Bom­be­ros cor­tan con una ra­dial un ani­llo eró­ti­co en el pe­ne de un fe­rro­lano

Al hombre se le que­dó atas­ca­do el ju­gue­te en el miem­bro, por lo que tu­vo que so­li­ci­tar la asis­ten­cia mé­di­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - CARLA ELÍAS

Un tre­men­do sus­to se lle­vó un hombre el pa­sa­do fin de se­ma­na cuan­do aca­bó en el hos­pi­tal fe­rro­lano Ar­qui­tec­to Mar­ci­de al te­ner pro­ble­mas usan­do un ju­gue­te se­xual. El su­ce­so se pro­du­jo la ma­dru­ga­da del sá­ba­do al domingo y obli­gó a que dos bom­be­ros de la ur­be na­val se tu­vie­ran que des­pla­zar has­ta el qui­ró­fano pa­ra ayu­dar al equi­po mé­di­co con sus he­rra­mien­tas pa­ra cor­tar el ani­llo me­tá­li­co que opri­mía el pe­ne del in­ter­ve­ni­do.

Des­de la uni­dad de bom­be­ros ex­pli­ca­ron que es­ta es la pri­me­ra vez que co­la­bo­ran en un su- ce­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas cor­tan­do un apa­ra­to de una zo­na del cuer­po tan sen­si­ble, aun­que ya en otras oca­sio­nes han te­ni­do que co­la­bo­rar con los mé­di­cos pa­ra re­ti­rar ele­men­tos. Y es que al hombre se le ha­bía que­da­do atas­ca­do el apa­ra­to eró­ti­co que pro­lon­ga el pla­cer opri­mien­do el ór­gano re­pro­duc­tor mas­cu­lino. De per­sis­tir de­ma­sia­do en el tiem­po po­dría cau­sar­le gra­ves pro­ble­mas en la ex­tre­mi­dad al obs­truir­le el rie­go san­guí­neo ya que la par­te más dis­tal del miem­bro ter­mi­na por in­fla­mar­se al no re­tor­nar la san­gre. Alis Bou­so de la tien­da eró­ti­ca Pun­to G, ubi­ca­da en Na­rón, ex­pli­có que es­te ti­po de ins­tru­men­tos, al cor­tar la cir­cu­la­ción de la ex­tre­mi­dad, no se pue­den usar más de me­dia ho­ra al día co­mo má­xi­mo, por lo que los usua­rios de­ben ser ca­pa­ces de con­tro­lar su erec­ción pa­ra evi­tar con­tra­tiem­pos co­mo el de es­te fin de se­ma­na.

Al no dis­po­ner de he­rra­mien­tas pa­ra re­ti­rar o cor­tar el aro me­tá­li­co, el hos­pi­tal so­li­ci­tó la in­ter­ven­ción del equi­po de bom­be­ros. Des­de el ope­ra­ti­vo ex­pli­can que sec­cio­na­ron el ani­llo con un dre­mel, es de­cir, una ra­dial de pe­que­ñas di­men­sio­nes y muy pre­ci­sa lo que fa­ci­li­ta es­te ti­po de ac­tua­cio­nes, des­ta­can.

Jo­yas y has­ta una bo­ta

Aun­que la la­bor de los bom­be­ros se re­la­cio­na ha­bi­tual­men­te con ex­tin­ción de in­cen­dios es­te ti­po de su­ce­sos son más fre­cuen­tes de lo es­pe­ra­do. Des­de el cuer­po de bom­be­ros re­cor­da­ban ayer que ya se les re­qui­rió su co­la­bo­ra­ción pa­ra cor­tar una bo­ta de se­gu­ri­dad de ar­ma­zón me­tá­li­co. Al caer una plan­cha de hie­rro en­ci­ma del pie de un tra­ba­ja­dor la bo­ta aca­bó apri­sio­nán­do­le la ex­tre­mi­dad e, igual­men­te de per­sis­tir la obs­truc­ción del rie­go san­guí­neo las con­se­cuen­cias pue­den ser muy gra­ves. Son más ha­bi­tua­les sus co­la­bo­ra­cio­nes en su­ce­sos co­mo la re­ti­ra­da de ani­llos atas­ca­dos en de­dos.

ÁN­GEL MAN­SO

Alis Bou­so, de la tien­da eró­ti­ca na­ro­ne­sa Pun­to G, mues­tra ti­pos de ani­llos pa­ra man­te­ner la erec­ción mas­cu­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.