Fut­bo­le­ras

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Relatos De Verán -

Co­noz­co a cua­tro ami­gas a las que les en­can­ta el fút­bol, aun­que a ve­ces no sea fá­cil.

Co­men­ce­mos por el prin­ci­pio. Pa­tri, Ta­nia, Noe y Mar­ta se sue­len jun­tar siem­pre en el mis­mo bar a se­guir a sus equi­pos fa­vo­ri­tos, pa­ra no he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des no di­re­mos cuá­les. El ob­je­ti­vo de es­tas que­da­das ade­más de dis­fru­tar vien­do ese de­por­te, es tam­bién con­tar­se qué tal las tra­ta la vi­da mien­tras to­man al­go, en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes con gen­te co­no­ci­da y tam­bién in­ter­cam­biar opiniones con gen­te que ni se co­no­ce.

Dos de ellas es­tán cur­san­do es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y las otras dos ya los ter­mi­na­ron y es­tán in­te­gra­das en la fas­ci­nan­te, jus­ta y bien re­mu­ne­ra­da vi­da la­bo­ral. En fin. Co­mo cual­quier per­so­na con los pies en la tie­rra, lo que pri­ma en sus vi­das no es pre­ci­sa­men­te el re­sul­ta­do de nin­gún par­ti­do, pe­ro sí ven en esas oca­sio­nes la opor­tu­ni­dad de eva­dir­se de los pro­ble­mas dia­rios y sim­ple­men­te pa­sar un buen ra­to.

En ese bar ló­gi­ca­men­te son co­no­ci­das, nor­mal­men­te no hay más re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na, pe­ro es­tán to­tal­men­te in­te­gra­das con los hom­bres por­que siem­pre sue­len ser los mis­mos. Du­ran­te los en­cuen­tros co­men­tan en­tre to­dos las opiniones so­bre có­mo es­tán ju­gan­do, so­bre el ár­bi­tro y, so­bre to­do, ha­blan mal del eterno ri­val, ven­ga o no al ca­so. Siem­pre la mis­ma ru­ti­na, con una nor­ma­li­dad muy agra­da­ble has­ta que la tris­te reali­dad te abo­fe­tea la ca­ra.

Su­ce­dió un día en un des­can­so de un par­ti­do que sa­lie­ron a fu­mar. Es­ta­ban co­men­tan­do en­tre ellas cua­tro la ju­ga­da del de­lan­te­ro es­tre­lla. Sin in­vi­ta­ción ni pro­vo­ca­ción pre­via, se acer­ca un chi­co que ellas co­no­cían ape­nas de vis­ta, y se me­te en la con­ver­sa­ción. Se mi­ra­ron ex­tra­ña­das por­que con nin­gu­na edu­ca­ción in­va­dió el círcu­lo que ellas for­ma­ban y em­pe­zó a ar­gu­men­tar en con­tra del mis­mo ju­ga­dor. No fue sor­pre­sa ya que es­te de­por­te es pu­ra pa­sión y sub­je­ti­vi­dad. La sor­pre­sa fue la de­mo­le­do­ra fra­se fi­nal: «Bueno da igual, vo­so­tras qué sa­bréis si sois mu­je­res y nun­ca un ba­lón de fút­bol to­cas­teis».

No se que­da­ron ca­lla­das por fal­ta de res­pues­ta ni co­ra­je, sino por pe­na. Pe­na de él.

MAR­TA SÁN­CHEZ SÁN­CHEZ 34 años. Lu­go. Te­leo­pe­ra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.