¿ Q

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CAR­LOS G. REIGOSA

ué ha pa­sa­do pa­ra que de re­pen­te nos en­con­tre­mos ro­dea­dos de can­ta­ma­ña­nas que ni si­quie­ra sa­ben lo que ig­no­ran, pe­ro que ha­cen de­cla­ra­cio­nes sin pa­rar so­bre to­do lo ha­bi­do y por ha­ber? Al­gún día ha­brá que es­tu­diar a fon­do el fe­nó­meno, por­que es mu­cho más gra­ve de lo que pa­re­ce, pre­ci­sa­men­te por las con­se­cuen­cias que tie­ne en nues­tro en­torno. No ci­ta­ré por su nom­bre a nin­guno de ellos, por­que no ha­ce fal­ta, pe­ro sí di­ré que, inex­pli­ca­ble­men­te, tie­nen in­fluen­cia y que es­ta in­fluen­cia es no­ci­va, ne­fas­ta.

En ge­ne­ral, es­tos char­la­ta­nes in­su­fri­bles anidan en me­dios de co­mu­ni­ca­ción (so­bre to­do en las ma­las te­le­vi­sio­nes) e in­va­den nues­tros ho­ga­res con tal na­tu­ra­li­dad que pa­re­cie­sen ha­llar­se en al­gu­na ex­ten­sión de sus pro­pias ca­sas. Mu­chos in­te­lec­tua­les sim­ple­men­te los des­pre­cian y no ha­blan de ellos. Pe­ro es­te es un error cra­so. Los bue­nos in­te­lec­tua­les no de­bie­ran de rehuir nun­ca la crí­ti­ca que su pro­pia for­ma­ción les exi­ge.

Re­za un di­cho po­pu­lar que la in­cul­tu­ra

CAR­TAS AL DI­REC­TOR Se­gún el CIS, Pe­dro Sán­chez se apro­xi­ma al Go­bierno de Es­pa­ña. Si es­to lle­ga­ra a su­ce­der, des­apa­re­ce­ría lo del Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal; lo que di­jo de las «ame­na­zas» del Go­bierno de Es­pa­ña a Ca­ta­lu­ña o la am­bi­güe­dad en es­to del se­pa­ra­tis­mo. Igual que ocu­rrió an­tes de 1982, lo que opi­na­ban los so­cia­lis­tas de la OTAN era te­rri­ble; des­pués, con ellos en el Go­bierno, Es­pa­ña en­tró en esa or­ga­ni­za­ción, y Luis So­la­na fue su se­cre­ta­rio ge­ne­ral. No es hu­mo, son da­tos. Por no de­cir lo que opi­na­ban de las fuer­zas ar­ma­das y de las de se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Tam­bién des­pués las mo­der­ni­za­ron e in­clu­so do­ta­ron a la Guar­dia Ci­vil con ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios, pues an­tes so­lo dis­po­nía de es­te ma­te­rial la Po­li­cía Na­cio­nal. Sus ho­mó­lo­gos es muy atre­vi­da, y es ver­dad (y ca­da vez más ver­dad, por cier­to), pe­ro el pro­ble­ma no es­tá ahí, sino en que esa ig­no­ran­cia su­pi­na en­cuen­tre las puer­tas abier­tas pa­ra aso­mar­se a los me­jo­res es­ce­na­rios y con­ta­giar su es­tu­pi­dez. Y qui­zá su osa­día po­dría es­tar en re­la­ción muy di­rec­ta con el aban­dono de la crí­ti­ca in­te­lec­tual, es de­cir, con el si­len­cio de los más cul­tos e ilus­tra­dos de la so­cie­dad. Lo cual cons­ti­tu­ye una ma­la no­ti­cia pa­ra la re­cu­pe­ra­ción so­cial y cul­tu­ral. Por­que sin una crí­ti­ca ilus­tra­da e ins­truc­ti­va, los más des­len­gua­dos y me­nos cul­ti­va­dos ten­drán la pa­la­bra y los es­ce­na­rios. Es de­cir, se­rán los amos del co­to­rreo en el dis­cur­so ge­ne­ral.

