«Si so­mos pre­vi­so­res no te­ne­mos por qué gas­tar más»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - JO­SÉ CAR­LOS MI­LLÁN

Jo­sé Car­los Mi­llán Ca­len­ti lle­va trein­ta años di­cien­do lo mis­mo: la Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne que pe­lear pa­ra que en­ve­je­cer no sea si­nó­ni­mo de en­fer­mar. No es una cues­tión eco­nó­mi­ca, es de ca­li­dad de vi­da.

—No ha­blan de en­ve­je­cer, ni si­quie­ra de de­pen­den­cia: ha­blan de fra­gi­li­dad.

—La OMS con­tra­po­ne frá­gil a ro­bus­to. Una per­so­na ma­yor de­be ser ca­paz de au­to­cui­dar­se, por­que si no lo ha­ce, tan­to en tér­mi­nos fí­si­cos co­mo cog­ni­ti­vos, es más vul­ne­ra­ble a las en­fer­me­da­des, a las caí­das, a es­tar ins­ti­tu­cio­na­li­za­do o en el hos­pi­tal.

—Una vez más, pre­ven­ción. Pe­ro no se in­vier­te su­fi­cien­te.

—No hay una es­tra­te­gia po­bla­cio­nal de lu­cha con­tra la cro­ni­ci­dad, el se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad.

—¿Le sa­le ca­ro a una Ad­mi­nis­tra­ción que sus ve­ci­nos en­ve­jez­can?

—Si so­mos pre­vi­so­res no hay que gas­tar más. Una ali­men­ta­ción ade­cua­da y una ac­ti­vi­dad fí­si­ca ae­ró­bi­ca e in­clu­so de fuer­za pue­de re­ver­tir la fra­gi­li­dad de una per­so­na. La es­tra­te­gia pa­sa por po­ten­ciar la aten­ción pri­ma­ria, pe­ro es un per­so­nal so­bre­car­ga­do y so­bre­sa­tu­ra­do que se ago­ta. Y qui­zá crear re­cur­sos de in­ter­ven­ción más es­pe­cí­fi­cos. Aten­de­mos muy bien a los agu­dos, pe­ro no ha­ce­mos in­ter­ven­ción con­ti­nua­da.

—Hay mu­chas que­jas por la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre ser­vi­cios so­cia­les y de sa­lud.

—Es que no hay. Por ejem­plo, ope­ra­mos a una per­so­na de la ca­de­ra pe­ro no sa­be­mos si en su ca­sa hay ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas, si tie­ne a al­guien que le ayu­de... La his­to­ria clí­ni­ca ten­dría que ser co­mún. ¡Y no nos po­de­mos que­jar! Ga­li­cia es­tá muy bien en ese sen­ti­do.

—¿Cóm se con­si­gue la ca­li­dad de vi­da a cier­ta edad?

—To­do pa­sa por la aten­ción do­mi­ci­lia­ria. Cuan­to más tiem­po per­ma­nez­ca una per­so­na en su ca­sa me­jor es­ta­rá. A prin­ci­pios del si­glo XX la gen­te mo­ría con 40 años, des­pués fue con 60. Aho­ra el de­cli­ve co­mien­za a los 85.

Mi­llán Ca­len­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.