba la ban­de­ra de la paz. A nues­tra es­pal­da fui­mos de­jan­do el ham­bre, la sed y el tor­men­to. Ca­mi­na­mos pi­so­tean­do me­mo­rias y ca­dá­ve­res y a co­da­zos nos fui­mos abrien­do pa­so en el es­pan­to de vi­vir. Aquel ti­bio so­plo de Dios que nos re­co­rría el te­rri­to­rio in­te­rior, des­de la raíz de los ca­be­llos has­ta las uñas, se con­ge­ló en la mar del desamor y, co­mo un co­lo­so he­ri­do de muer­te, se des­pren­dió del gla­gló­bu­lo ciar hir­vien­te. Con­ver­ti­do en un ice­berg im­pa­si­ble, erró sin brú­ju­la im­pul­sa­do por los vien­tos del des­am­pa­ro y la so­le­dad. Pe­ro la lu­ce­ci­ta, el fue­go pri­mi­ti­vo que nos dio la vi­da, si­guió ahí. Ilo­ca­li­za­ble, mi­me­ti­za­do en un ro­jo, cir­cu­la to­da­vía su­bien­do y ba­jan­do las es­ca­le­ras del edi­fi­cio que ocul­ta­mos tras las cos­ti­llas. De vez en cuan­do, las no­ches du­ras, ese fantasma ami­go se lle­ga a la puer­ta de sa­li­da y gol­pea con in­sis­ten­cia la al­da­ba con­tra el es­ter­nón. Lo sé bien. Al igual que yo, us­ted la ha oí­do mu­chas ve­ces y am­bos he­mos ha­lla­do al­gu­na dis­cul­pa pa­ra no abrir el por­ta­lón tras el cual cree­mos ha­llar­nos pro­te­gi­dos de aque­lla ja­cu­la­to­ria an­ti­gua. ¡Cui­da­do con las ma­las com­pa­ñías! So­mos ter­cos, vanidosos, or­gu­llo­sos y so­ber­bios. Arro­gan­tes, en­vi­dio­sos, al­ta­ne­ros y re­tor­ci­dos. Na­da hay más per­ver­so que ne­gar­se a sí mis­mo la cer­te­za de que so­mos al­mas li­bres más dis­pues­tas al bien que al mal, re­cep­ti­vas al do­lor ajeno y al pro­pio. Es­tre­llas erran­tes bus­can­do com­pa­ñía de­ses­pe­ra­da­men­te pa­ra na­ve­gar el fir­ma­men­to sem­bran­do la flor de la ale­gría. Em­pe­ci­na­dos co­mo es­ta­mos en vi­vir a cual­quier pre­cio y en no con­ce­der un pal­mo de te­rreno, nos he­mos con­ver­ti­do en es­tan­dar­tes des­hi­la­cha­dos por los vien­tos de la me­dio­cri­dad y por la ne­ga­ción del va­lor que po­see­mos. Hu­yen­do de las ma­las com­pa­ñías de las que nos ha­bla­ban los sa­bios, nos he­mos enamo­ra­do de la ima­gen que el es­pe­jo, nues­tro peor enemi­go, nos de­vuel­ve en­vuel­ta en flo­res de plás­ti­co re­ga­das con la san­gre de los már­ti­res. Esos que sí com­pren­die­ron quié­nes eran las ma­las com­pa­ñías y, por ello, su­frie­ron y su­fren per­se­cu­ción y muer­te. Tal vez, aún es­te­mos a tiem­po de se­guir sus pa­sos e im­pe­dir que se as­fi­xie la lla­ma que in­cen­dió mi­la­gro­sa­men­te nues­tra vi­da.

ILUS­TRA­CIÓN MATALOBOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.