En­cen­di­do de­ba­te en la red por la con­cen­tra­ción de apo­yo

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - M. I., M. C

El ca­so de Juana Rivas ha ge­ne­ra­do gran re­per­cu­sión en re­des so­cia­les. La hui­da su­pues­ta­men­te con sus hi­jos pa­ra evitar en­tre­gar­los al pa­dre y ex­pa­re­ja, al que de­nun­ció dos ve­ces por ma­los tra­tos, des­per­tó una olea­da de ma­ni­fes­ta­cio­nes de res­pal­do a Juana en In­ter­net. Ayer, las re­des vol­vie­ron a lle­nar­se con men­sa­jes, pe­ro en esta oca­sión con pos­tu­ras con­tra­pues­tas, a raíz de una con­cen­tra­ción de apo­yo al pa­dre de los ni­ños, Fran­ces­co Ar­cu­ri.

A las puer­tas de los juz­ga­dos de Gra­na­da se reunió un gru­po de miem­bros de aso­cia­cio­nes a fa­vor de la cus­to­dia com­par­ti­da que por­ta­ban pan­car­tas en las que se po­día leer el le­ma Stop fe­mi­na­zis. Los usua­rios de Twit­ter co­men­za­ron a opi­nar so­bre los po­lé­mi­cos car­te­les y, en po­cos mi­nu­tos, «Stop fe­mi­na­zis» se con­vir­tió en tren­ding to­pic. La pos­tu­ra más re­pe­ti­da fue la de ta­char de ma­chis­tas a los por­ta­do­res de esos le­tre­ros y acu­sar­los de apo­lo­gía de la vio­len­cia. Tam­bién hu­bo usua­rios que ale­ga­ron que ese ti­po de pro­tes­tas le «ha­cían un fla­co fa­vor» al pa­dre y otros mos­tra­ron su apo­yo a los ma­ni­fes­tan­tes y alu­die­ron a que Juana men­tía.

So­li­da­ri­dad con Juana

Las re­des ya lle­van se­ma­nas con la aten­ción pues­ta en la si­tua­ción de Juana. Fa­ce­book y Twit­ter se lle­na­ron de pu­bli­ca­cio­nes so­li­da­rias con la gra­na­di­na que se agru­pa­ron ba­jo los le­mas #Jua­naEs­táEn­Mi­Ca­sa y #YoSo­yJua­na. Los men­sa­jes di­fun­di­dos con es­tas dos eti­que­tas re­co­gían mues­tras de apo­yo a la de­ci­sión de Juana y ase­gu­ra­ban que cuen­ta con el res­pal­do de mu­chas per­so­nas pa­ra es­con­der a sus hi­jos en sus ca­sas y no te­ner que en­tre­gar­los.

«No sabemos dón­de es­tás pe­ro si lees es­to que­re­mos que se­pas que pue­des con­tar con no­so­tros pa­ra es­con­der a tus cria­tu­ras» re­za uno de las pu­bli­ca­cio­nes di­ri­gi­da a Juana que fue am­plia­men­te di­fun­di­da y ter­mi­nó por ha­cer­se vi­ral. El tex­to tam­bién in­sis­te en que no po­drán in­ves­ti­gar a to­das las per­so­nas que la apo­yen. Y es que la de­ci­sión ju­di­cial de ha­cer­le en­tre­gar a sus hi­jos tam­bién fue am­plia­men­te cri­ti­ca­da den­tro y fue­ra de las re­des so­cia­les.

En con­tra­po­si­ción a las pu­bli­ca­cio­nes de so­li­da­ri­dad, y aun­que con mu­cha me­nos re­le­van­cia, tam­bién apa­re­cie­ron las eti­que­tas #Jua­naNoEs­táE­nMiCa­sa y #YoTam­bié­nSo­yF­ran­ces­co. Con ellas, al­gu­nos usua­rios mos­tra­ron su dis­cre­pan­cia con la ac­ti­tud de Juana, con men­sa­jes a fa­vor del pa­dre de los ni­ños. Ase­gu­ra­ban que los que de­fien­den a Juana cen­tran sus ar­gu­men­tos en des­viar la cau­sa de se­cues­tro a la de vio­len­cia ma­chis­ta e in­sis­ten en que el pa­dre fue con­de­na­do por «una agre­sión pun­tual a Juana». Otras de las crí­ti­cas re­cha­zan el res­pal­do a la ma­dre por ha­ber des­obe­de­ci­do a la jus­ti­cia al des­apa­re­cer con sus hi­jos.

Re­des so­cia­les. Cru­ce de men­sa­jes en Twit­ter y tex­to de apo­yo a Juana Rivas en Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.