¡Por fin!

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Relatos De Verán -

Re­me­dios son­ríe y es fe­liz. Es fe­liz y son­ríe en si­len­cio, sen­ta­da en su co­ci­na blan­ca, lu­mi­no­sa. Son­ríe pa­ra sí, y su fe­li­ci­dad re­cién en­con­tra­da le ha­ce sen­tir un cos­qui­lleo in­terno que ha­cía años —¡no, dé­ca­das!— que no sen­tía, y ha­ce que se en­cuen­tre a sí mis­ma. Re­me­dios, des­de que tie­ne re­cuer­dos, re­cuer­da que siem­pre ha in­ten­ta­do com­pla­cer a al­guien, si­guien­do siem­pre en si­len­cio con­tra­ria­do nor­mas im­pues­tas: a sus pa­dres ago­ta­dos de tra­ba­jo y ru­ti­na dia­ria; a sus her­ma­nos, in­ten­tan­do pro­te­ger­les de iras pa­ter­nas ocul­tas, a sus maes­tros sien­do la ni­ña de la pri­me­ra fi­la, or­de­na­da, con los de­be­res im­po­lu­tos, de caligrafía re­don­dea­da, sin sa­lir­se nun­ca de las lí­neas ya mar­ca­das del cua­derno Ru­bio, olien­do a agua fres­ca de co­lo­nia y go­ma de bo­rrar de na­ta; a sus ami­gos; a sus aman­tes…

Re­me­dios son­ríe y es por fin fe­liz. Atrás han que­da­do ma­ri­dos —dos ya, uno des­te­rra­do y otro en­te­rra­do— y cua­tro hi­jos de ella y ellos. Des­de que tie­ne re­cuer­dos re­cuer­da es­tar siem­pre pen­dien­te de co­mi­das, ho­ra­rios, co­le­gios, fie­bres, no­ches a pie al pie de la ven­ta­na es­pian­do el re­gre­so noc­tám­bu­lo de esos hi­jos que se iban ha­cien­do ma­yo­res y que abrían sus alas, bru­ju­lean­do nue­vos rum­bos.

Re­me­dios, sen­ta­da en la me­sa de su co­ci­na blan­ca, ra­dian­te, lu­mi­no­sa, son­ríe an­te su ta­zón de ca­fé humean­te y es fe­liz al leer y re­leer la car­ta que tie­ne an­te sí. La car­ta que anun­cia el ini­cio de esa vi­da que ya pue­de re­cla­mar pa­ra sí mis­ma, la car­ta que anun­cia la re­nun­cia a ta­reas im­pues­tas y ho­ra­rios for­za­dos. Su son­ri­sa pa­sa de la car­ta al ca­tá­lo­go de cla­ses y con su lá­piz va mar­can­do, so­cio­lo­gía, si­co­lo­gía, li­te­ra­tu­ra… el ri­to ini­ciá­ti­co a una vi­da nue­va que em­pie­za y que ha­bía pos­pues­to des­de que tie­ne re­cuer­dos. Y se son­ríe al pen­sar qué pen­sa­rán sus hi­jos... ! ¡Y sus nie­tos!… Ella, aho­ra, ya, sin ma­ri­dos, ni ho­ra­rios, ni co­mi­das, con to­do el tiem­po del mun­do pa­ra ella so­la, por fin, so­lo pa­ra ella….

Re­me­dios son­ríe en si­len­cio, fe­liz…. Y pien­sa: «¡Por fin!»

JUDIT POUSADA FREI­RE 52 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.