Del Pon­te y la im­po­ten­cia en Si­ria

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CUAR­TO CRE­CIEN­TE YASHMINA SHAWKI

To­do tie­ne un lí­mi­te. Ni si­quie­ra la pro­ver­bial ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia del ser hu­mano pue­de so­por­tar­lo to­do. Y aun­que pu­die­ra, lle­ga un mo­men­to en que la im­po­ten­cia, el has­tío y el can­san­cio nos im­pe­len a ti­rar la toa­lla. Cuan­do no se pue­de avan­zar, me­jor ren­dir­se y bus­car otro ca­mino. Eso es lo que ha de­bi­do de sen­tir Car­la del Pon­te, la fis­cal sui­za en­car­ga­da de in­ves­ti­gar los crí­me­nes de gue­rra en Si­ria. Una mu­jer cur­ti­da co­mo po­cas en la bar­ba­rie, tras par­ti­ci­par en la in­ves­ti­ga­ción y pre­sen­ta­ción de las acu­sa­cio­nes por los crí­me­nes co­me­ti­dos en la an­ti­gua Yu­gos­la­via y en Ruan­da.

Esta ve­te­ra­na de se­ten­ta años se ha vis­to obli­ga­da a pre­sen­tar su di­mi­sión tras lle­var in­ves­ti­gan­do los crí­me­nes en Si­ria des­de sep­tiem­bre del 2012, cuan­do se la nom­bró co­mi­sa­ria por las Na­cio­nes Uni­das. En su car­ta de des­pe­di­da ale­ga que lo que ha mo­ti­va­do su de­ci­sión es la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra po­ner en mar­cha un tri­bu­nal que am­pa­re los de­re­chos de los mi­llo­nes de víc­ti­mas de es­te en­fren­ta­mien­to fra­tri­ci­da. La mis­ma fal­ta de vo­lun­tad que im­pi­de que las ne­go­cia­cio­nes pa­ra al­can­zar la paz avan­cen Ocu­pa­do Es­ta­dos Uni­dos en com­ba­tir al EI man­te­nien­do un di­fí­cil equi­li­brio con Ru­sia en te­rri­to­rio si­rio, na­die se atre­ve a mo­ver un de­do pa­ra ayu­dar a los mi­llo­nes de víc­ti­mas ci­vi­les. So­lo Ru­sia e Irán quie­ren que Bas­har si­ga en el po­der; pre­fie­ren su ti­ra­nía a la in­cer­ti­dum­bre de un Go­bierno dé­bil co­mo el de Irak. Pa­re­ce que no son cons­cien­tes de que, ade­más del desas­tre hu­mano, la frag­men­ta­ción del te­rri­to­rio si­rio al peor es­ti­lo li­ba­nés da ar­gu­men­tos a los te­rro­ris­tas pa­ra man­te­ner vi­va su lla­ma­da a la yihad.

El Ayun­ta­mien­to de Pon­tea­reas apro­bó dar una gra­ti­fi­ca­ción a los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les que cum­plan al me­nos el 90 por cien­to de la jor­na­da la­bo­ral. Una me­di­da ava­la­da por el pleno del Con­ce­llo y do­ta­da por tan­to de ben­di­cio­nes le­ga­les. ¿Por qué? Pa­ra evitar el ab­sen­tis­mo.

Hay que su­po­ner que si se lle­vó a pleno se­me­jan­te asun­to y se apro­bó es que, efec­ti­va­men­te, el ab­sen­tis­mo era un pro­ble­ma a so­lu­cio­nar. El al­cal­de, Xo­sé Re­pre­sas, del BNG, po­día ele­gir en­tre la es­tra­te­gia del pa­lo y la de la za­naho­ria. Op­tó por la se­gun­da, pre­mian­do a sus fun­cio­na­rios, in­clu­so aun­que se hu­bie­ran fu­ma­do un diez por cien­to de su jor­na­da. Re­pre­sas de­bió de pen­sar que siem­pre es me­jor pre­miar que cas­ti­gar, que in­cen­ti­van­do se con­si­guen más co­sas CEL­TAS COR­TOS AL­BINO PRA­DA

Se­gún nues­tro Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) los es­pa­ño­les ge­ne­ra­mos en el con­jun­to del pa­sa­do año la mis­ma ri­que­za que en el año 2007. Una ex­ce­len­te no­ti­cia des­pués de las caí­das de­ri­va­das de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca.