Por si fal­ta­ba al­go más, es­tos ma­les han au­men­ta­do y han lle­ga­do tam­bién a la po­lí­ti­ca (a la nues­tra, cla­ro). Y los efec­tos son de­mo­le­do­res. Por­que la ten­ta­ción del po­lí­ti­co in­cul­to es ali­men­tar nues­tra ig­no­ran­cia has­ta lo­grar po­ner­la al ser­vi­cio de sus más egoís­tas in­ten­cio­nes. Y es na­tu­ral que sea así, por­que el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co nos in­clu­ye a to­dos, y ga­na, co­mo es sa­bi­do, el que ob­tie­ne más vo­tos. Pe­ro el re­sul­ta­do es per­ver­so. Por­que só­lo una so­cie­dad abier­ta, cul­ta, crí­ti­ca y exi­gen­te pue­de re­me­diar sus pro­pios ma­les. de Francia, Reino Uni­do, Ita­lia o Ale­ma­nia no tie­nen pre­jui­cios con la uni­dad de sus paí­ses, ni con sus sím­bo­los. Por ejem­plo, los la­bo­ris­tas bri­tá­ni­cos es­tu­vie­ron en con­tra del se­pa­ra­tis­mo es­co­cés. Y la iz­quier­da que se opu­so a Pi­no­chet, Vi­de­la, Stroess­ner o Mar­cos, no eran me­nos de es­ta ideo­lo­gía que los de aquí, pe­ro pa­ra na­da re­cha­za­ban a sus sím­bo­los. Es de­cir, sa­bían se­pa­rar el grano de la pa­ja. AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ. Año tras año, unos desapren­si­vos que­man nues­tros mon­tes, con el pe­li­gro que su­po­ne pa­ra la gen­te que vi­ve cer­ca de esos lu­ga­res y los tras­tor­nos a los que se ven so­me­ti­dos con el tras­la­do de en­se­res y fa­mi­lia­res a lu­ga­res se­gu­ros co­mo po­li­de­por­ti­vos o si­mi­la­res. A es­te rit­mo, Es­pa­ña se con­ver­ti­rá en un de­sier­to.

Es­tos desapren­si­vos, que no du­dan en po­ner en pe­li­gro vi­das hu­ma­nas, no pue­de ser que an­den suel­tos por ahí co­mo lo es­tán ha­cien­do. Si son en­fer­mos, que lo du­do, que los tra­ten; pe­ro si son mal­he­cho­res, que los en­cie­rren de por vi­da co­mo si de ase­si­nos se tra­ta­ra, por­que son eso, ase­si­nos con to­das las le­tras.

La ti­bie­za de los Go­bier­nos en es­ta ma­te­ria es de­ses­pe­ran­te, y es que ellos so­lo quie­ren go­ber­nar cua­tro años por­que el res­to les ven­drá por aña­di­du­ra. No son ca­pa­ces de acor­dar y le­gis­lar una ley pa­ra que el in­cen­dia­rio se en­fren­te a pe­nas tan du­ras que lo di­sua­dan de su ac­ti­vi­dad cri­mi­nal. Lo es­ta­mos vien­do día tras día: uti­li­zan los in­cen­dios pa­ra ata­car a los par­ti­dos ri­va­les. Esos son nues­tros po­lí­ti­cos. No te­ne­mos otros y es lo que hay. PÍO PE­DREI­RA VI­LAS. Ayer, se­gún es­ta­ba anun­cia­do en el pro­gra­ma, co­men­za­ron las fies­tas de Ma­ría Pita, re­co­rrien­do las ca­lles de la po­bla­ción los gi­gan­tes y ca­be­zu­dos, bai­lan­do és­tos, bas­tan­te bien, la Pa­va­na.

El tren-co­rreo lle­gó ates­ta­do de via­je­ros. En el de an­te­ano­che ve­nían las cua­dri­llas de los to­re­ros Maz­zan­ti­ni y Fe­li­pe Gar­cía, y gran nú­me­ro de fo­ras­te­ros. El tren de an­te­ano­che tu­vo que ser arras­tra­do por tres má­qui­nas, lle­gan­do, sin em­bar­go, á es­ta ca­pi­tal con una ho­ra de re­tra­so.

1967 HA­CE 50 AÑOS Las fuer­zas an­ti­maoís­tas han lan­za­do ata­ques a es­ca­la na­cio­nal, «en to­das las re­gio­nes», se­gún el Dia­rio del Pue­blo, por­ta­voz ofi­cial del ré­gi­men de la Chi­na co­mu­nis­ta. Tras es­tos le­van­ta­mien­tos, que cau­sa­ron una ver­da­de­ra pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca del país, en la zo­na de Shan­gai es­pe­cial­men­te, la si­tua­ción se ha ge­ne­ra­li­za­do. Mien­tras, en Pe­kín, mi­les de «guar­dias ro­jos» han acam­pa­do jun­to a la re­si­den­cia del pre­si­den­te Liu Shao Chi, al que acu­san de ser un bur­gués y de fa­vo­re­cer a los ca­pi­ta­lis­tas.

1992 HA­CE 25 AÑOS En los úl­ti­mos on­ce me­ses, Ma­nuel Fra­ga aten­dió 900 au­dien­cias, en las que se en­tre­vis­tó con más de dos mil per­so­nas. Es­ta in­ten­sa ac­ti­vi­dad, se­gún se­ña­la un in­for­me fa­ci­li­ta­do ayer por Pre­si­den­cia, no im­pi­dió que el res­pon­sa­ble de la Xun­ta vi­si­ta­ra, en el mis­mo pe­río­do, 150 mu­ni­ci­pios ga­lle­gos, pre­si­die­ra 32 con­se­llos exe­cu­ti­vos o man­tu­vie­ra reunio­nes con per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, co­mo Fe­li­pe Gon­zá­lez, Juan Ma­nuel Eguia­ga­ray o Car­los Sol­cha­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.