En más de la mi­tad de los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos hay más pen­sio­nis­tas que tra­ba­ja­do­res

De los 313 con­ce­llos de la co­mu­ni­dad, 167 pre­sen­tan ese des­equi­li­brio; es una pro­por­ción que no se ha­bía da­do an­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - ANA BAL­SEI­RO

La eco­no­mía —tan­to la del con­jun­to del país co­mo la de Ga­li­cia— pro­si­gue su re­cu­pe­ra­ción man­te­nien­do su cre­ci­mien­to en el en­torno del 3 %, y tal me­jo­ría se tras­la­da al mer­ca­do la­bo­ral, co­mo las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les po­nen de re­le­van­cia. La úl­ti­ma en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va (EPA) de­jó una no­ti­cia lar­ga­men­te es­pe­ra­da, ya que en el se­gun­do tri­mes­tre el pa­ro ba­jó de la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca de los cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas por pri­me­ra vez en ocho años. En cla­ve ga­lle­ga, en­tre abril y ju­nio se crea­ron 15.300 nue­vos em­pleos y el nú­me­ro de pa­ra­dos ca­yó en 15.700, de­jan­do la ci­fra más ba­ja des­de el ve­rano del 2010: 201.500 per­so­nas.

Sin em­bar­go, el buen com­por­ta­mien­to del em­pleo no es su­fi­cien­te pa­ra po­ner freno al otro gran pro­ble­ma: el des­equi­li­brio en la ta­sa de de­pen­den­cia, es de­cir, el nú­me­ro de co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta. Si­gue en unas ci­fras in­quie­tan­te­men­te ba­jas. Ga­li­cia pre­sen­ta una si­tua­ción preo­cu­pan­te, pues­to que en más de la mi­tad de los mu­ni­ci­pios el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas su­pe­ra­ba al de afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial.

TA­SA DE DE­PEN­DEN­CIA Des­equi­li­brio acu­sa­do.

Se­gún los da­tos ofi­cia­les del Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­dís­ti­ca (IGE), al cie­rre del 2016, de los 313 con- ce­llos ga­lle­gos, más de la mi­tad (con­cre­ta­men­te el 53,4 %, 167 de ellos en nú­me­ros ab­so­lu­tos), te­nían más per­so­nas re­si­den­tes per­ci­bien­do pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas —se in­clu­yen, jun­to con las de ju­bi­la­ción, las de viu­de­dad, or­fan­dad o in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te— que co­ti­zan­do a la Se­gu­ri­dad So­cial. Es una des­pro­por­ción que no se ha­bía da­do an­tes. La si­tua­ción lle­va a po­ner­se en aler­ta por­que el mo­de­lo es­pa­ñol se asien­ta en la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, ya que es un sis­te­ma de re­par­to en el que los co­ti­zan­tes ac­tua­les pa­gan la fac­tu­ra de los pen­sio­nis­tas, co­mo las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo ha­rán con ellos en el fu­tu­ro.

Así, la fór­mu­la es sos­te­ni­ble si se man­tie­ne el equi­li­brio en­tre el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res —y la cuan­tía de sus co­ti­za­cio­nes— y el de ju­bi­la­dos. Pre­ci­sa­men­te el re­cien­te lla­ma­mien­to del Eje­cu­ti­vo a la ne­ce­si­dad de su­bir sa­la­rios res­pon­de a la ne­ce­si­dad de ele­var las ba­ses de co­ti­za­ción pa­ra ali­men­tar las mal­tre­chas ar­cas de una Se­gu­ri­dad So­cial de la que sa­len ca­da vez no so­lo más pen­sio­nes de ju­bi­la­ción, sino tam­bién de ma­yor cuan­tía. Por eso, ade­más de crear más em­pleo, la chi­na en el za­pa­to de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral es hoy me­jo­rar su ca­li­dad.

SOSTENIBILIDAD Le­jos de las ci­fras re­co­men­da­das.