En esos ca­si diez años ha­bría­mos re­cu­pe­ra­do el va­lor real de lo pro­du­ci­do por nues­tra eco­no­mía, es de­cir, des­con­ta­do el efec­to de la in­fla­ción. Ge­ne­ra­mos la mis­ma ri­que­za pe­ro es ob­vio que no fue ne­ce­sa­rio el mis­mo vo­lu­men de tra­ba­jo pa­ra con­se­guir­lo.

Los da­tos de la Con­ta­bi­li­dad Na­cio­nal del INE es­ti­man que en el 2016, pa­ra con­se­guir la mis­ma pro­duc­ción que en el 2007, fue­ron ne­ce­sa­rias cua­tro mil mi­llo­nes de ho­ras de tra­ba­jo me­nos, lo que equi­va­le a que de­ja­ron de ser ne­ce­sa­rios ca­si dos mi­llo­nes y me­dio de em­pleos a que re­pri­mien­do. Y que si pa­gan­do un po­co más de di­ne­ro se re­du­cen las au­sen­cias al tra­ba­jo, se ha­brá sa­li­do ga­nan­do.

El asun­to tie­ne mu­cha mi­ga. Tan­to el suel­do co­mo los in­cen­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res del con­ce­llo pro­ce­de­rán de las ar­cas pú­bli­cas. Una par­te, fru­to de la re­cau­da­ción en el pro­pio mu­ni­ci­pio y otra pro­ce­den­te de la re­cau­da­ción en to­do el Es­ta­do. Di­ne­ro de to­dos que se­rá usa­do pa­ra pre­miar sin mé­ri­to. Se da­rá in­clu­so la pa­ra­do­ja de que los im­pues­tos de un tra­ba­ja­dor cu­ya jor­na­da ha­bi­tual ex­ce­da la que mar­ca su con­tra­to sir­van pa­ra in­cre­men­tar el suel­do de quien so­lo ha­ce el 90 % de la su­ya. En reali­dad, más que pa­ra­do­ja es un dis­pa­ra­te. Y un ro­bo. ¿Por qué una par­te de los im­pues­tos de to­dos los es­pa­ño­les ha de de­di­car­se al ab­sen­tis­mo de los fun­cio­na­ros de Pon­tea­reas? ¿Por qué una pe­que­ña par­te de los tri­bu­tos de un au­tó­no­mo que tra­ba­ja diez o do­ce ho­ras ser­vi­rá de in­cen­ti­vo a quien va­ya us­ted a sa­ber cuán­to tiem­po de­di­ca a su la­bor pro­fe­sio­nal? tiem­po com­ple­to.

Ya en es­te pun­to se nos pre­sen­ta una pa­ra­do­ja, pues­to que acom­pa­ñan­do a se­me­jan­te aho­rro de tra­ba­jo ne­ce­sa­rio, en cómpu­to so­cial agre­ga­do, se com­prue­ba que las ho­ras tra­ba­ja­das por tér­mino me­dio por ca­da ocu­pa­do, le­jos de dis­mi­nuir, se ha­brían in­cre­men­ta­do.

Por su par­te, la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va del INE nos per­mi­te pre­ci­sar la me­ta­mor­fo­sis del tra­ba­jo que se es­tá re­gis­tran­do en Es­pa­ña. En pri­mer lu­gar,

Sin du­da, no es jus­to es­te in­cen­ti­vo. Ha­bla mal de quien lo po­ne, ha­bla­rá mal de quien lo re­ci­ba sin cum­plir su 100 % y, por su­pues­to, ha­bla­rá peor de quie­nes no lo re­ci­ban por­que ni si­quie­ra lle­gan al 90 %.

