Vi­ñe­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - Ta­ma­ra Montero

Uno era cal­vo del to­do. El otro pei­na­ba tan so­lo dos pe­los. Su je­fe, bas­tan­te mer­lu­zo, la ver­dad. Ca­si tan­to co­mo el bar­bu­do del de­par­ta­men­to tec­no­ló­gi­co. Lle­va­ban allí bas­tan­te tiem­po. Una araña pa­sa­ba por en­ci­ma el día que los res­ca­ta­mos de su en­cie­rro. Las ho­jas olían un po­qui­to a hu­me­dad. Y la na­riz pi­ca­ba con el pol­vo. Siem­pre aca­ba­bas llo­ran­do. Es im­po­si­ble aho­gar la ri­sa con sus em­bro­llos. ¿Vo­ca­bu­la­rio? Mu­cho: ra­ba­di­lla, pí­lo­ro, y has­ta qué es un pa­qui­der­mo. Años en­te­ros pa­san­do sus pá­gi­nas. No­ches en­te­ras con la lá­gri­ma aso­man­do por el ojo.

Los agen­tes de la TIA fue­ron los pri­me­ros. Vi­nie­ron más. De vez en cuan­do, un via­je a la al­dea ga­la. La de los re­bel­des, so­bre to­do, chis­to­sos. Do­rae­mon nos vi­si­ta­ba por la te­le. Pe­ro era me­jor cuan­do lle­ga­ba a ca­sa en aque­llos cua­der­nos. Fiz, co­mo siem­pre, nos Bios­bar­dos. To­da­vía no se ha lim­pia­do el mo­co.

Con el paso de los años, Mar­ja­ne nos arran­có a to­dos el ve­lo. Uno por uno nos ha­cía­mos ma­yo­res. Ya no nos ape­te­cían aque­llos cuen­tos. Y de re­pen­te, te das cuen­ta. A to­dos in­ten­tan cla­si­fi­car­nos. La peor his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se re­du­ce a ra­to­nes, ga­tos y cer­dos. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, te gus­ta el po­llo con ci­rue­las. Ven­gan­za se es­cri­be con V. Pe­ro no. No to­do es blanco o ne­gro. Y pa­seas por las ca­se­tas. Es­pe­ran­do en­con­trar al­go nue­vo. Que no es leer, nos de­cían de pe­que­ños. Lar­ga vi­da al có­mic. El ma­te­rial de los sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.