Reivin­di­can­do la ri­sa flo­ja

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MI­GUEL ANXO FER­NÁN­DEZ E •

Re­sul­ta que des­de el 2010 Greg es un vie­jo co­no­ci­do de la pan­ta­lla gran­de, aho­ra en su cuar­ta en­tre­ga, Dia­rio de Greg. Ca­rre­te­ra y man­ta. Al pa­re­cer, les va bien en su país de ori­gen por­que el crea­dor del per­so­na­je, el es­cri­tor Jeff Kin­ney —tam­bién co­guio­nis­ta de su fran­qui­cia—, es un ti­po muy po­pu­lar allí en­tre la pa­rro­quia in­fan­til. A la vis­ta del ti­bio re­sul­ta­do ar­tís­ti­co has­ta el mo­men­to, in­clu­yen­do es­ta nue­va pe­ri­pe­cia, pue­den ocu­rrir dos co­sas, am­bas com­pa­ti­bles. La pri­me­ra que el sen­ti­do del hu­mor eu­ro­peo va­ya por sen­de­ros más com­ple­jos cuan­do se tra­ta de to­mar­se a chi­ri­go­ta la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, y lo que aquí nos cuen­tan va­ya muy pa­sa­do de fre­na­da sin se­pa­rar el grano de la pa­ja en to­do lo que les ocu­rre en su via­je a ca­sa de la abue­la pa­ra su cum­ple. La se­gun­da, que el di­rec­tor Da­vid Bo­wers, for­ma­do en la ani­ma­ción —Ra­tón­po­lis y As­tro Boy, en­tre el 2006 y el 2009, que tam­po­co eran una ma­ra­vi­lla—, con­fun­da chi­cha con li­mo­ná, es­to es do- tar a sus per­so­na­jes de car­ne so­bre el hue­so, y no li­mi­tar­se a que pre­do­mi­ne el hue­so mon­do y li­ron­do, léa­se la ca­ri­ca­tu­ra.

Greg tie­ne al­go de ga­fe y un pun­to fri­ki, co­mo fri­kis son sus dos her­ma­nos y no di­ga­mos sus pa­dres. So­bre to­do una ma­dre que, en su idea de em­pren­der un via­je co­mo «una fa­mi­lia nor­mal», pon­ga­mos que co­mo las de an­ta­ño, con­fis­ca mó­vi­les y ta­ble­tas a to­dos en su idea de lo­grar lo más pró­xi­mo a una fe­li­ci­dad ple­na. Pe­ro, co­mo era de es­pe­rar, ampu­tar­les un miem­bro tan im­pres­cin­di­ble co­mo el mó­vil so­lo pue­de ser an­ti­ci­po de una gran ca­tás­tro­fe… Así que a la fa­mi­lia de Greg le ocu­rri­rán las co­sas más alu­ci­nan­tes du­ran­te ese lar­go pe­ri­plo que Bo­wers re­suel­ve a la ma­ne­ra road mo­vie, de mo­do que el pro­pio tra­yec­to aca­ba­rá en una es­pe­cie de ca­tar­sis fa­mi­liar, que es lo más pa­re­ci­do al fi­nal fe­liz que más o me­nos ya te es­pe­ras des­de la pri­me­ra es­ce­na. Re­co­noz­co un par de gags afor­tu­na­dos y el es­fuer­zo por los ac­to­res adul­tos pa­ra su­pe­rar el en­ce­fa­lo­gra­ma plano, pe­ro se­gu­ro que cuan­do se vie­ron en pan­ta­lla sin­tie­ron la ne­ce­si­dad de ale­jar­se del ve­cin­da­rio por una tem­po­ra­di­ta, no sea que les lla­men lo que sos­pe­chan…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.