Pe­ro tam­bién es­tán los prin­ci­pios. Una so­cie­dad sin prin­ci­pios po­ca co­sa es. Y asu­mir el es­ca­queo con tan­ta na­tu­ra­li­dad que pre­mia­mos al que cum­ple, aun­que no sea a tiem­po com­ple­to, es de una fal­ta de va­lo­res dig­na de pue­blos con cier­ta tris­te­za mo­ral. Las obli­ga­cio­nes de­ben ser tan irre­nun­cia­bles co­mo los de­re­chos. Y si nos ol­vi­da­mos de las pri­me­ras fo­men­ta­re­mos una so­cie­dad de va­gos, ne­cios y egoís­tas en la que el plus de ne­ce­dad se­rá uni­ver­sal.

A ve­ces, so­mos tan ri­dícu­los que aca­ba­re­mos re­com­pen­san­do al po­lí­ti­co que no ro­be, al mé­di­co que atien­da a sus pa­cien­tes, al so­co­rris­ta que se­pa na­dar y al sa­cer­do­te que ame al pró­ji­mo. Y a quien no ro­be, no atien­da, no na­de y no ame, tam­bién, no va­ya a ser que se nos acu­se de dis­cri­mi­na­ción. se con­fir­ma que fue­ron los ocu­pa­dos a tiem­po com­ple­to los que de­ja­ron de ser ne­ce­sa­rios, pues­to que, jus­to al con­tra­rio, los ocu­pa­dos a tiem­po par­cial se in­cre­men­ta­ron du­ran­te esos nue­ve años en ca­si un 20 %, acer­cán­do­se a los tres mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res.

De ma­ne­ra que, con me­nos tra­ba­jo to­tal y con ma­yor apor­te de los em­pleos a tiem­po par­cial, ob­te­ne­mos la mis­ma ri­que­za. Tam­bién con mu­cho em­pleo con con­tra­tos tem­po­ra­les. Se­gui­mos con mu­cho tra­ba­jo de esa na­tu­ra­le­za, a pe­sar de que aquí se con­cen­tró la des­truc­ción de em­pleo du­ran­te la cri­sis (sin­gu­lar­men­te, por ra­zo­nes ob­vias, en la cons­truc­ción). Sabemos que en los seis pri­me­ros me­ses de es­te año na­da me­nos que el 90 % de los con­tra­tos rea­li­za­dos fue­ron tem­po­ra­les.

La otra ca­ra de la mo­ne­da la te­ne­mos en el cre­cien­te nú­me­ro de pa­ra­dos y ju­bi­la­dos. Hoy te­ne­mos dos mi­llo­nes tres­cien­tos mil pa­ra­dos más que en el 2007, así co­mo un mi­llón más de pen­sio­nis­tas. Con la mis­ma ri­que­za na­cio­nal no de­bie­ra ser di­fí­cil sos­te­ner con dig­ni­dad a ese ma­yor nú­me­ro de pa­ra­dos, al no ser ne­ce­sa­rio re­mu­ne­rar a un se­me­jan­te nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res.

He­cho es­to, el pro­ble­ma aña­di­do a re­sol­ver es có­mo fi­nan­ciar las pres­ta­cio­nes de ese nue­vo mi­llón de pen­sio­nis­tas. Lle­ga­dos a es­te pun­to, la so­lu­ción pa­sa por que sea el con­jun­to de la ri­que­za na­cio­nal ge­ne­ra­da (y no las men­guan­tes nó­mi­nas de un nú­me­ro de­cre­cien­te de tra­ba­ja­do­res, ca­da vez más tem­po­ra­les y a tiem­po par­cial) la que fi­nan­cie nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes.

Un gi­ro es­pe­cial­men­te pro­ce­den­te cuan­to más 4.0, in­for­ma­ti­za­do y ro­bo­ti­za­do sea el sec­tor de ac­ti­vi­dad del que se tra­te. Pa­ra no se­guir pe­na­li­zan­do jus­to a aque­llos sec­to­res que ge­ne­ran más opor­tu­ni­da­des de em­pleo digno pa­ra nuestros pa­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.