Su­sa­na Díaz no en­cuen­tra alia­dos pa­ra su úl­ti­ma ba­ta­lla con­tra Sán­chez

Los ba­ro­nes de­jan so­la a la an­da­lu­za en su re­cha­zo a la apues­ta por la plu­ri­na­cio­na­li­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - PAU­LA DE LAS HE­RAS

Su­sa­na Díaz no en­cuen­tra alia­dos en otras fe­de­ra­cio­nes pa­ra su úl­ti­ma cru­za­da con­tra Pe­dro Sán­chez, al me­nos, de mo­men­to. Una se­ma­na des­pués de su desafío al re­ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do, du­ran­te la clau­su­ra del con­gre­so del PSOE an­da­luz, ni uno de los ba­ro­nes que la apo­ya­ron en la ba­ta­lla por el li­de­raz­go de la for­ma­ción ha da­do un paso al fren­te pa­ra se­cun­dar sus sus­pi­ca­cias fren­te a la apues­ta de la di­rec­ción fe­de­ral por una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que re­co­noz­ca el ca­rác­ter plu­ri­na­cio­nal del Es­ta­do. Al con­tra­rio.

En Fe­rraz ya se va­na­glo­ria­ban de ello el lu­nes. «Es­tá so­la», de­cían. Al­gu­nos ha­bían ad­ver­ti­do a Sán­chez de que la lí­der de la fe­de­ra­ción más po­de­ro­sa del par­ti­do no per­de­ría la oca­sión de lan­zar­le un dar­do. «Pre­pá­ra­te pa­ra la coz», le di­je­ron. Y la coz lle­gó. «So­lo te pi­do que no me ha­gas ele­gir en­tre dos leal­ta­des por­que soy la pre­si­den­ta de to­dos los an­da­lu­ces», es­pe­tó la ba­ro­ne­sa.

Sán­chez op­tó por ha­cer­se el sue­co y, al día si­guien­te, los su­yos apli­ca­ron eso de no hay me­jor des­pre­cio que no dar apre­cio. La vi­ce­se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, Adria­na Las­tra, sí re­cor­dó que la apues­ta por la plu­ri­na­cio­na­li­dad fue apro­ba­da en el 39.º Con­gre­so Fe­de­ral y que, por lo tan­to, es de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra to­dos. Pe­ro qui­tó hie­rro al agra­vio, de­fen­dió que en el PSOE nun­ca ha ha­bi­do que ele­gir en­tre la leal­tad al te­rri­to­rio y al pro­yec­to fe­de­ral, y brin­dó co­la­bo­ra­ción pa­ra ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes an­da­lu­zas. Su cal­ma se de­bía a la con­vic­ción de que to­do que­da­ría en una «pa­ta­le­ta». Re­cuer­dan que, con Jo­sé An­to­nio Gri­ñán al fren­te, ellos mis­mos apos­ta­ron tan­to por la plu­ri­na­cio­na­li­dad co­mo por la or­di­na­li­dad del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca cuan­do en el 2013, en el mar­co de los tra­ba­jos que cul­mi­na­ron en la De­cla­ra­ción de Gra­na­da, asu­mie­ron la pro­pues­ta ela­bo­ra­da por un gru­po de ex­per­tos pa­ra la Fun­da­ción Al­fon­so Pe­ra­les, su ins­ti­tu­to de ideas. «No hay ar­gu­men­tos con­clu­yen­tes a fa­vor de que Es­ta­do y na­ción ne­ce­sa­ria­men­te se su­per­pon­gan co­mo reali­da­des con un mis­mo pe­rí­me­tro», de­cía aquel tex­to. «O en Es­pa­ña va­mos a un Es­ta­do fe­de­ral o se­rá muy di­fí­cil que si­ga­mos ha­blan­do de Es­ta­do es­pa­ñol co­mo has­ta aho­ra».

Un de­ba­te no tan ce­rra­do

La re­fle­xión no se in­clu­yó fi­nal­men­te en Gra­na­da, la pro­pues­ta te­rri­to­rial acor­da­da ba­jo el man­da­to de Ru­bal­ca­ba. El do­cu­men­to pac­ta­do, con el que la ac­tual di­rec­ción di­ce sen­tir­se com­pro­me­ti­da, sí se­ña­la: «En el fe­de­ra­lis­mo se ubi­can las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra re­co­no­cer, res­pe­tar e in­te­grar las di­ver­sas as­pi­ra­cio­nes na­cio­na­les que con­vi­ven en Es­pa­ña, la cohe­sión so­cial, la igual­dad y pa­ra en­con­trar las me­jo­res res­pues­tas a los pro­ble­mas de nues­tras co­mu­ni­da­des en un Es­ta­do in­te­gra­dor y efi­cien­te».

En Fe­rraz di­cen que las ad­ver­ten­cias de Díaz son una ex­cu­sa pa­ra ati­zar a Sán­chez e iro­ni­zan: «Qué cu­rio­so que su dis­cur­so en el con­gre­so del PSOE an­da­luz no fue con­tra el PP, ¿no?». La lí­der de Po­de­mos en An­da­lu­cía, Te­re­sa Ro­drí­guez, hi­zo una ob­ser­va­ción si­mi­lar en Twit­ter: «Por lo vis­to, el pro­ble­ma más gra­ve que te­ne­mos es el na­cio­na­lis­mo, no los re­cor­tes ni el pa­ro».

En reali­dad, el de­ba­te te­rri­to­rial no es­tá tan ce­rra­do co­mo la eje­cu­ti­va sos­tie­ne. Pe­ro nin­gún otro lí­der te­rri­to­rial pa­re­ce dis­pues­to a en­fras­car­se en el asun­to. El lu­nes, el ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra de­fen­dió que lo fun­da­men­tal es que la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do no afec­ta­ría a «la uni­dad in­di­so­lu­ble de la na­ción es­pa­ño­la». El cas­te­llano-man­che­go Emi­li­ano Gar­cía-Pa­ge no ha que­ri­do se­guir la es­te­la de Díaz. «La me­jor ma­ne­ra que te­ne­mos de com­ba­tir a los in­de­pen­den­tis­tas y su in­ten­to del 1 de oc­tu­bre es no po­le­mi­zar en­tre los que de­fen­de­mos la Cons­ti­tu­ción», ad­vier­te. El ara­go­nés Ja­vier Lam­bán, otro de los que pe­lea­ron por Díaz, es­tá en­fras­ca­do en la pre­pa­ra­ción de las pri­ma­rias que ten­drán lu­gar en sep­tiem­bre y no se le ha oí­do la más mí­ni­ma re­fle­xión so­bre el asun­to es­tos días, co­mo tam­po­co al as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez, de re­ti­ra­da. Y con el va­len­ciano Xi­mo Puig, Díaz tie­ne po­co que ha­cer en es­te as­pec­to, pues siem­pre ha si­do un de­fen­sor de la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do.

EFE

Díaz tras ser re­ele­gi­da co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE an­da­luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.