«To­do aquí es bo­ni­to y es­pec­ta­cu­lar»

No so­lo tra­ba­jan con ni­ños y ma­yo­res, tam­bién apren­den el idio­ma y la cul­tu­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - CAR­MEN FERNÁNDEZ / M.X.B. RI­BEI­RA / LA VOZ

La gen­te viaja por mu­chas ra­zo­nes. Nor­mal­men­te sue­le ser por tra­ba­jo o por ocio, pa­ra pa­sar las va­ca­cio­nes en otro lu­gar y re­la­jar­se en­tre pis­ci­nas y pla­yas. Pe­ro tam­bién hay un gru­po de per­so­nas que lo ha­cen pa­ra se­guir apren­dien­do, pa­ra des­cu­brir nue­vas cul­tu­ras y em­pa­par­se de ellas. An­na Uva­ro­va y Lu­cie Ri­mas­son son dos chi­cas que op­ta­ron por es­ta úl­ti­ma op­ción. Son vo­lun­ta­rias eu­ro­peas que se en­cuen­tran aho­ra en el mu­ni­ci­pio de Lou­sa­me, don­de per­ma­ne­ce­rán has­ta fi­na­les de año. El Con­ce­llo en­tró a for­mar par­te de es­te pro­gra­ma ha­ce unos me­ses, y ellas son las pri­me­ras vo­lun­ta­rias que lle­gan. Uva­ro­va pro­ce­de de Ru­sia, de un pue­blo si­tua­do a 400 ki­ló­me­tros de Mos­cú, y Ri­mas­son es de Ren­nes, en Francia.

El principal mo­ti­vo que las lle­vó a em­bar­car­se en es­ta aven­tu­ra fue «des­cu­brir otra cul­tu­ra, apren­der idio­mas, ya que el es­pa­ñol es muy útil. Tam­bién co­no­cer có­mo se en­se­ña aquí a los ni­ños», ex­pli­ca Lu­cie Ri­mas­son. An­na Uva­ro­va, por su par­te, «que­ría tra­ba­jar con ni­ños por­que me pa­re­ce muy im­por­tan­te el tra­ba­jo so­cial. En Ru­sia no es­tá tan desa­rro­lla­do, no hay tan­tas ac­ti­vi­da­des pa­ra gen­te ma­yor ni pa­ra ni­ños. Por eso me gus­ta ver có­mo se tra­ba­ja aquí pa­ra apren­der y lle­var es­ta ex­pe­rien­cia a mi país e in­ten­tar cam­biar las co­sas». Pe­ro a ma­yo­res, tam­bién lo ha­cen por sí mis­mas, pa­ra des­cu­brir di­fe­ren­tes as­pec­tos de otro país, pe­ro tam­bién de ellas. «Te­ner una ex­pe­rien­cia hu­ma­na y apren­der más de mi», con­tó Ri­mas­son, a lo que Uva­ro­va aña­día: «Apren­der có­mo co­mu­ni­car­se con las per­so­nas de otras cul­tu­ras. Co­mo un in­ter­cam­bio de cul­tu­ras pa­ra en un fu­tu­ro aca­bar con los es­te­reo­ti­pos».

Am­bas se es­tán adap­tan­do muy bien a Ga­li­cia y a Lou­sa­me. So­lo tie­nen bue­nas pa­la­bras pa­ra des­cri­bir al pue­blo y a su gen­te: «Es muy na­tu­ral, hay mu­chos ár­bo­les y el cli­ma es muy bueno. To­do aquí es bo­ni­to y es­pec­ta­cu­lar», co­men­tó Uva­ro­va. Sin em­bar­go, Lu­cie Ri­mas­son es­tá más acos­tum­bra­da al cli­ma y al pai­sa­je, por­que son co­sas que tie­ne en co­mún con la zo­na de la que vie­ne. En lo que sí en­cuen­tra di­fe­ren­cias es en la gen­te: «Las per­so­nas de aquí son más ama­bles que las de Francia. Siem­pre nos in­ten­tan ayu­dar y si no en­ten­de­mos al­go por­que aun no ha­bla­mos per­fec­ta­men­te, nos ex­pli­can», afir­mó la fran­ce­sa.

Ho­ra­rios y co­mi­da, dis­tin­tos

Don­de sí en­cuen­tran bas­tan­tes di­fe­ren­cias es en los ho­ra­rios y en la co­mi­da. «La gen­te co­me muy tar­de. Ade­más, aquí se co­me mu­cho ma­ris­co, y no es­ta­mos acos­tum­bra­das. Pro­ba­mos los ca­la­ma­res y nos gus­ta­ron mu­cho. Y tam­bién pi­mien­tos de Pa­drón», re­la­ta­ron. Des­de que lle­ga­ron, apro­ve­cha­ron el tiem­po li­bre y vi­si­ta­ron otros lu­ga­res, co­mo la Fe­ria Me­die­val de Noia, Cee o San­tia­go de Com­pos­te­la. «La zo­na vie­ja de San­tia­go y la ca­te­dral tie­nen mu­cha his­to­ria. Es al­go im­pre­sio­nan­te. Es un mez­cla in­creí­ble de his­to­ria y pro­gre­so», ex­pli­có Ri­mas­son.

Las vo­lun­ta­rias es­tán tra­ba­jan­do con ni­ños en la lu­do­te­ca, pe­ro en bre­ve irán de cam­pa­men­to con ellos, em­pe­za­rán a tra­ba­jar con gen­te ma­yor en el cen­tro de día y rea­li­za­rán ru­tas de sen­de­ris­mo. Ade­más «nos gus­ta­ría or­ga­ni­zar una ce­na in­ter­cul­tu­ral y co­ci­nar co­mi­das tí­pi­cas de nues­tros paí­ses», co­men­tó Uva­ro­va.

La ba­rre­ra del idio­ma po­dría de­cir­se que no exis­te pa­ra ellas. Las dos en­tien­den el cas­te­llano, pe­ro el gallego «so­lo cuan­do lo ha­blan len­to. Lo en­ten­de­mos por­que hay va­rios ni­ños en la lu­do­te­ca que lo ha­blan y po­co a po­co apren­de­mos», ex­pli­có An­na Uva­ro­va. A pe­sar de ser del país ve­cino, a Lu­cie Ri­mas­son le cues­ta un po­co más el cas­te­llano: «To­da­vía no ten­go mu­cho vo­ca­bu­la­rio, pe­ro es­toy con­ven­ci­da de que al es­tar aquí lo apren­de­ré an­tes», con­tó Ri­mas­son. Re­sul­ta­dos de lan­zar­se a la aven­tu­ra con ga­nas de apren­der.

MAR­COS CREO

An­na Uva­ro­va y Lu­cie Ri­mas­son en Tes­tal, pla­ya a la que acu­die­ron con un gru­po de ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.