El cuen­to de ha­das de un co­lec­cio­nis­ta

El due­ño del ma­yor mu­seo chino de co­ches em­pe­zó sir­vien­do fru­ta a Mao

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Sa­ra R. Estella Pe­kín

Ama­ne­ce y, co­mo ca­da día, Luo Wen­you lim­pia con mi­mo ca­da uno de los más de dos­cien­tos co­ches clá­si­cos que colecciona. Com­prue­ba que los mo­to­res arran­quen y que las lu­ces fun­cio­nen, co­mo si fue­ran a re­vi­vir las es­ce­nas his­tó­ri­cas que han pro­ta­go­ni­za­do. En el ca­pri­cho­so mu­seo que ha mon­ta­do a las afue­ras de Pe­kín con sus ad­qui­si­cio­nes, el vi­si­tan­te pue­de re­vi­vir los úl­ti­mos cua­ren­ta años de la his­to­ria de la se­gun­da po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial.

En­tre las jo­yas que se ex­hi­ben des­ta­ca una enor­me li­mu­si­na, úni­ca en el mun­do, que se fa­bri­có pa­ra Mao pe­ro que el con­si­de­ra­do pa­dre de la Chi­na mo­der­na no lle­gó a es­tre­nar por­que mu­rió an­tes. Luo la mues­tra or­gu­llo­so e in­clu­so nos in­vi­ta a sen­tar­nos en el asien­to re­ser­va­do pa­ra el Gran Ti­mo­nel. «Te­nía te­lé­fono y una te­le­vi­sión, al­go inusual en aque­lla épo­ca», se­ña­la Luo a La Voz ha­cien­do hin­ca­pié en los lu­jos de un vehícu­lo di­se­ña­do en los años se­ten­ta, cuan­do Chi­na es­ta­ba in­mer­sa en la trau­má­ti­ca Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral (1966-1976).

«Tu­ve que ha­cer mu­chos via­jes pa­ra con­se­guir que me ven­die­ran es­ta li­mu­si­na, pe­ro en uno de esos via­jes des­cu­brí otro au­to­mó­vil pre­cio­so que Mao re­ga­ló al Da­lái La­ma cuan­do las re­la­cio­nes eran bue­nas», cuen­ta es­te apa­sio­na­do de los co­ches. Sin em­bar­go, es­te vehícu­lo no es­tá ex­pues­to por­que, se­gún él, «hay his­to­rias que es me­jor que uno se las guar­de pa­ra sí mis­mo», en re­fe­ren­cia al co­nf­lic­to que hoy en día man­tie­nen Chi­na y el Da­lái La­ma en torno al Tí­bet.

La fu­ria de los mi­llo­nes de guar­dias ro­jos que du­ran­te la re­vo­lu­ción cul­tu­ral car­ga­ron con­tra cual­quier signo bur­gués y con­tra los in­te­lec­tua­les tam­bién es­tá do­cu­men­ta­da aquí. Un im­pre­sio­nan­te co­che ne­gro de la mar­ca Hong­qi (tra­du­ci­da co­mo «ban­de­ra ro­ja») con­ser­va las ven­ta­nas de atrás agrie­ta­das. «Era el co­che del ex­pre­si­den­te chino Liu Shao­qi y cuan­do ca­yó en des­gra­cia los guar­dias ro­jos in­ten­ta­ron agre­dir­le y rom­pie­ron las ven­ta­ni­llas del co­che», in­di­ca Luo.

El si­guien­te te­so­ro es un des­ca­po­ta­ble con asien­to re­gu­la­ble «pa­ra que los lí­de­res pa­re­cie­ran más al­tos» y que se uti­li­zó en los mul­ti­tu­di­na­rios des­fi­les que en los años se­sen­ta tu­vie­ron lu­gar en la pla­za de Tia­nan­men. «Fí­ja­te en el vo­lan­te, tie­ne un gi­ra­sol que sig­ni­fi­ca que to­dos mi­ran al Sol, que era Mao», pre­ci­sa ri­sue­ño.

Un fu­tu­ro pro­me­te­dor

Se po­dría de­cir que la his­to­ria de Luo Wen­you es lo más pa­re­ci­do a un cuen­to de ha­das con­tem­po­rá­neo. Com­pró su pri­mer co­che en 1979, un FSO Var­so­via azul, una ra­re­za pa­ra aque­lla épo­ca. «Pu­de ac­ce­der a to­dos es­tos co­ches por­que mi fa­mi­lia era aco­mo­da­da. Mi pa­dre tra­ba­ja­ba con ofi­cia­les de las éli­tes y fue quien me con­si­guió mi pri­mer tra­ba­jo, co­mo re­par­ti­dor de man­za­nas en Zhon­gnan­hai (la ca­sa pre­si­den­cial chi­na)», ex­pli­ca el co­lec­cio­nis­ta.

«Tu­ve la opor­tu­ni­dad de as­cen­der y te­ner un buen pues­to en el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad pe­ro lo re­cha­cé. Pre­fe­rí se­guir con­du­cien­do pa­ra en­te­rar­me de los co­ches que se re­ti­ra­ban y que yo po­dría co­lec­cio­nar», ase­gu­ra Luo.

Cua­ren­ta años des­pués, la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca su­pu­so un pun­to y apar­te en la his­to­ria de Chi­na, con­vir­tién­do­la en el ma­yor mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co del mun­do. Sin em­bar­go, en el enor­me han­gar en el que Luo tie­ne su mu­seo pa­re­ce que el tiem­po se de­tu­vo en la era Mao.

SA­RA. R. ESTELLA

La li­mu­si­na que Mao nun­ca es­tre­nó, cons­trui­da du­ran­te la trá­gi­ca Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral.

Luo lim­pia uno de sus Hong­qi, mar­ca que sig­ni­fi­ca «ban­de­ra ro­ja».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.