La al­ta de­man­da pa­ra ocu­par los al­ma­ce­nes de la lon­ja de San­ta Uxía ge­ne­ra lis­ta de es­pe­ra

La al­ta de­man­da obli­gó a readap­tar es­pa­cios pa­ra crear cin­co nue­vos de­par­ta­men­tos, pe­ro se han re­gis­tra­do una de­ce­na de pe­ti­cio­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - A. GER­PE

La aper­tu­ra de la nue­va lon­ja de Ri­bei­ra pa­re­ce ha­ber des­per­ta­do el in­te­rés de em­pre­sas vin­cu­la­das al sec­tor pes­que­ro que has­ta aho­ra se ha­bían man­te­ni­do al mar­gen del pro­ce­so de pues­ta en mar­cha. Has­ta el pun­to de que ac­tual­men­te hay lis­ta de es­pe­ra pa­ra ocu­par al­ma­ce­nes.

Des­de que se con­cre­tó la fe­cha de ini­cio de la ac­ti­vi­dad, los ges­to­res re­ci­bie­ron so­li­ci­tu­des tan­to de nue­vas ven­de­du­rías in- te­re­sa­das en ope­rar, co­mo de ma­yo­ris­tas que quie­ren ha­cer­se con al­guno de los de­par­ta­men­tos pa­ra usua­rios de los que dis­po­ne el re­cin­to de subas­tas. En el ca­so de es­tos úl­ti­mos, se efec­tuó una re­es­truc­tu­ra­ción de es­pa­cios y se lo­gró ha­bi­li­tar cin­co nue­vos que, sin em­bar­go, son in­su­fi­cien­tes, por­que hay una de­ce­na de de­man­dan­tes.

En cuan­to a las ca­sas subas­ta­do­ras, se han in­cor­po­ra­do la to­ta­li­dad de las exis­ten­tes en la an­ti­gua lon­ja. Por lo que res­pec­ta a las nue­vas so­li­ci­tu­des, por el mo­men­to, ex­pli­có el ge­ren­te, Fer­nan­do Ca­rrei­ra, no se efec­tua­rán más al­tas.

Cie­rre del re­cin­to

Aun­que la ru­la es­tá en fun­cio­na­mien­to des­de el lu­nes, to­da­vía hay obras pen­dien­tes, así co­mo otras ca­ren­cias que de­be­rán ir sub­sa­nán­do­se.

Fuen­tes de Por­tos in­di­ca­ron que el mue­lle de atra­que pa­ra las em­bar­ca­cio­nes de ar­tes me­no­res es­ta­rá co­lo­ca­do den­tro de dos se­ma­nas, dan­do así res­pues­ta a las reite­ra­das de­man­das del sec­tor. Asi­mis­mo, ayer ya po­dían ver­se en la ex­pla­na­da las ver­jas me­tá­li­cas con las que se de­li­mi­ta­rá la zona de tra­ba­jo es­pe­cí­fi­ca de los pro­fe­sio­na­les.

En la jor­na­da de ayer, el ini­cio de la subas­ta de ma­ris­co vol­vió a re­tra­sar­se, en esta oca­sión por­que se col­gó el sis­te­ma informático y no po­dían ex­pe­dir­se los ti­ques en los que fi­gu­ran los ki­los de ca­da ca­ja. In­clu­so, la pri­me­ra pu­ja de al­me­ja tu­vo que ha­cer­se de vi­va voz.

Por su par­te, el pa­trón ma­yor de A Po­bra, Juan Mi­guel Igle­sias, ex­pli­có que la co­fra­día es­tá a la es­pe­ra de que ins­ta­len en sus de­pen­den­cias un pro­gra­ma informático que les per­mi­ti­rá pe­sar la mer­can­cía, de for­ma que ya no se­rá ne­ce­sa­rio que los pro­duc­to­res se des­pla­cen a Ri­bei­ra pa­ra la subas­ta.

M. CREO

Unas va­llas de­li­mi­ta­rán la zona de tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.