Los ex­per­tos sos­tie­nen que la ta­sa de de­pen­den­cia mí­ni­ma pa­ra ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia fi­nan­cie­ra del mo­de­lo es­tá por en­ci­ma de los 2,5 co­ti­zan­tes por ca­da pen­sio­nis­ta, aun­que pa­ra unas con­di­cio­nes óp­ti­mas de via­bi­li­dad se­ría ne­ce­sa­ria una ra­tio cer­ca­na a 3. Es­pa­ña lle­gó a te­ner 2,71 —su ta­sa más al­ta— en el 2007, jus­to an­tes de la cri­sis, pe­ro los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les mues­tran que en ju­lio era de 2,23 co­ti­zan­tes por per­cep­tor. La ci­fra aún ba­ja más si se con­ta­bi­li­zan úni­ca­men­te los co­ti­zan­tes en ac­ti­vo (ex­clu­yen­do el mi­llón lar­go de des­em­plea­dos afi­lia­dos), lo que de­ja­ría la re­la­ción en 2,11 tra­ba­ja­do­res por pen­sio­nis­ta. Ni­ve­les de ha­ce vein­te años.

EL RE­TO GA­LLE­GO Me­nos tra­ba­ja­do­res, más pen­sio­nis­tas.

Si la ins­tan­tá­nea del con­jun­to de Es­pa­ña dis­ta de la si­tua­ción ideal, la fo­to que mues­tra la co­mu­ni­dad ga­lle­ga es desa­so­se­gan­te. Con una abul­ta­dí­si­ma po­bla­ción en­ve­je­ci­da, que dis­pa­ra la per­cep­ción de pres­ta­cio­nes, la de­mo­gra­fía jue­ga en con­tra. A ello se su­ma el me­nor nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res. Se­gún la úl­ti­ma EPA, la po­bla­ción ac­ti­va de Ga­li­cia en el arran­que del ve­rano su­ma­ba 1.250.300 per­so­nas, ca­si 60.000 me­nos que en el 2008, an­tes de la cri­sis: se im­pu­so bus­car­se el fu­tu­ro en otro lu­gar. Aun­que en el se­gun­do tri­mes­tre

de es­te ejer­ci­cio se crea­ron 15.300 em­pleos y el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res se ele­vó has­ta 1.048.900, pa­ra vol­ver a la ci­fra de ocu­pa­dos del 2008 ha­bría que mul­ti­pli­car por diez el in­cre­men­to del úl­ti­mo tri­mes­tre, ya que en­ton­ces tra­ba­ja­ban 153.000 ga­lle­gos más.

MA­PA POLARIZADO Las ciu­da­des fren­te al ru­ral.

La es­ta­dís­ti­ca, al cie­rre del 2106, mues­tra una Ga­li­cia po­la­ri­za­da en­tre las ciu­da­des y el mun­do ru­ral. Así, mien­tras que en las pri­me­ras —y sus mu­ni­ci­pios de in­fluen­cia— el nú­me­ro de co­ti­zan­tes cu­bre con hol­gu­ra el de pen­sio­nis­tas, en los con­ce­llos más ru­ra­les la si­tua­ción se in­vier­te. Ejem­plo de ello es el ca­so de Vi­go, don­de hay ca­si 40.000 afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial más que pen­sio­nis­tas: 100.507 fren­te a 61.514, lo que en ci­fras ab­so­lu­tas es la ma­yor di­fe­ren­cia de Ga­li­cia, aun­que la ta­sa de sostenibilidad se que­da por de­ba­jo de los dos co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta, con­cre­ta­men­te en 1,63. A la ciu­dad olí­vi­ca le si­guen A Co­ru­ña, con un sal­do fa­vo­ra­ble de más de 31.000 (ta­sa de 1,59); San­tia­go, con ca­si 17.300 (fri­san­do los dos co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta); o Lu­go, con ca­si 15.600 (1,78 de ra­tio).

El mu­ni­ci­pio ga­lle­go cam­peón en lo que res­pec­ta a la re­la­ción de afi­lia­dos y per­cep­to­res es Ames, con unos in­só­li­tos ca­si tres co­ti­zan­tes y me­dio (3,43 con­cre­ta­men­te). No en vano es el ayun­ta­mien­to más jo­ven y el que más cre­ce, co­mo po­lo de atrac­ción pa­ra la po­bla­ción del en­torno de San­tia­go. En el ex­tre­mo con­tra­rio, Avión, don­de el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas re­si­den­tes tri­pli­ca al de tra­ba­ja­do­res, con 773 fren­te a 238. Así las co­sas, en Ga­li­cia úni­ca­men­te diez mu­ni­ci­pios es­tán por en­ci­ma de los dos co­ti­zan­tes por pen­sio­nis­ta (so­lo dos por en­ci­ma de 2,5), y otra de­ce­na lle­van al ex­tre­mo la si­tua­ción con­tra­ria, con una ra­tio in­fe­rior a me­dio afi­lia­do por per­cep­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.