Los ga­lle­gos se cui­dan po­co a los se­sen­ta por­que tie­nen mu­chas car­gas fa­mi­lia­res

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo -

Si la ve­jez em­pie­za hoy a los 85, co­mo di­cen los ge­ria­tras, la pre­pa­ra­ción pa­ra lle­gar en las me­jo­res con­di­cio­nes co­mien­za en la ma­du­rez: ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, re­tos cog­ni­ti­vos y ejer­ci­cio son los pi­la­res de una vi­da sa­lu­da­ble.

Sin em­bar­go, los ga­lle­gos no se cui­dan, o no to­do lo que de­bie­ran, y eso dis­pa­ra la cro­ni­ci­dad de las en­fer­me­da­des y el de­te­rio­ro fí­si­co. Fal­ta de cos­tum­bre, in­for­ma­ción es­ca­sa so­bre las ven­ta­jas de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, au­sen­cia de pro­gra­mas que ani­men al de­por­te o ca­ren­cia de es­pa­cios apro­pia­dos pa­ra el ocio sa­lu­da­ble son al­gu­nos de los mo­ti­vos que ex­pli­can por qué a los 70 mu­chas per­so­nas se en­cie­rran en ca­sa.

«Cui­dar­se es ca­ro»

Pe­ro no son los úni­cos mo­ti­vos: «Mu­chas ve­ces las per­so­nas de se­sen­ta y mu­chos y se­ten­ta años es­tán de­ma­sia­do pre­sio­na­das. Tie­nen a sus cos­ti­llas per­so­nas de trein­ta o cua­ren­ta años, in­clu­so ni­ños, que sa­car ade­lan­te». Lo di­ce Isi­do­ro Ri­ve­ra, mé­di­co de fa­mi­lia y ex­pre­si­den­te de la aso­cia­ción que los aglu­ti­na, Se­mer­gen. Apun­ta que di­fí­cil­men­te uno va a cui­dar­se cuan­do tie­ne que aten­der la ca­sa, re­co­ger a los nie­tos y ha­cer la co­mi­da pa­ra va­rias per­so­nas. Ade­más, «cui­dar­se es ca­ro», sen­ten­cia. La ali­men­ta­ción equi­li­bra­da exi­ge co­mi­da fres­ca que re­sul­ta mu­cho más gra­vo­sa que la se­mi­pre­pa­ra­da. Por no hablar de las vi­si­tas al fi­sio­te­ra­pia, el bono de una pis­ci­na o los pro­duc­tos far­ma­co­ló­gi­co que no es­tán en la Se­gu­ri­dad So­cial pe­ro ha­cen la vi­da más fá­cil.

Tam­bién alu­de Ri­ve­ra a la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre los ser­vi­cios: «En to­dos los cen­tros de ma­yo­res de Ga­li­cia hay un mé­di­co, pe­ro no tie­ne ac­ce­so a nin­gún his­to­rial clí­ni­co de las per­so­nas que atien­de». Eso, su­ma­do al cre­cien­te pe­so de la aten­ción hos­pi­ta­la­ria en el fun­cio­na­mien­to de la sa­ni­dad, ha­ce na­die ten­ga una vi­sión ge­ne­ral de ca­da pa­cien­te, sino que to­das las par­tes co­no­cen una reali­dad frag­men­ta­da.

Lo úni­co a lo que pue­den echar mano los en­fer­mos es a las aso­cia­cio­nes de per­so­nas con su mis­ma do­len­cia: «Los mé­di­cos de­be­mos re­ce­tar­lo más —re­fle­xio­na Ri­ve­ra— por­que se fo­men­ta la re­si­len­cia, sa­car lo me­jor de uno mis­mo an­te los pro­ble­mas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.