El lí­mi­te de la ve­lo­ci­dad a 30 por ho­ra ga­na te­rreno en la co­mar­ca

Con­ce­llos co­mo Ri­bei­ra, Boi­ro y Noia ya han co­men­za­do a im­plan­tar la me­di­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia -

Evi­tar los atro­pe­llos, pre­ve­nir los ac­ci­den­tes cir­cu­la­to­rios y fa­vo­re­cer que los tran­seún­tes des­ban­quen en pro­ta­go­nis­mo a los vehícu­los en los cas­cos ur­ba­nos son al­gu­nas de las me­di­das que, de for­ma pau­la­ti­na, se es­tán apli­can­do en los mu­ni­ci­pios de la co­mar­ca. Por una par­te, la pea­to­na­li­za­ción de ca­lles va en au­men­to y, ade­más, hay en marcha va­rios pro­yec­tos pa­ra am­pliar los ca­rri­les bici y los pa­seos. A es­tos cam­bios en los en­tra­ma­dos ur­ba­nos se es­tá unien­do otro: la li­mi­ta­ción de la ve­lo­ci­dad a 30 ki­ló­me­tros ho­ra en vías es­pe­cial­men­te sen­si­bles.

Los pri­me­ros mu­ni­ci­pios en los que se ha im­pues­to la re­duc­ción son Ri­bei­ra, en el pa­seo de As Ca­ro­li­nas; Boi­ro, en el po­lí­gono de Es­pi­ñei­ra; y Noia, en la ca­lle que con­flu­ye con la Co­rre­doi­ra de Luis Ca­dar­so. Es­te ti­po de me­di­das, an­ti­ci­pan los re­gi­do­res, van a con­ti­nuar ex­ten­dién­do­se. El noiés, San­tia­go Frei­re, se­ña­la que «a res­pos­ta foi sa­tis­fac­to­ria, por­que os co­ches ían moi rá­pi­do». En es­te mu­ni­ci­pio, ma­ni­fies­ta el al­cal­de, tam­bién se han in­tro­du­ci­do otras va­ria­cio­nes, co­mo la ins­ta­la­ción de ba­de­nes en Ir­máns La­bar­ta, Vir­xe de Loreto y en el ac­ce­so via­rio que co­nec­ta con la ca­lle Co­rre­doi­ra.

Es­tu­dio de mo­vi­li­dad

El Con­ce­llo de Noia ela­bo­ra­rá un es­tu­dio de mo­vi­li­dad, pe­ro San­tia­go Frei­re ya an­ti­ci­pa que «a in­ten­ción é que tan­to no cas­co his­tó­ri­co co­mo nas zo­nas máis pró­xi­mas se im­plan­te o lí­mi­te a 30».

Pre­ci­sa­men­te, en la mis­ma lí­nea tra­ba­ja el so­nen­se Luis Ou­jo, quien se re­fie­re a un pro­ble­ma con­cre­to que se re­gis­tra en Por­to­sín: «Na zo­na de O Ma­ri­ño, a Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca non que­re po­ñer un paso de peóns e a úni­ca al­ter­na­ti­va é re­du­cir a 30 a ve­lo­ci­da­de e po­ñer un semáforo». Ex­pli­ca que la de­ci­sión se jus­ti­fi­ca por las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los pea­to­nes cuan­do quieren cru­zar por es­te lu­gar y aña­de: «A maio­ría dos co­ches non res­pec­tan a ve­lo­ci­da­de».

Asi­mis­mo, el al­cal­de ma­ni­fies­ta que se ha­rán ges­tio­nes pa­ra im­plan­tar una li­mi­ta­ción si­mi­lar en el cas­co ur­bano de la vi­lla so­nen­se, con­cre­ta­men­te en el tra­mo que va des­de la igle­sia de Noal has­ta el co­le­gio San­ta Ire­ne.

El ri­bei­ren­se Ma­nuel Ruiz tie­ne cla­ro que la pre­emi­nen­cia tie­ne que es­tar en los pea­to­nes y, por eso, ex­pli­ca que hay dos vías en el pun­to de mi­ra pa­ra im­plan­tar una ve­lo­ci­dad no su­pe­rior a los 30 ki­ló­me­tros por ho­ra. Se tra­ta de Ro­sa­lía de Cas­tro y Ma­ri­ño de Ri­ve­ra. En am­bos ca­sos se tra­ta de áreas en las que, ade­más, se con­cen­tra un im­por­tan­te vo­lu­men es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, lo que ha­ce ne­ce­sa­rio adop­tar es­te ti­po de res­tric­cio­nes. El re­gi­dor pre­ci­sa que, en cuan­do se re­for­me la ave­ni­da del Ma­le­cón, tam­po­co se per­mi­ti­rá su­pe­rar los 30 ki­ló­me­tros ho­ra.

Ruiz no so­lo ha pen­sa­do en el cas­co ur­bano de la ciu­dad, sino tam­bién en al­gu­na pa­rro­quia, co­mo es el ca­so de la de Agui­ño. Los via­les ele­gi­dos son Cas­te­lao y Fran­cis­co Lo­ren­zo Ma­ri­ño.

En cuan­to el ejecutivo de Nós Po­bra, ya lle­vó a pleno en su día una pro­pues­ta, re­la­ti­va a la re­gu­la­ción del uso de las ca­lles pea­to­na­les, que in­cluía la li­mi­ta­ción de la ve­lo­ci­dad a 30 ki­ló­me­tros ho­ra. Sin em­bar­go, por aho­ra no se ha he­cho na­da al res­pec­to por­que la ini­cia­ti­va so­bre las vías pea­to­na­les to­da­vía no ha si­do apro­ba­da.

El al­cal­de, Xosé Lois Piñeiro, co­men­tó que el ejecutivo ha­rá un se­gun­do in­ten­to y que es­pe­ra que sal­ga ade­lan­te. Tan­to en el cas­co ur­bano co­mo en la zo­na de A Ri­bei­ri­ña es don­de Piñeiro se mues­tra par­ti­da­rio de la li­mi­ta­ción: «En to­dos aque­les pun­tos nos que exis­ta ris­co pa­ra os peóns».

M. CREO

La se­ña­li­za­ción se ha ho­mo­ge­nei­za­do en el pa­seo de As Ca­ro­li­nas, don­de el lí­mi­te es de 30 ki­ló­me­tros ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.